- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

JOSE MARIA RODRÍGUEZ MÉNDEZ: LA VOZ MARGINADA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Hemos estado perseguidos. En la época del franquismo
la censura fue feroz, pero luego, en la época de la libertad
se consideró que habíamos quedado anticuados.”
José María Rodríguez Méndez

 

 

Rodríguez Méndez, adscrito a la indebidamente llamada “generación realista”,  ha estado batallando, desde la década de los sesenta, por una renovación de la literatura dramática española. La interesante obra de Rodríguez Méndez se caracteriza por la actitud crítica de acusación y denuncia y la utilización de un lenguaje fuerte, directo, nunca estilizado. Su producción es conocida en forma relativa, ya que está publicada pero ha sido estrenada en parte.

 

José María Rodríguez Méndez nace en Madrid el 6 de junio de 1925, en el seno de una familia modesta. Tras la guerra, toda la familia emigra a Barcelona, donde estudia  el bachillerato y trabaja en la compañía de teatro del actor Francisco Melgares. Cursa estudios de Derecho en la Universidad de Barcelona e ingresa en el TEU (Teatro Español Universitario) de Barcelona. En 1948 funda la revista poética Verde Viento y tres años más tarde La Calandria. En 1950 obtiene la licenciatura en Derecho en la Universidad de Zaragoza. No aprueba las oposiciones a la Administración del Ministerio de Obras Públicas. Ejerce de apuntador en el Teatro de Cámara que dirige José Luis Alonso. Se diploma en Estudios Hispanoamericanos Contemporáneos, lo que le permite conocer la realidad Iberoamericana –gracias a sus misiones por diversos países-, en los que  comienza su colaboración como corresponsal en el diario barcelonés  El Noticiero Universal. Vive  la experiencia militar como oficial de complemento. En 1958 vuelve a fijar su residencia en Barcelona donde se une al grupo teatral “La Pipironda”. La censura franquista se ensañó con este dramaturgo y apenas le permite estrenar sus obras o las mutila gravemente, por lo que deja de escribir teatro y se limita al periodismo y al ensayo. En 1978 se traslada a vivir a El Barco de Ávila y  en 1982 a Madrid. Entre los premios obtenidos destacan: el Premio Larra, en 1964, el Premio de Literatura Dramática, en 1993, y el Premio de Honor de los Max de las Artes Escénicas, en 2005.

 

Rodríguez Méndez inicia su carrera dramática con Vagones de madera (1959), El milagro del pan  y de los peces, La tabernera de las tinajas, o Auto de la donosa tabernera (1960) y Los inocentes de la Moncloa (1961), que constituye su primer estreno relevante y que es un incisivo drama acerca de la forma de vida de unos estudiantes y unos posgraduados,  de origen familiar humilde, en el desgarrado Madrid de la posguerra. A este título siguen los siguientes: El círculo de tiza de Cartagena (1963); La vendimia de Francia (1964), La trampa, La batalla de Verdún (1965), El vano ayer, El Ghetto, o la irresistible ascensión de Manuel Contreras (1966)... Muy ligado al grupo barcelonés “La Pipironda”, grupo orientado hacia un teatro popular, Rodríguez Méndez escribe para éste las piezas en un acto El hospital de las podridas, Historia de forzados, Defensa atómica, etc. La etapa más reciente en este dramaturgo se compone de: La puerta de las tinieblas, María Slodowska, o La ventura del radium, Bodas que fueron famosas del Pingajo y la Fandanga, La mano negra, Los quinquis de Madriz, La Andalucía de los Quintero,  Historia de unos cuantos, Flor de Otoño (1972),  llevada al cine por Pedro Olea, Reconquista., Spanish News, Literatura española (1977), representada en alguna ocasión con el título de “Puesto ya el pie en el estribo”,Última batalla en el Pardo (1978), El pájaro solitario, sobre San Juan de la Cruz, La chispa, La sangre del toro, La marca del fuego, Soy madrileño, Estoy reunido, etc., inéditas en su mayoría. Algunos críticos coinciden en destacar Bodas que fueron famosas... como la creación más importante de Rodríguez Méndez, considerándola como una excelente farsa de corte valle-inclanesco.

 

Rodríguez Méndez ha realizado adaptaciones de textos clásicos españoles. Como novelista ha dado a la imprenta las novelas: Los herederos de la promesa (1979), El cisne de Cisneros (1979) y Cosas de la transición (1984).   Es  autor de un  libro de cuentos Pobrecitos  pero no honrados (1972) y de numerosos ensayos, entre otros Ensayo sobre el machismo español (1971), Los teleadictos (1972), Ensayo sobre la “inteligencia” española (1972), Comentarios impertinentes sobre el teatro español (1972), Pudriéndose con los árabes (1974) y La incultura teatral en España (1974). Y como nos dijo el dramaturgo madrileño: “Es una historia vivida o revivida al contrastarla con los tiempos que me ha tocado vivir. Tiempos que han clavado rejones en mis lomos y me han llevado al lugar que ocupo ahora,  a la marginación sin participar para nada en ésto que estúpidamente han llamado sociedad del bienestar. Precio que he tenido que pagar para manifestarme libre, independiente, a la espera siempre de la verdad. En lucha con toda la artificiosidad que nos rodea. Esta es mi historia y éste es mi teatro historicista”.


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online