- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

RAFAEL MORALES: LA VOZ DEL PIONERO DE LA POESIA SOCIAL


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

MAS CARLY“¡Y entró en la taberna donde el vino
abre las puertas de la libertad,
los grandes ventanales de la dicha.
Pero allí estaban la pobreza y el hambre,
el llanto y la blasfemia,
pero allí estaba el dolor de ser hombre.”
Rafael Morales


Rafael Morales, allí junto al Tajo rompió a cantar sus sonetos que sonaban maravillosamente bien. Allí había un encinar y unos toros: “Toda la noche sueña y se estremece / y fundida con toros y paisajes / rueda redonda, caudalosa crece”. Es fácil decir que estos versos al toro suenan a Villalón, a Lorca, a Alberti, a Miguel Hernández, pero es muy difícil demostrarlo.

Rafael Morales fue el primer poeta en presentar un libro decididamente social con Los desterrados en 1947. Tras del cual vendría el libro Defensa del hombre (1950) de Ramón de Garciasol. Y seguirán entre otros, Las cartas boca arriba (1951) de Gabriel Celaya, Nuevos cantos de vida y esperanza (1952) de Victoriano Crémer, Antología y poemas del suburbio (1954) y Pido la paz y la palabra (1955) de Blas de Otero.

Rafael Morales Casas nace en Talavera de la Reina el 31 de julio de 1919. Graduado en Filología Románica por la Universidad de Madrid, ejerció la enseñanza de la literatura en diversos centros privados. Fue director del Aula de Literatura del Ateneo de Madrid. Crítico literario de diversos diarios y revistas, dirigió La Estafeta Literaria. Fue profesor de literatura española en la Universidad Complutense. En 1954 obtuvo el Premio Nacional de Literatura, Muere en 2005.

Con sus Poemas del toro (1943) inició la famosa colección “Adonais” de poesía y una nueva corriente literaria donde lo afectivo primaría sobre lo conceptual. El corazón y la tierra (1946) está impregnado de dolor y amor por los seres olvidados y desdichados que continuará en Los desterrados (1947) y culminará en Canción sobre el asfalto (1954).

Los desterrados abre más nítidamente la poesía llamada social en España. Morales se ocupa de los más perseguidos por la injusticia. Lo específico de estos seres es el rechazo por parte de los otros seres humanos, los normales , su soledad, su desamparo, que parece rodearle como una malla. “Yo quiero ser un poeta libre y entero –escribía Rafael Morales-. Pero si ser poeta social quiere decir ser poeta con los dos ojos muy abiertos para la verdad, la libertad, el amor y la justicia, a mí me honra muchísimo ser considerado como tal”.

Canción sobre el asfalto, que fue Premio Nacional de Literatura, es un libro triste, con mucho pozo amargo. “El dolor de lo mínimo, de lo leve y lo viejo”, dice muy bien lo característico de las cosas inservibles, a las que tiernamente canta Morales porque evocan un pasado que fue vivo, fue presente. En el fondo, es el paso del tiempo lo que Morales lamenta. La “Cancioncilla de amor a mis zapatos” es uno de los más felices poemas de Morales: “Los zapatos en que espero / el tiempo de mi partida, / tienden dos alas de nuevo / para sostener mi vida...”

En La máscara y los dientes (1962) fustiga la hipocresía y la mentira. La rueda y el viento (1971) es un libro que continúa el anterior. Y sigue escribiendo más libros de poemas. Prado de serpientes (1982), es un título tomado de una expresión de “La Celestina”, desengañada sobre el mundo y el hombre. A los cincuenta años de su primer libro publica Entre tantos adioses (1993), en el que vuelve a evocar a su recordada y querida Talavera.

De sus libros en prosa, Dardo, el caballo del bosque ( 1961) es una narración para adolescente y Granadeño, toro bravo (1964 y 1988) intenta penetrar en el mundo psíquico del toro. Morales ha publicado numerosas narraciones y leyendas para niños: Narraciones de la vieja India, Leyendas del Río de Plata, Leyenda del Caribe, Leyenda de los Andes, Leyendas del Al-Andalus...

Rafael Morales traía de su Talavera nada menos que una de las claves por las que siempre se salvará la poesía, el noble gusto por la palabra, la primacía del sentimiento, de la verdad humana. Versos de un franciscanismo que no rehuye en llamar las cosas más sencillas por su nombre, pero que el amor y el entendimiento de la poesía levantan a la zona que los grandes poetas han situado los temas que llamamos clásicos. Como en los dos tercetos del soneto con que se termina La rueda y el viento: “Y el viento sigue y sigue y sopla fuerte / en la rueda del mundo giradora, / donde la vida su inclemencia advierte. / Y el hombre, llanto a llanto, hora tras hora, / en las ruedas dentadas de la muerte, / todo su anhelo y su esperanza llora”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online