- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ALONSO DE ERCILLA Y ZÚÑIGA: LA VOZ ESPAÑOLA EMOTIVAMENTE ATRAIDA POR AMERICA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

“Chile, fértil provincia y señalada
en la región antártica famosa,
de remotas naciones respetada
por fuerte principal y poderosa;
la gente que produce es tan granada,
tan soberbia, gallarda y belicosa,
que no ha sido por jamás regida
ni a extranjero dominio sometida.”
Alonso de Ercilla

 

Algunas crónicas hicieron literatura. También hubo literatura que hizo crónica. Por ejemplo, la de Alonso de Ercilla, autor de La Araucana, único gran poema épico originado por la conquista americana, único artísticamente válido también de toda la literatura española. Cervantes dijo que aquel poema heroico era una de las más ricas prendas de poesía que tenía España, pero no se quedó muy atrás Vicente Espinel cuando escribió: “Que en el heroico verso fue el primero / que honró a su patria , y aun quizá el  postrero”.

Alonso de Ercilla, hombre de cultura discreta, llevado por la suerte de tomar parte en la conquista de la Araucania, es escritor gracias justamente a esta experiencia americana, poeta de alto vuelo en un dilatado momento de gracia irrepetible, que le permite escribir una obra destinada a afirmarse en el tiempo, cuya sugestión sigue profunda, sobre todo en Chile, donde Neruda volvió  ensalzar al poeta en uno de los últimos libros publicado en vida:, Incitación al nixonicidio y alabanza de la Revolución chilena:” ”Ahora llamo a un noble compañero: / entre todos y todo fue el primero / don Alonso de Ercilla, el duradero”.  Menéndez Pelayo afirmaba que los comienzos de la literatura chilena hay que buscarlos en el poema de Ercilla.

Los sucesos de la vida de Alonso de Ercilla  y Zúñiga son curiosos e interesantes, pero bastará con retener algunos de estos datos esenciales: nació en Madrid el 7 de agosto de 1533, vivió en la corte,  fue protegido de Carlos V y más tarde de Felipe II, le acompaña a Inglaterra con ocasión de su boda con María de Tudor, cumplió misiones diplomáticas de gran importancia. A pesar de ello su curiosidad se sintió atraída por América y finalmente acabó por viajar hacia el Nuevo Mundo: “climas pasé, mudé constelaciones”, dice. Llegó a Lima en 1556 y tomó parte en la expedición de García Hurtado de Mendoza contra los araucanos. A causa de una disputa entre Ercilla y Juan de Pineda, en la que ambos acudieron a las armas, el capitán de la expedición los condena a muerte, aunque más tarde conmuta la pena por la de algunos meses de prisión. En 1563, Ercilla está de nuevo en España. Redacta y termina su poema épico La Araucana, cuya aparición (1569) constituyó un éxito en España y América. Todavía hizo otros viajes, y en 1578 imprimió la segunda parte de su poema: desempeñó misiones diplomáticas por encargo de Felipe II, ejerció la censura de libros nuevos y en 1590 publicó la última parte de La Araucana, única composición que de él se conoce.. Este poema, uno de los ejemplos, más insignes de la épica culta española, tiene por asunto esencial la insurrección de los indios de Arauco, mandados por el caudillo Caupolicán, contra los españoles, pero el plan primitivo se vio modificado con la adición de la historia anterior de Chile y episodios de tipo imaginativo, amoroso, etc. Ercilla participa en la vida cultural española, solicita, recompensas al rey, se lamenta de su propia indigencia, verdadera o supuesta, proyecta después un poema sobre la conquista de Portugal, que se queda en pura intención. Alonso de Ercilla y Zúñiga muere en Madrid el 29 de diciembre de 1594.

La Araucana es una crónica, pero muy diferente a todas las escritas anteriormente, pues lo que más vale en ella es su visión estética. Lope de Vega en Laurel de Apolo situó bien a Ercilla: “Don Alonso de Ercilla / tan rica Indias en su ingenio tiene, / que desde Chile viene / a enriquecer la musa de Castilla”. Las Indias nacen en Ercilla, no Ercilla en las Indias. Las Indias son un fenómeno mental , ideal, del escritor. La Araucana surgió en la evolución del género épico como un ejemplar de rara pluma. Fue la primera obra en la que el poeta aparece como autor de la epopeya que describe, por lo tanto, fue la primera obra que confirió dignidad épica a acontecimientos todavía en curso; fue la primera  obra que inmortalizó con una epopeya la fundación  de un país moderno; fue la primera obra de real calidad poética que versó sobre América; también fue la primera obra en que el autor, cogido en medio de un conflicto entre ideales de verdad e ideales de poesía, se lamenta de la pobreza del tema indio y de la monotonía del tema guerrero y nos revela el íntimo proceso de su creación artística.

 Ercilla era un poeta espontáneo. La actitud del poeta es la de un español que se siente emotivamente atraído por el mundo americano. Aunque reclama un trato humano y justo para los araucanos, sin embargo está muy lejos de desear para ellos otro destino que no sea entrar en formar parte del imperio universal hispánico, de cuya misión y significado está plenamente convencido.

Ercilla más que por el paisaje, se siente atraído por en el hombre en sí. Ya Andrés Bello destacaba de La Araucana el amor del poeta por la humanidad, el culto que rinde a la justicia, la admiración generosa que siente por el patriotismo  y el valor de los vencidos. Además, su poesía tiene las gracias del Renacimiento y por primera vez España sintió que América tenía ya literatura. Y como dijo el poeta: “Es Chile norte sur de gran longura / costa del nuevo mar, del Sur llamado,  / tendrá del este a oeste de angostura , / cien millas, por lo más ancho tomado: / bajo el polo Antártico en altura / de veinte y siete grados, prolongado / hasta el mar Océano y chileno / mezclan sus aguas por angosto seno”.



Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online