- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

RAMIRO DE MAEZTU: LA VOZ DE LA VOLUNTAD DE DOMINIO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Y sobre todo Federico Nietzsche, dirigiendo su lógica
a su instinto, nos ha enseñado el camino.”
Ramiro de Maeztu

 

Es curioso el destino de muchas grandes figuras históricas que disputadas por unas y otras banderías, acaban presentando loa más variados aspectos según el punto de mira o la intención de quien nos habla, siendo estos aspectos no ya distintos o cambiantes, sino a veces hasta francamente contradictorios. Así ha ocurrido, en gran medida, con Ramiro de Maeztu, a quien unos presentan como agnóstico y socialista mientras otros nos lo caracterizan como católico ultramontano y uno de los adalides del autoritarismo español. Los críticos más objetivos, aquellos que se deben a la verdad y a la imparcialidad, han acabado por aceptar la imagen de una doble etapa en la evolución intelectual de este autor: una, de juventud, marcada por la actitud revolucionaria nietzscheana, y otra, de madurez, afincada en el conservadurismo y la reacción. Es decir, una evolución extrema de un peculiar anarcosocialismo en su juventud hasta un catolicismo integrista en su madurez.

Quizá su obra más representativa desde un punto de vista exclusivamente literario sea el ensayo Don Quijote, don Juan y la Celestina (1926), obra llena de aciertos y sugerencias esclarecedoras. Pero quizá lo más representativo de Maeztu es esa evolución de extremo a extremo, en la que podemos observar la constante influencia de Nietzsche. En su primer libro, Hacia otra España (1899), esa influencia es patente y se manifiesta en un anarquismo gesticulante, de acuerdo con la interpretación que en la época se solía hacer de Nietzsche; en La crisis del humanismo (1919) el cambio hacia el corporativismo inicia su reconversión hacia los principios de autoridad, jerarquía y función. Su experiencia como embajador en Argentina, le llevará al descubrimiento de la “hispanidad” en el sentido más tradicional de la palabra. Los valores conservadores de autoridad y jerarquía se unen a los de un catolicismo con el que identifica el pasado y futuro de nuestra historia. Esta doctrina expuesta en su última obra, Defensa de la hispanidad, adquiere el tono de una conciencia misional en torno a la idea del Imperio católico español.

Ramiro de Maeztu Whitney nace en Vitoria el 4 de mayo de 1874. En las montañas circundantes debaten aun a cañonazos la idea carlista y la idea liberal. Pero de hecho la guerra ha terminado. El 2 de mayo, Bilbao levanta el sitio que ha terminado la guerra pero quedan en pie las dos tendencias que no han podido fundirse ni confundirse en el abrazo de Vergara. Representan a los dos Españas antagónicas.

En 1882, cuando tenía ocho años Ramiro ingresa en el Instituto de Segunda Enseñanza de Alava. Terminado el bachillerato va a París y luego a Cuba con su padre. Al regresar a la Península debuta como periodista en Bilbao en El Porvenir Vascongado. Un buen día cae en Madrid en una tertulia literaria. Benavente le anima y le obliga a publicar sus primeros escritos: cuentos poesías. Estamos en 1898. Colabora en las revistas que se fundaron en aquellos días: Vida nueva, Los Tres y España. Todavía no era el gran patriota españolista y tradicional, es decir, el apóstol de las extremas derechas que fue luego, cuando en el ensayo “Contra la noción de la justicia”, escribía que “lo que se llama justicia para con los débiles es y será siempre caridad –yo diría abdicación- del poderoso”. O esta otra afirmación: “Los tradicionalistas de las distintas castas necesitan acabar con protestantes, liberales y masones, si ha de restaurarse aquella patria en la que el sol (ni el hambre, vaya el paréntesis por cuenta propia) no se ponía en los dominios españoles”.

En 1905, Maeztu marcha a Londres como corresponsal de La Prensa de Buenos Aires. En 1914 estalla la guerra europea. Ramiro va al frente a hacer una información periodística. Viste el uniforme de oficial del ejército inglés. En esta época comienza a operarse en él un gran cambio ideológico. Publica su segundo libro: Inglaterra en armas. Al terminar la guerra regresa a España en el verano de 1919. En 1928 es nombrado embajador en la República Argentina cargo que desempeñó hasta 1930.

En 1934 fue elegido diputado a Cortes y ese mismo año fue también elegido miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas. En 1935 fue elegido académico de la Real Academia dela lengua. Su discurso versó sobre “La brevedad de la vida en nuestra poesía lírica”. En 1936, al estallar la guerra, fue detenido y encarcelado el 2 de agosto y fusilado el 29 de octubre del mismo año. José María Pemán le recordaba, un poco más tarde, en unos versos: “ Ramiro de Maeztu. / Señor y Capitán de la Cruzada”...

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online