- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

JOSE GAOS: LA VOZ TRANSTERRADA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“En comida de profesores mexicanos y españoles dije...
que no nos sentíamos desterrados sino “transterrados”.
José Gaos

 

El exilio en México ha tenido tal significación que el filósofo José Gaos, creador de la escuela americana contemporánea más brillante y más variada del pensamiento filosófico, fue iluminado con la creación del concepto de transterrados en sustitución del doloroso “desterrados”.

 

La llamada herencia de Ortega resulta básica en todos los pensadores exiliados, pero entre todos los herederos de Ortega, Gaos ocupa un lugar muy sobresaliente por encima de todos los demás, habiendo elaborado una interpretación personalista y escéptica de la doctrina orteguiana. Ya lo dice el mismo Gaos: “Es probable que todos ustedes sepan que soy reconocido, y siempre me he reconocido yo mismo por discípulo de Ortega y Gaset. Hasta me he tenido y no sólo íntimamente, sino más o menos públicamente , por su discípulo más fiel y predilecto”. La ocupación más persistente de Gaos como filósofo y como profesor, y donde su obra adquiere un valor que todavía no ha sido debidamente calibrado, es en lo que él llama “Filosofía de la Filosofía”, un disciplina que trata de filiar, clasificar y descubrir la ciencia filosófica en sus múltiples manifestaciones y aspectos; desde esta perspectiva, la labor hecha por Gaos tiene mucho de psicología y sociología de la filosofía, llegando en algunos momentos muy cerca de lo que recientemente se ha llamado “arqueología de la cultura occidental”. Por lo demás, y en este mismo sentido, Gaos ha fundamentado filosóficamente la ocupación histórica con el pensamiento hispano, poniendo así las bases de una historia de las ideas, que él ha estimulado, sobre todo, en los países hispanoamericanos.

 

José Gaos nace en Gijón el 26 de diciembre de 1900. Vivió en Asturias hasta sus quince años, edad en que se traslada a Valencia, lugar de residencia de sus padres. Allí termina el bachillerato. En 1921 Gaos marcha a Madrid para realizar la licenciatura en Filosofía y Letras, lo que consigue en 1923. Allí tiene lugar un decisivo encuentro con García Morente, con Zubiri -que será director de su tesis doctoral- y, sobre todo con Ortega, a cuya filosofía presta plena adhesión desde el primer momento. Los años de trato más frecuentes debieron ser los transcurridos entre 1923 y 1928, dedicados por Gaos a la preparación de su tesis doctoral, y de 1933 a 1936, en que Gaos estuvo ya plenamente incorporado a la Escuela de Madrid como catedrático de Introducción a la Filosofía y profesor encargado del curso “preparatorio” en la Facultad de Filosofía y Letras. Entre tanto, Gaos había ganado unas oposiciones a cátedra de Instituto de Enseñanza Media, lo que le obligará a residir en León, obtendrá después un lectorado en Montpellier y finalmente una cátedra de Filosofía en la Universidad de Zaragoza. Sólo en 1933 se asienta definitivamente en Madrid, aunque por poco tiempo. En 1936, habiendo prestado plena adhesión a la República, se le nombra rector de la Universidad de Madrid y se ve obligado, con el resto del Gobierno, a trasladarse en 1937 a Valencia, donde residirá hasta 1938; posteriormente París y finalmente México, como lugar de destino, hasta su muerte, ocurrida el 10 de junio de 1969.

 

La influencia de Ortega sobre su discípulo fue importante, aunque no tanta que no puedan vislumbrarse algunas diferencias desde el primer momento. En efecto, durante los años de la República, sin necesidad de llegar a la guerra civil, surge la primera discrepancia; cuando Ortega inscribe como partido político la Agrupación al Servicio de la República, fundada por él, con Marañón y Pérez de Ayala, José Gaos, que no estaba de acuerdo, se afilió al partido socialista.

 

La obra escrita de Gaos se desarrolló básicamente en México, y entre sus libros cabe destacar los siguientes: Dos ideas de la filosofía, Dos exclusivas del hombre: la mano y el tiempo, El pensamiento hispanoamericano, Filosofía de la Filosofía  e Historia de la Filosofía, El pensamiento de la lengua española, En torno a la filosofía mexicana, Filosofía mexicana de nuestros días, Sobre Ortega y Gasset y otros trabajos de historia de las ideas en España y la América española, Confesiones profesionales, Discurso de la filosofía, De la filosofía. Ha dejado varias obras póstumas; las más importantes de las aparecidas son Del hombre e Historia de nuestra idea del mundo; la primera es una continuación De la filosofía, en la que acaba de exponer definitivamente su concepción filosófica; la segunda es un trabajo erudito y penetrante dentro del campo de la historia de las ideas, ámbito en el que Gaos era un verdadero maestro. Desgraciadamente, la obra de Gaos, publicada casi toda ella en editoriales universitarias mexicanas, es desconocida prácticamente en nuestro país, a pesar de su importancia. José Gaos fue traductor de Husserl (Investigaciones fenomenológicas, Meditaciones cartesianas, Ideas relativas a una fenomenología pura y a una filosofía fenomenológica), de Kierkegaard (El concepto de la angustia), de Heidegger (Ser y tiempo), de Jaeger, de Hartmann, de Jaspers, etc., con lo que realizó una inmensa labor en pro del conocimiento de la filosofía alemana en general y, muy en especial, de algunos movimientos filosóficos: fenomenología, existencialismo, historicismo, etc.

 

Desde el primer momento de su llegada a México, Gaos se incorporó plenamente a la potenciación del pensamiento en aquel país; lo mismo desde sus clases en la Universidad que desde el Seminario para el Estudio del Pensamiento en los Países de Lengua Española dirigido en el Colegio de México o desde sus publicaciones escritas. No hace así más que vivir en el plano profesional el sentimiento que le embargó a su llegada a tierra americana. Basta recordar su teoría de las dos patrias: la de “origen”, que nos viene dada por el nacimiento, azar más allá de toda decisión personal, y la de “destino”, libre, voluntaria y conscientemente aceptada, ya que no elegida. Esta teoría es índice del apasionamiento con que Gaos vivirá su circunstancia mexicana y la entrega profesional a la misma. El pensamiento de Gaos ejerció una influencia en absoluto desdeñable en la forja y desarrollo de la “conciencia mexicana”.

 

Gaos realizó una tarea que perdurará como fundamental en la revalorización que en los últimos años se ha hecho del pensamiento hispanoamericano. La dirección del Seminario por Gaos, culminó en la elaboración de tesis de donde salieron algunos de los mejores trabajos que sobre historia de las ideas hispanoamericanas se han hecho últimamente. No en vano nos dejó dicho el filósofo asturiano: “Los españoles hicimos un nuevo descubrimiento de América...”

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online