- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

RAMON DE LA SAGRA: LA VOZ DEL IDEALISMO ROMANTICO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“La ley verdadera del progreso es la ley de
la armonía y del amor”.
Ramón de La Sagra

 

La talla de la figura de Ramón de La Sagra es reconocida por todos los que se han ocupado de este interesante personaje. Azorín dice que “Ramón de La Sagra ha sido uno de los escritores más prolíficos, fecundos y caudalosos que podemos imaginar”. Núñez de Arenas dice que no se podrá escribir la historia de múltiples disciplinas científicas, ni de las ideas sociales en España, sin citar su nombre”. Por lo que se refiere a Antonio Elorza no es menos parco en el elogio cuando afirma que La Sagra “logra la única síntesis doctrinal autónoma en el marco del pensamiento social en la España de la primera mitad del ochocientos”.

En La Sagra hay dos cosas que permanecen invariables: su idealismo romántico –“verdadero romántico” le llama Núñez de Arenas- y su afán de reformas sociales, el impulso a la transformación de la sociedad es en él constante. .La Sagra mantiene un pensamiento utópico pero coincide en la necesidad de mejorar la situación de la clase obrera. Además, critica la concurrencia capitalista que deprime el salario del obrero y arruina los capitales más débiles.

Ramón de La Sagra y Peris nació en La Coruña el 8 de abril de 1798. Estudió Ciencias exactas y naturales en Santiago de Compostela, y la encontramos en Madrid en 1819, donde no debió permanecer mucho tiempo, pues en 1821 lo tenemos en Cuba donde residirá hasta 1835; fruto de la estancia en la isla será su Historia económico-política y estadística de la isla de Cuba, adelanto de lo que constituirá una monumental Historia física, política y natural de la isla de Cuba, a la cual La Sagra la consideró siempre como su mejor obra. En 1835 viajará a Estados Unidos, lo que dará origen a su libro Cinco meses en los Estados Unidos de América del Norte. Tras aquella fructífera estancia en Filadelfia vuelve a la vieja Europa; en Francia se le nombra miembro correspondiente del Instituto de Francia y también la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas le abre las puertas. En 1837 se le nombró diputado a Cortes, lo que le obligó a volver a su patria, pero no por mucho tiempo; al año siguiente ya está viajando por Bélgica y Holanda, dedicado a la observación de aquellas sociedades.

A partir de 1839, en que es nombrado de nuevo diputado se entrega a sus anhelos de reforma social; es la época de sus publicaciones reformistas más importantes, entre ellas un famoso curso en el Ateneo de Madrid, Lecciones de economía social, aparte otras publicaciones como Informe sobre el estado actual de la industria belga con aplicación a España, Informe sobre el estado actual de la industria fabril en Alemania y sus Aforismos sociales.

En 1840, por iniciativa de La Sagra se crea un sala de lactancia y escuelas con el nombre de Asilo de cigarreras, ubicado en Madrid, en la finca que fue Casino de la Reina En 1844 funda la Revista de intereses materiales morales, para acompasar el adelanto material de los pueblos con un paralelo desarrollo moral y espiritual; a ello pretende dedicarse La Sagra en los últimos años de su vida. En 1845 aparece en España El Porvenir, el primer periódico anarquista, que editaron Ramón de La Sagra y Antolín Faraldo. Este periódico apareció en Santiago de Compostela y fue suprimido por un decreto del general Narváez. A partir de 1856 La Sagra está desengañado; nadie hace caso de sus propuestas y da un importante giro a su ideario: se vincula al absolutismo y a una postura política de carácter integrista que está estrechamente relacionada con un hondo misticismo católico. El fondo de un desengaño por la nula atención que se le prestaba en España y en Francia. En 1863 se publica su celebre Cuba1860. Participa en la Junta de Información como delegado, la que tenía por objeto estudiar las reformas futuras para la isla de Cuba. Nuevamente retorna a Francia, donde permanece hasta su muerte.

Un resumen brevísimo del pensamiento de esta original figura nos los propone el mismo autor en la siguiente fórmula: “El orden solo es posible por medio de la fe, o la fuerza , o de la razón. La fe ha sido extinguida socialmente, por efectos de libre examen; la fuerza es absurda, bárbara e inmoral; no queda más de posible que la razón. Ella determinará la regla social con una sanción moral que no puede ser otra que una sanción religiosa. Entonces la humanidad aceptará la ley social, porque será aceptable por la razón”.

La Sagra fue en sus formulaciones un pensador social que, llevado de un impulso utópico, no desdecía del nivel de su tiempo; sin embargo, en su propio país no pudo barrer los obstáculos de la incomprensión y de la insolidaridad, que le llevaron a morir en París el 23 de mayo de 1871, como dice Elorza: “La labor como científico social y como propagandista de sus propias ideas fue insuficiente para que La Sagra superara su condición de personaje aislado, impotente para ver puestas en práctica sus reformas o siquiera para constituir una escuela”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online