- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

EDGAR NEVILLE: LA VOZ DE UN GRAN SENTIMENTAL


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

 

“El humor es el lenguaje que emplean las personas

inteligentes para entenderse con sus iguales.”

Edgar Neville

 


Neville es, junto otros autores, el creador de una literatura en la que la evasión, la imaginación y el humor rompen la monotonía del vivir y en la que se nos ofrece una visión optimista y a la vez humanizadora de la vida. Escritores como Edgar Neville, López Rubio y Ruiz Iriarte trabajaron concienzudamente y con éxito basándose en el principio de que una obra ha de dar al público exactamente lo que éste desea, y que lo que quiere es algo que refleje de un modo reconocible el mundo real, pero de un modo que lo haga más atractivo o divertido de lo que realmente es.

 

Edgar Neville nació en Madrid, el 28 de diciembre de 1899; su madre fue María Romrée y Palacios, hija del conde de Romrée y de la condesa de Berlanga del Duero, título éste último que heredó el autor; su padre fue un ingeniero inglés que vino a Madrid a finales del siglo XIX. En el Colegio del Pilar hizo sus primeros amigos. Para el teatro de variedades escribió su primera obra, La Vía Láctea, un vodevil que estrenó La Chelito en El Chantecler de Madrid en el año 1917.

 

El joven Edgar Neville había comenzado la carrera de Derecho pero la interrumpe y se alista en un regimiento de húsares para la guerra de Marruecos. A su regreso a Madrid es presentado en Pombo a Ramón Gómez de la Serna, a quien siempre considerará su maestro, y entra en conexión con las corrientes vanguardistas. Sus amistades eran por entonces Tono, López Rubio, García Lorca, con quien estrecha su amistad a raíz del concurso del cante jondo organizado en 1922 en Granada. Colabora en revistas como Buen Humor, Nuevo Mundo, Aire Libre.

 

En 1925 se casa con Angeles Rubio Argüelles y Alessandri, de origen malagueño, y en 1926 publica la primera colección de cuentos Eva y Adán. Por esos años ya había ingresado en la carrera diplomática. A partir de 1923 comienza a colaborar en la Revista de Occidente y en La Gaceta Literaria, y su relación con Ortega se hace cada vez más profunda y amistosa. La vida del autor transcurrirá de tertulia en tertulia. En 1928 es destinado como primer secretario a la Embajada española en Washington; en Hollywood y durante sus primeras vacaciones comienza una de las etapas más divertidas de la vida del autor. Formará parte del círculo de amistades de William Randolph Hearst y de Chaplin y allí desarrollará una interesante labor cinematográfica.

 

A comienzos de otoño de 1931 está de nuevo en Madrid y allí se publica su primera novela, Don Clorato de Potasa. Sigue haciendo cine, pero la carrera diplomática le requiere y es enviado al Marruecos francés, donde permanece dos años. Estrena para el teatro Margarita y los hombres. Antes de 1936 viaja de nuevo a Hollywood; durante su estancia reencuentra a la mujer que influirá decisivamente en su vida y en su obra: Conchita Montes.

 

En 1936 Biblioteca Nueva edita una serie de novelas cortas con el título de Música de fondo. Edgar Neville llega a Madrid el 13 de julio de 1936. Durante los primeros años de la guerra permanece, tras una breve estancia en Madrid, en Londres, en Bélgica y ya desde San Juan de la Luz, regresa a España. Colabora en Vértice y en La Ametralladora, revista semanal del humor fundada en 1937 por Mihura, Tono, Alvaro de Laiglesia y Neville . En 1941 reúne varios relatos de guerra con el título de Frente de Madrid. En los años de posguerra el autor se dedica con prioridad al cine.

 

En 1946 y con La familia Mínguez, Neville retrata el mundo grotesco de la burguesía madrileña; el vanguardismo inicial se ha resuelto en un costumbrismo irónico aunque sigue utilizando la desmitificación con fines humorísticos.

 

El éxito llegó con el estreno de El baile. Aquí comienza su etapa como autor de comedias. A partir de ese momento los estrenos teatrales se suceden, Veinte añitos y Marramiau, Rapto y Adelita, Prohibido en otoño, Alta fidelidad, La vida en un hilo. El último estreno teatral de Neville tiene lugar el 31 de mayo de 1963 con una obra titulada La extraña noche de boda. Continúa escribiendo relato corto y colaborando como siempre lo había hecho, en publicaciones periódicas y revistas, pero se dedica fundamentalmente a la poesía, género hasta ahora inexplorado por él mismo. Angel Caffarena Such edita casi toda la obra poética en las publicaciones de la Librería Anticuaria El Guadalhorce de Málaga. Las constantes poéticas del autor serán sentimiento amoroso con diversos matices y Andalucía. El 23 de abril de 1967, un día de primavera, murió Edgar Neville a causa de un paro cardíaco. Tono y Mingote fueron los amigos que lo rodearon en aquellos momentos.

 

“Cuando yo escribí “Tiempos mejores” -contaba Neville en 1963- la única manera con que se podían tratar los temas de actualidad era diciendo que sí, y uno tenía ganas de tratar la actualidad diciendo que no, y por tanto, para tener que castrar mis opiniones prefería dejar los temas de actualidad para más adelante”.

 

Las coordenadas teatrales de Edgar Neville fueron el humor, la elegancia, el desenfado y la visión humanizadora. Es uno de los creadores de una literatura en la que la evasión, la imaginación y el humor rompen la monotonía del vivir a través de una visión optimista de la vida.

 

La figura de Edgar Neville se nos presenta rodeada de un halo de elegancia, ingenio, generosidad y tolerancia; el encanto de los felices años, junto con un fino escepticismo y una permanente contradicción, están presentes en su vida y en su obra. Aquel “niño revoltoso que se muerde las uñas...”, según unos, aquel “remolino de desconcertantes paradojas”, según otros, al final de su vida escribía versos como un joven enamorado porque por encima de todo Edgar Neville fue un “bonvivant” elegante, orondo, algo escéptico, pero sobre todo un gran sentimental. Y como decía nuestro autor: “La comicidad surge de la sátira o de la ironía con que el humor matiza y describe las cosas...”

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online