- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

ALFONSO HERNÁNDEZ CATA: LA VOZ DE UNO DE LOS MEJORES CUENTISTAS


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Cinco años habían pasado sin que nos separáramos

 ni un solo día durante nuestra penosa vida de reseros.

 Cinco años de esos que hacen de un chico un gaucho,

 cuando se ha tenido la suerte de vivirlos al lado de un hombre

 como el que llamaba mi padrino. El fue quien me siguió

 pacientemente hacia todos los conocimientos del hombre de la pampa”.

 

 

En 1926 con la publicación de Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes es cuando el gaucho se impone de nuevo en las letras rioplatenses. En esta novela Güiraldes construye un gaucho ideal porque de hecho, a principios del siglo XX, el gaucho como realidad había desaparecido; de ahí que desde entonces vaya perdiendo vigor en sus salidas literarias. El gaucho de Güiraldes ya no es el gaucho del siglo XIX, pero subsiste lo esencial: su espíritu. Don Segundo Sombra es la novela de la pampa. Y por ella le fue concedido póstumamente a Gúiraldes el Primer Premio Nacional de Literatura. Apenas si hay en ella un argumento: un muchachito –Fabio- escapa del cuidado de unas tías pueblerinas, y atraído por la personalidad de un viejo gaucho –Don Segundo-, lo sigue fielmente, aprendiendo a su lado el oficio del hombre de campo, hasta que, beneficiado por una herencia y convertido en propietario, se ve obligado a abandonar a su mentor y su vida de libertad. Los personajes de esta novela, tomados en buena parte de la realidad, han alcanzado, gracias a la elaboración artística del autor, la categoría de verdaderos símbolos. Pero la moderna vida argentina, tan materializada y positivista desde 1890, forzosamente había de restar popularidad al héroe gaucho, cuyo tipo estaba en franca decadencia. En Don Segundo Sombra Güiraldes nos ha dejado la última expresión del gaucho.

 

Ricardo Güiraldes  Goñi nace en Buenos Aires el 13 de febrero de 1886. Hijo de una familia acaudalada pasa los primeros años de su vida en Francia, donde aprende francés y alemán. En 1890 vuelve con su familia a Buenos Aires. Desde la adolescencia alterna su vida en el campo con la lectura. Pasa, durante unos años,  por las facultades de arquitectura y de derecho pero no concluye sus estudios. Inicia una serie de viajes alrededor del mundo y se convierte  en un verdadero playboy con todos sus tópicos. En 1913 se casa con Adelina del Carril. Sus primeros libros El cencerro de cristal y Cuentos de muerte y de sangre publicados en 1915 tuvieron mala crítica y muy escasa acogida por el público, hasta el punto que llega a arrojarlos al pozo de la finca “La Porteña”. En 1922, Güiraldes se empieza a interesar por los problemas religiosos del hinduismo y evoluciona hacia formas de espiritualidad. Sus últimos textos acreditan su procesos espiritual. Intervino en los movimientos vanguardistas y, en 1924, funda con José Luis Borges y Pablo Rojas Paz la revista Proa y forma parte del grupo “Martín Fierro”.  Ricardo Güiraldes muere en París,   de la enfermedad de Hodgkin (cáncer de los ganglios), el 8 de octubre de 1927. Sus restos son trasladados a Buenos Aires, para darle sepultura en San Antonio de Areco. Muy cerca de su tumba yacen también los restos de Don Segundo Ramírez, el resero que inspiró su famoso personaje.

 

Ricardo Güiraldes publica en 1915 un libro de poesía, El cencerro de cristal que le filia como seguidor de Laforgue  y como un adelantado de nuevos modos poéticos.  Ese mismo año aparecen también una serie de narraciones con el título de Cuentos de muerte y de sangre. Es en la novela donde cosecha sus mejores triunfos. Escribe una prosa poemática de alta calidad, con gran riqueza de imágenes y metáforas. Describe artísticamente el paisaje de su tierra. Sus novelas están brillantemente escritas, pero la inadecuación entre expresión y personajes hace que resulten algo artificiosa. Las más importantes son Raucho (1917), su primera novela, en la que critica todo aquel mundo afrancesado y aquella juventud que iba a París para calmar sus inquietudes;  Rosaura (1922), novela corta,  Xaimaca (1923), crónica de viaje perteneciente al género epistolar, y, principalmente, Don Segundo Sombra (1926), la gran novela de la pampa, y los Poemas solitarios: 1921-1927 y Poemas místicos, ambos publicados póstumamente en 1928 y que oscilan entre el modernismo y las primeras vanguardias.

En su obra maestra, Don Segundo Sombra, Güiraldes dibuja las esencias de esa idea que es don Segundo y en la que pretendió objetivar el alma criolla argentina. Pese al realismo de las descripciones y a la espontaneidad de los diálogos, Don Segundo Sombra es fruto de un estilista que emplea brillantes imágenes que ponen de manifiesto su gusto por el arte. Y como escribe en su gran obra: “También supe por él de la vida, de la resistencia y la entereza en la lucha, el fatalismo en aceptar sin rezongos lo sucedido, la fuerza moral ante las aventuras sentimentales, la desconfianza para con la mujeres y la bebida, la prudencia entre los forasteros, la fe en los amigos... “

           


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online