- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ANA Mª MATUTE: LA VOZ DEL MUNDO IMAGINARIO DE LA LITERATURA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Escribir es un descubrimiento diario a través de la palabra,
y la palabra es los más bello que se ha creado,
es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos.”
Ana María Matute


 

La obra de Matute está considerada una de las aportaciones más significativas a la narrativa de posguerra, ha oscilado entre el retrato de la realidad histórica, la recreación imaginativa y la profundización en varios temas recurrentes: el mundo de los niños, la injusticia, el paso de la infancia a la adolescencia, el cainismo, la incomunicación humana, el paraíso imposible y la denuncia social, que dan a su producción una coherencia de pensamiento de la que comúnmente carecen oros muchos escritores. Ana María Matute es una escritora de singular fuerza narrativa y muy peculiares dotes imaginativas. Es uno de los escritores actuales con más capacidad de fabulación y posee una prosa brillante y rica de recursos. Sus novelas se caracterizan por una exquisita sensibilidad.

Ana María Matute Ausejo nace en Barcelona el 26 de julio de 1926. Hija de una familia acomodada, hereda de su padre la afición por los viajes y una gran fantasía. A los 4 años sufre una grave infección de riñón y al año siguiente escribe su primer cuento. A los 8 años sufre otra grave enfermedad por lo que le envían a una finca de Mansilla de la Sierra , La Rioja, con sus abuelos. Vive también en Barcelona y Mallorca y se educa en un colegio religioso de Madrid. Pasó una juventud marcada por la guerra civil, lo que se refleja en muchas de sus obras. En 1952 se casa con el escritor Eugenio de Goicochea , del que se separa once años después. De 1965 a 1966 va como lectora de español a Bloomington (Indiana) y en 1968 a Norman (Oklahoma). En junio de 1977 viajó a Bulgaria con “Escritores por la Paz”. En 1996 ingresa en la Real Academia Española, siendo la tercera mujer que ingresa en la Academia. Ha obtenido, entre otros, los siguientes premios: Premio Café Gijón 1952 con Fiesta al noroeste, Premio Planeta 1954 con Pequeño teatro, Premio de la Crítica 1958 y Premio Nacional de Literatura 1958 con Los hijos muertos, Premio Nadal 1959 con Primera memoria, Premio Fastenrth de la Real Academia Española 1964 con Los soldados lloran de noche y Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 1984 con Solo un pie descalzo. En 1996 estuvo nominada para el Premio Nobel de Literatura.

En 1948, Ana María Matute publica Los Abel, complicada historia de siete hermanos. En ella se narran diversos sucesos en los que no faltan detalles truculentos y que, a la postre, resultan alejados de cualquier realidad. El tema del cainismo –una de las constantes de su obra- aflora en la siguiente, Fiestas al noroeste (1952), libro de comedimiento imaginativo y ejecución mucho más afortunada, donde las pasiones desatadas forman una buena novela psicológica de tinte trágico. De poca contención imaginativa y de un elemental simbolismo es la siguiente, Pequeño teatro (1954), trágica historia de un contrabandista. La aparición de En esta tierra (1955) parece indicar un cambio en la autora hacia una temática más actual y una reducción del aparato imaginativo, lo que se confirma con Los hijos de muertos (1958), donde varias historias incidentes tratan el tema de las consecuencias de la guerra civil –amén de una aguda concienciación del exilio- en una tesis muy ajustada. En esta misma línea de acercamiento a una realidad próxima está su trilogía “Los mercaderes” (Primera memoria, 1960; Los soldados lloran de noche, 1964; La trampa, 1969), cuyo argumento entrelazado en la trilogía, se desarrolla partiendo de la guerra civil. La primera de la tres es la mejor, incluso de toda la producción de la autora, por su precisión estilística y adecuación imaginativa. De sabor autobiográfico, a través de un procedimiento evocativo, la historia de esa niña que recuerda los primeros días de la guerra civil en Mallorca –con la descripción de odios y rencores individuales y colectivos, de clase-, es de una autenticidad, veracidad y sinceridad admirables. Su libro, La torre vigía (1971), es un regreso a emplazamientos pocos actuales, en el que vuelve a desarrollar el tema del cainismo. Otras novelas: Paulita (1984), De ninguna de parte (1993) y Olvidado rey Gudú (1996). Sus relatos breves fueron reunidos en 1978 en el volumen Cuentos completos. Es autora, además, de varios libros de cuentos para niños, entre las que destaca Solo un pie descalzo (1983). También dedicados al público infantil ha publicado las narraciones Caballito loco (1962), El polizón de Ulises (1965), El tiempo (1967) y La Virgen de Antioquia y otros relatos (1991).


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online