- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

EMILIA PARDO BAZÁN: LA VOZ DE LA CURIOSIDAD INSACIABLE


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

 

“Y es que antes se llega a la celebridad con escándalo

y talento que con talento solo, y aun suple a veces
al talento el escándalo”.
Emilia Pardo Bazán


La Pardo Bazán, escritora de una pieza, tuvo en toda su producción una característica esencialmente femenina: la de recibir las huellas de cuantas influencias le salieron al paso. Tratándose de un espíritu creador de la potencia  de la autora de Los pazos de Ulloa, ocioso es subrayar que las influencias que podían avasallarlo no habían de ser meras modalidades del momento. La Pardo Bazán no iba a dejarse arrastrar por unos grupos u otros. Menos aún, a contentarse con seguir los caminos que unos u otros le indicaran. Mas su misma curiosidad; esa curiosidad insaciable, que la hacía entregarse de lleno a unos estudios o a unas lecturas comenzados poco menos que al azar, y sustituirlos por otros estudios, u otras lecturas, cuando aún no se le habían revelado aquéllos sino muy superficialmente; su mismo afán de saber y de avanzar de continuo, no le permitieron nunca equilibrar, en un credo literario sereno, el ideal propuesto y el ideal aceptado.

 

Emilia Pardo Bazán, condesa del mismo nombre, nació en La Coruña, el 10 de Septiembre de 1851.Se casa muy joven con José Quiroga. Su primera producción fue un libro de versos: Jaime. En 1876 obtuvo, con el Estudio crítico de las obras del padre Feijóo, el premio del concurso organizado como homenaje a la memoria de éste. En 1879 publicó Pascual López, autobiografía de un estudiante de medicina; en 1881, Un viaje de novios, cuyo prólogo levantó enorme revuelo, y, a partir de entonces, dio a la estampa, con extraordinaria abundancia, novelas, cuentos, estudios críticos, ensayos, impresiones de viaje, etc. Emilia Pardo Bazán muere en Madrid el 12 de mayo de 1921.

 

Entre sus novelas, y a parte de las ya citadas, destacan: La tribuna, La madre naturaleza, Insolación, Morriña, Una cristiana, La quimera , La sirena negra. Y entre los cuentos: La piedra angular, Arco iris, Cuentos de Marineda, Memorias de un solterón, Cuentos de Navidad y Reyes, Cuentos trágicos, El fondo del alma y Cuentos de amor. Entre sus obras capitales se cuentan: El darvinismo, San Francisco de Asís y La cuestión palpitante.

 

La escritora gallega, que no admitía, según su propia declaración, el yugo del naturalismo francés, y que siempre quiso sentar plaza de casticista, en sus primeras novelas: Un viaje de novios y La tribuna, antes se acuerda de Zola que de los maestros representativos de la novela española de entonces. Sin embargo, el naturalismo de la Pardo Bazán, no es el naturalismo del autor de los Rougon Macquart. Pese a los reproches que algunos sectores le han dirigido, a doña Emilia, aun arriesgándose cuanto es preciso al borde de la realidad descarnada, no resbala hasta cierta crudezas, y mucho menos complácese jamás en ellas. Los pazos de Ulloa y La madre naturaleza, las dos obras más representativas de la Pardo Bazán, son, sin duda, la manifestación más acabada -y más lograda- del naturalismo en nuestra literatura.

 

Y el hecho de que sean “obras rurales”; de que haya necesitado su autora mirar hacia un ambiente rural para elevarse a su máxima altura, no deja de prestarse a ciertas consideraciones. Sin proponérselo; sin saberlo tal vez, la Pardo Bazán, apasionada y diletante de todas las novedades exóticas; catadora, con frecuencia serena, y con frecuencia algo ingenua, de todas las modalidades y modas literarias, se encontró a sí misma, encontró su razón de ser, agrupándose simplemente junto a los novelistas que contemplaban el paisaje de su tierra con voluntad de penetrarlo.

 

A los 86 años de su muerte, todavía es lícito darle a la escritora gallega el título que nadie le ha disputado, de una de las más insignes escritoras de la literatura universal.



Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online