- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

LA PLAGA DE LOS PLAGUICIDAS


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Yo me arrimé a un pino verde
por ver si me consolaba;
y el pino, como era verde,
de verme llorar, lloraba.”
Augusto Ferrán

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los muertos por intoxicación de plaguicidas y fertilizantes, rondan los 30.000 por año, y otras 50.000 personas sufren envenenamiento por ingestión o inhalación de estos productos tóxicos. Además de dañar a más de 200.000 especies animales y vegetales, el mal uso que de ellos se hace, ocasiona que se asienten en el suelo y lo incapaciten para su explotación durante varios años.

El 45 por ciento del rendimiento potencial de los cultivos mundiales es destruido actualmente por las malas hierbas, las plagas y las enfermedades antes y después de las cosechas. Por ello, se han buscado productos químicos que combatan a las plagas. Sin embargo, el remedio para luchar contra las plagas, los plaguicidas, ha provocado mutaciones en varias especies y si en 1948 sólo existían 14 tipos de insectos inmunes a los productos fitosanitarios, hoy son cerca de 1000 insectos y más de 30 malas hierbas los inmunes a sus efectos.

De los productos agrícolas consumidos, un 20 por ciento tiene algún índice de toxicidad, si bien, de éstos el 90 por ciento es mínimo y está permitido por la normativa al respecto, según se señala en un estudio sobre la contaminación difusa por productos fitosanitarios y fertilizantes en España de la Administración Central.

En estos momentos los productos españoles están por debajo de la media europea en cuento presencia de residuos en los mismos.

Las regiones españolas con mayor riesgo de contaminación por sus características medioambientales y tipo de cultivos son la región levantina, la zona de la cuenca del Ebro, la cuenca del Duero y la del Guadiana. Pero la contaminación del suelos, agua, animales y personas se produce en su mayoría, según el estudio al que se ha hecho referencia, por las elección equivocada del producto químico, la utilización de dosis no establecidas en las normas, no respetar los plazos de seguridad, la utilización de estos productos en días de viento o la limpieza de los utensilios utilizados en aguas superficiales o acuíferos.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha establecido un programa de seguimiento del uso de estos productos que es obligatorio en toda España. Además, cada Comunidad Autónoma debe realizar controles de los residuos en los productos agrícolas una vez que se van a comercializar.

Muchos son los plaguicidas que están fuera de circulación en los países europeos por los graves peligros que entrañan para la salud. Sin embargo, algunos de estos productos se exportan a los países subdesarrollados.

En España se ha comenzado a utilizar otras vías que no son los plaguicidas, como pueden ser la introducción y preservación de aquellas especies beneficiosas para combatir determinadas plagas, la rotación y diversificación de cultivos y la selección de variedades de plantas muy resistentes a las plagas.

Además de estas vías alternativas para disminuir el uso de los plaguicidas, sería conveniente que los agricultores respeten las normas de utilización que se reflejan en el etiquetado de estos productos, así como el cumplimiento de los plazos de seguridad, desde que se aplica el plaguicida al cultivo hasta que se recolectan y comercializan los productos vegetales. Y es que, como dijo el poeta: “Todo el que la piedra tira / y esconde después la mano, / es, aunque no lo parezca, / el más malo de los malos”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online