- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ANTONIO ROS DE OLANO: LA VOZ FANTÁSTICA DE OTRA EPOCA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Era la madre de un niño,
de un niño que deliraba;
eran sus ojos dos fuentes
y los del hijo dos llamas.”
Antonio Ros de Olano

 

Se ha comentado que la obra narrativa de Ros debió ser meritoria en su tiempo, como lo sería ahora también, de ser más conocida y asequible; sus relatos están dotados de un encanto y belleza especiales. Ros de Olano es un típico caso de inadaptación de su época; Ros no escribe según la moda de su época ni de otra ninguna, y si se tratara de establecer alguna relación habría que emparentarle con Quevedo, con Ramón Gómez de la Serna o con manifestaciones literarias casi surrealistas. En la prosa de Ros de Olano hay contenida una gran dosis de poesía , que no es la blanda y dulzona de la época, sino una muy pura, muy sobria, mezclada con la burla o la paradoja.

Antonio Ros de Olano nace en Caracas el 9 de noviembre de 1808 –era hijo de un militar catalán, que desempeñó diversos cargos en Venezuela-, pero fue traído a España a la edad de cinco años. Siguió como su padre la carrera de las armas, tomó parte en la guerra Carlista como ayudante del general Córdoba, intervino activamente en la política de su tiempo sobre todo durante la revolución de 1854, combatió en la Guerra de Africa donde ganó el título de Marqués de Guad-el-Jelú por su decisiva intervención en la batalla de dicho nombre, llegó a teniente general, fue Grande de España y Caballero Gran Cruz de diversas órdenes. Antonio de Ros de Olano murió en Madrid el 23 de julio de 1886.

Ros de Olano es uno de los escritores más vinculado al círculo de Espronceda. Con él formó parte de la “partida del trueno” y de las tertulias del Parnasillo y del Liceo, juntos colaboraron en El Siglo y en El Pensamiento; escribieron en colaboración la comedia Ni el tío ni el sobrino, y Ros prologó El diablo mundo., Espronceda por su parte le dedicó el poema.

Valera en la semblanza que le dedica, dice de Ros que, como poeta lírico, merece muy altas alabanzas, y lo caracteriza como un ingenio “raro”, tomando la palabra –dice- en su más variada acepción. Valera distingue en este aspecto sus poesías de sus prosas; sus versos suelen ser enérgicos y sencillos, y Valera recuerda que, a lo menos en sus mejores momentos, parece haber tenido presente la sentencia que se le atribuye: “la poesía es pensar alto, sentir hondo y hablar claro”. Algunas de sus composiciones, incluidas en el volumen de sus Poesías aparecido un año antes de su muerte, merecen señalarse por su delicada intimidad, como En la soledad: cinco sonetos, Entre cielo y tierra y Melancolía.

Como prosista ha merecido fama de impenetrable y extravagante. El doctor Lañuela, es una historia archienigmática. En realidad, Ros de Olano estaba pretendiendo escribir cuantos fantásticos. El escritor dio el título de Cuentos estrambóticos a las narraciones que fue publicando en revistas, sobre todo en la Revista de España, de entre las cuales destacan Maese Cornelio Tácito, Historia verdadera o cuento estrambótico, que da lo mismo, Al tiro de Benito y Carambola de perros.

El afán de buscar un argumento –aun entendiendo por tal el razonablemente fantástico- desconcertó a cuantos críticos estudiaron sus obras.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online