- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

VENTURA GARCIA CALDERON: LA VOZ DE UN PERUANO DE PARIS


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“No creemos en razas inferiores ni dudamos un punto
en su amalgama coherente. Y va más lejos la temeridad
de nuestro amor. En ese conjunto de manera de sentir
y de enfocar la vida, que constituya una civilización,
ninguna divergencia nos sobra.”
Ventura García Calderón

 

 

 

Vicente García Calderón, escritor peruano, continuador del movimiento modernista,  fue critico literario, ensayista, poeta  y narrador, ofreciendo su producción una diversidad realmente enciclopédica. Residente en París, ha sido uno de los paladines más fervientes de la divulgación de la literatura hispánica en Francia.

 

Ventura García Calderón Rey nace en París, el 23 de febrero de 1886 y muere en la capital francesa el 27 de octubre de 1959. Hijo de Francisco García Calderón, presidente del Perú en la época de guerra con Chile, que estuvo prisionero en Chile, y más tarde  se exilió a  París. Ventura García Calderón estuvo casi todo el tiempo en el exterior, pero llegó al Perú cuando solo contaba seis meses de edad y allí pasó buena parte de su infancia y juventud. Estudió en el Colegio La Recoleta y en la Universidad de San Marcos, para dedicarse más tarde a la carrera diplomática. Estuvo en París (1906) y luego en Londres (1911), posteriormente ocupó cargos en Madrid (1914) y en Bélgica (1916). Empezó en París su carrera literaria y a los veinte años publicó su primer libro. Las circunstancias políticas le apartaron cierto tiempo de la actividad diplomática pero sirvió al Perú en Bélgica, Portugal, Francia y Suiza, además de ser delegado del Perú ante la Liga de Naciones y, finalmente, desde 1949, representante del Perú en la UNESCO. En París, dirige la Revista de América. Fue candidato al Premio Nóbel de Literatura en 1934. La Academia de Lengua y Literatura Francesa de Bélgica le hizo uno de sus miembros en 1939 y la Academia Francesa le otorgó su medalla de oro en 1948. Fue un maestro de cultura y peruanidad, como paladín de un Perú en que no hubiera prejuicios raciales, ni abismo social, ni intolerancia política. “Proponía yo hace veinte años –escribía García Calderón- una cátedra obligatoria de lenguaje quechua en la Universidad de San Marcos para entendernos con nuestro hermano indio”.

 

Entre su obra crítica figuran: Del Romanticismo al Modernismo, prosistas y poetas peruanos (1910), La literatura peruana: 1535-1914 (1914), Rubén Darío, páginas escogidas (1918), Semblanzas de América (1920), El nuevo idioma castellano (1924) y Vale un Perú (1939). Autor de numerosas antologías de literatura peruana y americana, entre las que destacan la Biblioteca de Cultura Peruana  (1938), que consta de 13 tomos, y Los mejores cuentos americanos (1924). Fue un autor asimismo de libros de poemas Cantilenas (1920). De todas las facetas literarias, destaca su manejo del cuento. García Calderón fue un cuentista excepcional. Entre su volúmenes de relatos cortos, citaremos: Dolorosa y desnuda realidad (1914), La venganza del cóndor (1924), Danger de mort (1926), Couleur de sang (1931), Virages (1933), Le sang plus vite (1946) y Cuentos peruanos (1952). Algunos de estos libros de cuentos como La venganza del cóndor y Cuentos peruanos han sido traducidos a más de diez idiomas. Y como dijo el escritor y diplomático peruano: “Es preciso, poetas, que en las sumidades urbanas alguien vele repitiendo, como un telegrafista de lo invisible, el llamado que no tiene respuesta, para que siquiera dure en el mundo la dignidad humana de la pregunta”.


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online