- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus






  Guías culturales


LA VOZ DE UN AUTOR PROFUNDAMENTE INGLÉS


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

“Mientras más conozcamos el pasado,
mejor podemos interpretar el presente
y prevenir el porvenir.”
Thomas Hardy.

 

Hardy comenzó su vida realizando estudios de arquitectura y escribiendo versos, que al principio pasaron sin llamar la atención, hasta que el autor se hizo célebre como prosista. Se dio después a escribir novelas, sin lograr muy buenos éxitos, mas como insistiera, venció al fin, y una vez asegurada su reputación, dejó la arquitectura, se retiró al campo y ya no se dedicó más que al cultivo de la literatura, colocándose con sus novelas rústicas, en primera fila entre los novelistas contemporáneos. Hay en las novelas de Hardy un realismo que tiene algo de la exactitud minuciosa del hombre científico, hasta en el tecnicismo que usa. Va el autor construyendo lentamente todo un mundo que le es propio, sin pensar tanto en el lector como en que su deber es ser espejo fiel; y hay también en él un filósofo determinista de frío y desconsolador pesimismo que presenta una humanidad víctima siempre de adverso, cruel destino; pero todo esto unido a grandes cualidades de poeta amante de la naturaleza, y este poeta nos entretiene agradablemente, haciéndonos vivir la vida del campo entre hombres y mujeres humildes, que él prefiere, porque cree hallarlos más cerca de la verdad sin velos, una verdad dura, severa, más trágica que alegre. Hardy es un gran autor, profundamente inglés, de los que escriben amplia, seria, siempre con arte culto y sólido: no es de los que fácilmente se hacen simpáticos y populares.

De sus sencillas y conmovedoras historias, de sus minuciosos análisis de sentimientos trasciende una tristeza que llega hasta una helada desesperación; pocos novelistas han hecho sentir más profundamente que él lo trágico de la vida. Sus pinturas del amor, francas y serias, han extrañado al principio por su misma sinceridad.

Thomas Hardy nació en Higher Bockhampton, cerca de Dorchester, el 2 de junio de 1840 y falleció en Max Gate, Dorchester, el 11 de enero de 1928. Su padre era cantero y constructor y su madre cocinera gustosa de la literatura. Hardy después de sus estudios primarios trabajó como aprendiz del arquitecto local John Hicks que se dedicaba a restaurar iglesias antiguas. Posteriormente trabajó para otro arquitecto londinense y, después, en Dorset, siguió en la construcción. En 1874 contrajo matrimonio con Emma Lavinia Gifford y en 1914 se casó por segunda vez con Florence Emily Dugdale, que sería su biógrafa después de su muerte. En 1913, la Universidad de Cambridge le nombró doctor honoris causa y en 1920 la de Oxford, hizo lo propio. Tomas Hardy recibió sepultura en el Rincón de los Poetas de la abadía de Westminster.

Sus novelas, ambientadas en la vida rural, tienen como protagonistas el campo y sus hombres, en una época de decadencia agrícola ante el empuje de la sociedad industrial. La precisión descriptiva del paisaje campestre y de las costumbres rurales y la visión amargada de una sociedad materialista son las notas principales de su obra narrativa. Entre sus novelas, de carácter realista y aun naturalista, destacan las siguientes: Remedios desesperados (1871), Bajo el verde ramaje (1872), Unos ojos azules (1873), La bienada, Lejos del mundanal ruido (1874), Retorno al país natal (1878), El alcalde de Casterbridge (1886), sobre la decadencia de las costumbres tradicionales en su choque con las nuevas, Tess de los Urbervilles (1891), su obra más conocida, llevada al cine por R. Polanski, narra la destrucción de la protagonista, y Judas el oscuro (1895), sobre un irresoluble conflicto interno.

Su producción poética, caracterizada por un lenguaje sobrio y sencillo, se ha revalorizado paulatinamente. Pasado los cincuentas años, Hardy volvió a escribir poesía. Sus primeros libros poéticos Poemas de Wessex (1898) y Poemas del pasado y del presente (1901), contienen poemas escritos tiempo atrás. El poema dramático Dinastías (1903-1908), que trata de las guerras napoleónicas y tiene toda Europa por lugar de la acción, está considerado su mejor libro de poesía. Otros libros de poesía publicados son: Risas del tiempo (1909), Sátiras de circunstancias (1914), Momentos de visión (1917), Poemas líricos (1922), Fantasías humanas (1925) y Palabras en invierno (1928). Y como dijo el autor profundamente inglés: “Si no puedes leer con placer no puedes leer con beneficio”.

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online