- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

HOMBRES DE PAJA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Pasó don Juan por tu calle,
y en tu balcón le dijeron.
suba un ratito, Don Nadie.”
Antonio Machado

 

Es costumbre, por parte de los que presentan a los conferenciantes hacer relación de méritos del que va a ser el protagonista del acto, pero viene sucediendo, con alarmante reiteración que quien ocupa el lugar destacado,  el que va a darnos la lección resulta un hombre de paja en el coloquio cuando ha de enfrentarse a preguntas que no estaban previstas, a la más elemental variante del tema, viéndose, con preocupación y con pena, cómo cunde el desconcierto entre los organizadores cuando su ídolo o, simplemente, su hombre bueno titubea, se marcha por los cerros o por los picachos y el tinglado queda tambaleante.

 

Antaño, los que intervenían en actos públicos lo hacían en la mayor parte de los casos, sin otra presentación que la de darle la entrada el anfitrión, si lo había, porque, entre otras razones, el presentador resultaba o hubiera resultado un sujeto ridículo junto al presentado y porque este, en general, era tan conocido, a todos los niveles, que hubiera resultado intolerable que nadie se atreviera a decir más allá de cuatro palabras sobre quién iba a disertar. Hogaño, en cambio, todos o casi todos, somos unos desconocidos fuera de reducidas minorías y resultaría muy expuesto que alguien se levantara a dirigir la palabra sin que se den algunos datos que permitan identificar al que va a ocupar la tribuna.

 

En lo expuesto sucede como en las esquelas de defunción: algunos familiares no se hartan de ponerle al fallecido distinciones de toda índole y, cuando parece que se han fatigado con los cargos honoríficos recurren a los etc., y a los puntos suspensivos. Siempre tengo presente, cuando veo otras, la esquela de defunción  de Marañón y Posadillo, sobre la palabra “Médico”  ¿Acaso era posible hacer relación de una esquela mortuoria, por mucho espacio que ocupara, de los títulos, premios y honores, que se le concedieron en España y en otros muchos países del ancho mundo?

 

En cuanto a lo  que las gentes le ponen en las lápidas de las tumbas de sus muertos sucede algo parecido al ver las puerilidades, las palabras y más palabras, las promesas que no han de cumplirse y todo ello resalta más si le contrastamos con el epitafio que un español del mundo hizo poner sobre la losa de la sepultura de su esposa. Sólo cuatro palabras: “A Leonor, de Antonio”. Los restos de este compatriota nuestro, gloria de España, todavía siguen en un pueblecito francés, mientras que otros muchos han sido honrados solemnemente. Las personas y las obras que brillan con luz que sumen en tinieblas a lo vulgar, no precisan de encomios y su sola presencia despierta el “He ahí un hombre”, palabras con las que, como sabemos, Napoleón hizo ante los mariscales la presentación de Goethe.

 

Creo que nuestro momento intelectual es inferior al que tuvimos durante el primer tercio del siglo pasado. Desgraciadamente nuestros intelectos no levantan la cara de la tierra. Ahí tenemos los ejemplos tan dolorosos como apabullantes de esos “cerebros” que no ven más allá -¿porque la situación no lo permite?- de lo próximo, de lo cercano, de lo que separa, de lo que aleja a unos hombres de otros. Actitudes expuestas en discursos, mítines, entrevistas, etc..., donde solo ve la propia opinión más o menos apasionada y siempre enfocada a escasa altura de la  tierra, aunque sea sobre algo importante. Así ve uno  las cosas en nuestro país, y así continuaremos pese a que lo lamentamos muchos: unos diciéndolo, otros escribiéndolo y, los más, sufriéndolo. Y como dijo el poeta: “Todo lo que está pasando / es lo que yo no temía / y me estaba figurando”.


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online