- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

PEDRO SOTO DE ROJAS: LA VOZ ELEGANTE DE SOLEDADES


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Con tela doble se vistió el junquillo
de blanco y amarillo
y la noble azucena,
cuya virtud en la distancia suena.”
Pedro Soto de Rojas

 

“Soto de Rojas, -dice Rafael Alberti- además de ser el autor de Paraíso cerrado para muchos, jardines abiertos para pocos, y el Adonis, lo es también de una maravillosa égloga donde los zumos de Góngora de las Soledades y el Polifemo están vertidos con verdadera personalidad y maestría”.

La vida del granadino Soto de Rojas es un ejemplo más, y definitivo, del talante de hombre culto, gongorino hasta la médula con sus versos que vive la incitación cortesana, pero se refugia finalmente en su soledad; soledad que discurre en el exquisito “paraíso cerrado para muchos, jardines abiertos para pocos” de su carmen del Albaicín. Como buen granadino, Pedro Soto de Rojas, fue un elegante soledades.

Nacido en Granada en 1584, tras graduarse de bachiller en 1610, marcha a Madrid, donde comienza una activa participación en academias literarias y se rodea de los poetas más prestigiosos del momento. Repetidos elogios ilustran su amistad con Lope de Vega; pero será Góngora, sobre todo a partir de la divulgación en 1613 de sus poemas mayores, el que gana definitivamente el espíritu del granadino.

En 1616 se instala en su ciudad natal para ocupar una canonjía en la iglesia colegial de Salvador. Su vida repartida entre la corte y el Albaicín granadino cambiará radicalmente cuando en 1632 decide retirarse definitivamente a su carmen, donde transcurren sus años hasta su muerte acaecida el 4 de febrero de 1658.

Poeta amoroso en la primera época madrileña, organiza sus versos en un cancionero de manera petrarquista en el Desengaño de amor en rimas (escrito en 1611). Tras el tema amoroso, la pluma de Soto de Rojas, dedicada ocasionalmente al elogio, se centrará en el trasunto mitológico (en poemas como Los rayos de Faetón, 1639, y los Fragmentos de Adonis, escritos en 1639 y publicados en 1652 junto con el Paraíso ) y de manera particular y peculiarísima en el canto descriptivo a su casa-jardín en el Paraíso cerrado para muchos, jardines abiertos para pocos. El poema se ofrece como una peregrinación por ese “paraíso” terrestre a través de las sucesivas mansiones hasta la última, en la que se presenta el “paraíso” celeste. Para la lectura-peregrinación contamos con una complementaria guía en prosa elaborada por su amigo, también hermético poeta gongorino. Francisco de Trilo y Figueroa que sirve de introducción al poema.

En la mejor línea de la poesía antequerano-granadina a lo Pedro Espinosa (nuestro poeta era además sobrino de Barahona de Soto, quien bien pudo introducirle en esos ambientes literarios), Soto de Rojas es un delicado autor de los halagos sensoriales. Y como dijo el poeta granadino: “En las querellas de amor y agravios; / perdona mi alabanza, / pues cuando vuela más, menos te alcanza”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online