- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

LA PAZ ES EL FUNDAMENTO MISMO DE LA VIDA

Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Escribo
en defensa del reino
del hombre y su justicia. Pido
la paz
y la palabra. He dicho...”
Blas de Otero

 

Todos sabemos que si este mundo elige con acierto -es decir: elige la paz- este mundo se salvará. También sabemos que las raíces solas no levantan un árbol: hay que agregarles el abono y el riego. Toda comunidad es un árbol. Es un árbol que necesita ser abonado con la paz y regado con el diálogo. Una comunidad sin paz enajena su identidad. Una comunidad sin tolerancia acaba aniquilando su destino. El respeto por el lugar donde se nace no puede prescindir del respeto por la vida del semejante, de todo semejante.

La muerte ha sido siempre, es hoy y será siempre, un acto irreparable. La regla más elemental de quien ame la paz, es decir, de quien ame sus raíces y a su propio destino, es saber que la muerte de un semejante nos aleja de todo, incluso de nosotros mismos. De la paz, del diálogo, los fundamentos de la vida, nace todo futuro. De la violencia, de la muerte, sólo nace más muerte.

La paz es revolucionaria. La paz es el fundamento mismo de la vida, de la identidad, del destino. Optar por la vida, por ese elemental e inmortal sentimiento que significa no querer morir, y no querer que nadie muera, es optar por nuestra tenacidad de amantes, de esposos, de hijos, de padres, de personas. La paz es algo más que una necesidad política, la paz es algo más que una necesidad social: es cosa más visceral y más profunda: es el derecho a no querer morir y es el derecho, el sagrado derecho, a no entender jamás la violencia y la muerte.

Una comunidad que reclame su lugar en el mundo, que reclame su árbol, necesita de la paz, su alimento más venerado, más fraternal y más alegre. Sentir perpetuamente el amor a la paz es un requisito esencial a la propia autoestima. Renunciar a la paz es sofocarse en la vergüenza. Renunciar al diálogo es negarse a crecer. Renunciar a la tolerancia es alejarse del destino. En la paz, la discrepancia, cualquiera discrepancia, se convierte en diálogo, y sólo en el diálogo habitan la identidad y la alegría. En la paz todo es cierto. Una verdad que recurra a la violencia deja de ser verdad para ser solamente violencia. La paz consiente, y más aún, estimula la libertad de todas las ideas, el acuerdo de toda discrepancia, el desarrollo de todo destino. Cualquier verdad, cualquiera, que procure imponerse mediante la violencia, acaba convertida en mentira. El camino de la violencia no conduce al reino del porvenir ni configura el propio rostro: sólo conduce al infierno del miedo, de la angustia, de la amargura y de la muerte. Porque no es un lenguaje. La violencia es ruidosa, pero es muda, y a todo lo enmudece. La paz es silenciosa, pero habla y todas sus palabras tienden hacia la eternidad. La violencia, además, es regresiva: siempre se vuelve contra quien la ejerce. La paz camina lentamente, pero siempre en la misma dirección: hacia la tolerancia; el diálogo, el alivio infinito de la fraternidad. A fin de cuentas, el lenguaje entero se apoya únicamente en una solitaria, prodigiosa palabra: es la palabra amor. La paz no es otra cosa que la hermana pequeña del amor. Pero cualquier comunidad que no ponga el amor en el centro de su horizonte, y en cada uno de los pasos de su camino, ha de saber que no camina, que va a ninguna parte. Ni siquiera conserva su pasado, porque sin paz incluso las raíces se secan, se confunden, se mueren.

Hoy, en este mundo torturado, una gota de paz, una sola gota de paz, es la puerta de la esperanza. Desde que el mundo es mundo, esa gota de paz nos ha hecho humanos, duraderos, y nos ha socorrido de esperanza. Y como dijo el poeta: “Pido / la paz y la palabra”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online