- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus







  Guías culturales

LA DEGRADACION DEL MEDIO AMBIENTE ES INQUIETANTE


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Las estrellas frías
sobre los caminos.
Hay quien va y quien viene
por selvas de humo.”
Federico García Lorca


Actualmente se sabe que la clave de los problemas del medio ambiente estriba en buena medida en los factores sociales, económicos y culturales que los provocan y que no será posible, por consiguiente, prevenirlos o resolverlos con medios exclusivamente tecnológicos.

Pese a la creciente sensibilización ante los problemas del medio, es preciso reconocer que las actividades realizadas han resultado claramente insuficientes para contrarrestar la tendencia a la degradación del medio ambiente. Rara vez con anterioridad había resultado tan inquietante en el plano internacional la situación del medio ambiente. El vertiginoso aumento de las desigualdades entre los niveles de desarrollo y las condiciones de vida de los países, así como en muchos casos dentro de los propios países, han contribuido a agravar las futuras perspectivas.

En la mayoría de los países en desarrollo, el problema fundamental obedece a una extrema pobreza; y ésta provoca a su vez la degradación de los recursos naturales. La pauperización y la expansión demográfica, junto con el estancamiento o lentitud del desarrollo económico e, incluso, la regresión de éste, han seguido agravando la desforestación, la erosión en los suelos y la desertización, lo que ha dado lugar también a la destrucción de especies vegetales y animales. Actualmente se encuentran amenazadas de extinción unas 25.000 especies vegetales y más de 1.000 especies animales.

Los países industrializados se enfrentan también a los problemas del medio ambiente asociados fundamentalmente a los modelos de crecimiento predominantes; entre los principales figura el agotamiento de ciertos recursos naturales y los diversos tipos de contaminación. Las lluvias ácidas, el deterioro de la capa de ozono, el “efecto invernadero” y el aumento de la contaminación representan amenazas sin precedentes a la calidad de vida en el planeta.

Cuando se habla de contaminación atmosférica, normalmente, se hace referencia a los fenómenos que ocurren en el nivel más bajo de la atmósfera. No obstante desde la década de los setenta, viene siendo objeto de preocupación la contaminación de los niveles superiores (la llamada estratosfera), en los que se encuentra el ozono que nos protege de los rayos ultravioleta. Esta capa de ozono está siendo destruida por los llamados clorofluorcarbonados (CFC). Las particulares condiciones atmosféricas de la Antártida hacen que la máxima disminución de ozono se produzca allí. Sin embargo, ya se ha alertado del riesgo de que se abra un nuevo agujero en la capa de ozono, esta vez en el hemisferio norte, que podría afectar a Europa. Es decir, la destrucción del ozono no va a cesar de pasarnos una alarmante factura.

Los residuos industriales y los desechos domésticos siguen contaminando el medio ambiente acuático. Nuestra sociedad industrial ha llegado a esta gran paradoja: el peso total de los residuos que genera es casi mayor que el de los bienes producidos. La sofisticada sociedad de consumo ha conseguido también que en ocasiones, el envase supere en precio al contenido. Precisamente los envases y embalajes son la causa principal del notable aumento de la cantidad de basura urbana. Pero los residuos más problemáticos son los industriales y, dentro de ellos, los denominados tóxicos y peligrosos. El grueso de estos desechos se componen de productos químicos, residuos de pintura, metales pesados, ácidos, etc. Un gran parte de esos residuos se vierten de forma descontrolada envenenando el suelo, los ríos y los mares. Miles de millones de toneladas se depositan directamente en tierra sin ningún tipo de impermeabilización provocando filtraciones que llegan a las aguas subterráneas.

Los gravísimos accidentes industriales de Seveso, Bhopal, Chernobil, etc., han puesto de manifiesto el riesgo que algunas industrias hacen correr a la vida humana y a la calidad del medio ambiente cuando no reúnen unas condiciones de seguridad de la máxima exigencia.

La enorme capacidad de la industria para poner en el mercado nuevas sustancias sin que se haya llevado a cabo, con carácter previo, estudios sobre su toxicidad, ha conducido a que nos veamos rodeados por miles de sustancias de las que no sabemos nada o casi nada acerca de los efectos que puedan producir su contacto dérmico, inhalación o ingestión en aquellos seres supervivientes de este acelerado proceso de degradación ambiental.

Por último, aunque la situación sanitaria a nivel mundial, que constituye uno de los principales indicadores de la calidad global del medio ambiente humano haya mejorado generalmente en los últimos veinte años, la morbidez y la mortalidad han aumentado en muchos países en desarrollo. En los países industrializados, hay que lamentar sobre todo el aumento de las dolencias asociadas a las condiciones de vida en los medios urbanos industriales: enfermedades cardiovasculares, respiratorias, cáncer y alteraciones psicosociales.

No cabe duda que todos estos problemas proceden de situaciones socioeconómicas y de comportamientos humanos inadaptados (pobreza, desarrollo inadecuado, despilfarro de recursos naturales, etc.). Así pues, se hace menester modificar los sistemas de conocimientos y valores que suscitan las situaciones mencionadas, para hacer frente a los retos de la preservación de la calidad del medio ambiente y de la vida, desde la perspectiva de un desarrollo constante para todos los pueblos. Y como dijo el poeta: “Gracias a la ciencia, pienso / que el hombre va a conseguir / volver tierra y cielo infierno”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online