- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

MELCHOR DE MACANAZ: LA VOZ DE UN  ADELANTADO DE SU TIEMPO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Se ven niños y niñas huérfanas morir sin tener dónde
recogerse, ni quién los alimente; los Hospitales
en tan suma miseria, que no pueden curar los enfermos ...”
Melchor Macanaz

 

El gran pecado de Macanaz  había sido redactar las directrices de una política  regalista, que tomaría a su cargo, con plena conciencia y convencimiento, Carlos III. En ello reside la importancia de su Pedimento o Memorial de los 55 puntos, cuya influencia no dejará de sentirse todo a lo largo del siglo, por lo cual podemos considerarle como un hito en la historia del regalismo español. En el documento se defienden los derechos seculares del Patronato regio en la provisión de sedes, ámbito de responsabilidad y beneficios eclesiásticos, frente a las pretensiones de Roma. Es un episodio en la lucha del poder entre Iglesia y Estado, pero donde no se trata sólo de una cuestión de jurisdicción y de ambición de política, sino en el que se ocultan motivaciones muy concretas de tipo económico.

Melchor Rafael de Macanaz y Montesinos nace en Hellín, provincia de Albacete, el 31 de enero de 1670 y muere en la misma ciudad el 5 de diciembre de 1760. Hijo del  Regidor perpetuo de aquella villa sobre él que pesaban sospechas de judaísmo. Macanaz estudia en Valencia y en la Universidad de Salamanca; de su estancia en esta última ciudad parece que arranca su formación regalista, recogiendo la inspiración  de los  juriconsultos del XVII. Macanaz no representa ningún esfuerzo de innovación en este aspecto, sino un intento de síntesis y de puesta en práctica apasionada. Su principal fuente de inspiración fue el famoso Memorial sobre agravios y abusos del Tribunal de la Nunciatura, redactado en 1633 por Juan Chumacero y fray Domingo Pimentel, que era una especie de “vulgata” del regalismo.

En 1694 Macanaz pasa a la Corte de Carlos II, donde obtuvo la protección del marqués de Villena –don Juan Manuel Pacheco-, a cuyo lado iniciará una carrera ascendente que le llevará primero a ser nombrado juez de Confiscaciones de Valencia y reedificador de Játiva, después administrador de la Fábrica de Moneda de Zaragoza, y finalmente fiscal del Consejo de Castilla , cargo que aprovecharía para poner en práctica sus ideas regalistas. Es precisamente en el año de 1713 cuando redacta, como documento privado dirigido al rey, el famoso Pedimento de 55 puntos, obra que le costaría un destierro por tiempo indefinido en tierras francesas. El Pedimento es condenado por la Inquisición  y su autor acusado de hereje y judaizante; se le embargan los bienes y todas sus propiedades y Macanaz huye “oficialmente” a Francia , en un destierro que va a durar treinta y cuatro años. Durante estos años vivirá en París, Pau, Cambray, Bruselas y Lieja. Al morir Felipe V en 1746, Macanaz decide volver a España, lo que realiza dos años después. Sin embargo, no terminan entonces sus desgracias, pues fue apresado con engaño en Vitoria y enviado primero a la cárcel de Pamplona y después al siniestro calabozo del castillo de San Antón en La Coruña. El Tribunal de la Inquisición no se había olvidado de la víctima y vuelve a poner su maquinaria en marcha; tendrán que pasar todavía doce años, hasta 1760, en que ya reina Carlos III, para que se termine su pesadilla. Macanaz es liberado en ese año, y ya ciego, nonagenario y muy enfermo, atraviesa la Península para ir a morir en su pueblo natal de Hellín, donde fallece a los pocos meses.

Macanaz se adelantó a su tiempo y sirvió de guía de inspiración a los ejecutores de la política regalista que vinieron tras él. Si parte de su tragedia consistió en esa anticipación no debemos olvidar tampoco un rasgo de su carácter que posiblemente influyó en ella: su terquedad y falta de tacto, que le llevaron a defender sus ideas con una agresividad poco diplomática. Su influencia se hizo ya presente en el Concordato de 1753, donde se incluyeron muchas de las regalías defendidas por Macanaz, sin siquiera mencionar su nombre, y cuyo mérito se arrogó por entero del marqués de la Ensenada. Probablemente, ni el propio Macanaz –preso como estaba- se enteró de ello; para mayor sarcasmo de la historia seguramente nadie relacionó  ni ha relacionado nunca los resultados del Concordato de 1753 con el proceso de Macanaz.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online