- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

EL LENGUAJE DE LA MÁSCARA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Autores, la escena acaba
con un dogma de teatro:
En el principio era la máscara.”
Antonio Machado

 

El teatro que se hace por el público, es arte dramático; el teatro que se hace para el público, no es arte dramático. El teatro no se puede disfrazar de teatro; la máscara no puede vestirse de máscara.

 

Hay un lenguaje teatral al que se le llama lenguaje de la máscara. Esto es, que el teatro tiene un lenguaje enmascarador sin el cual no puede expresarse.

 

La expresión dramática tiene que hablar ese lenguaje de la máscara para ser vista y oída y entendida, no sólo en los espacios en que se verifica el juego escénico sino en las perspectivas de tiempo a que pueda alcanzar su voz.

 

Son estos supuestos los que nos permiten hablar dela efectividad teatral de los llamados “hombres de teatro” que no lo son por su habilidad para manejar el artificio escénico con acierto o aciertos de efectismo fácil, sino por su dotes poéticas de invención  o creación de un lenguaje específicamente teatral; un lenguaje enmascarador del pensamiento. No hay técnica teatralera que valga. No hay veraz y verídico lenguaje teatral que no sea expresión enmascaradora de un pensamiento. Porque ese pensamiento se dice fabulosamente en poética figuración palabrera.

 

No se trata de encontrar ejemplos comparativos para una valoración justa, sino simplemente de conocer o reconocer cuando el teatro, la obra de teatro, lo es verdaderamente, a nuestro parecer, justamente porque habla su lenguaje propio, es decir, el lenguaje de la máscara. Y cuando no, porque no lo habla. A propósito de esto, a veces en el teatro contemporáneo nos parece escuchar y entender un lenguaje anti-teatral, por antipoético. Nos parece que no se habla el lenguaje de la máscara, no se expresa teatralmente de verdad.

 

Pero también en estos últimos años hemos visto representaciones teatrales, si no enteramente felices: lo suficiente para reconocer el lenguaje enmascarador del pensamiento de sus autores.

 

Así lo siente y expresa el pueblo. ¿Respetable público? El único público respetable es el popular que es el único capaz de creer la verdad artística teatral, porque la crea. Lo popular es infancia o locura, y dice, siempre, la verdad.

 

Y de tal modo, vemos, entendemos, por el lenguaje de sus máscaras, la afirmación de la teatralidad más pura, y más impura: La que expresa un pensamiento humano por el teatro como verdadera realidad de vida. Y como dijo el poeta: “No olvides que es comedia nuestra vida / y teatro de farsa el mundo todo / y que muda el aparato por instantes, / y que todos en él somos farsantes”.

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online