- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
  Guías culturales

LA VOZ DEL AUTOR DEL HIMNO OLÍMPICO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

“Espíritu inmortal de la antigüedad,
Padre de lo verdadero, lo hermoso, y lo bueno.
Desciende, preséntate,
Derrámanos tu luz sobre esta tierra y bajo este cielo,
Que fue el primer testigo de tu imperecedera fama
Dad vida y vivacidad a estos nobles juegos.”
Kostis Palamás. Himno Olímpico.

 

Kostis Palamás es una de las figuras señeras de la moderna poesía griega. Está considerado como uno de los principales renovadores de la literatura griega. Lingüísticamente sintetiza lo tradicional griego y la popular elegancia jónica. Gran parte de su poesía está escrita en lengua vulgar o demótico Simbolismo y helenismo son dos constantes en su obra. Sus ideas literarias están recogidas en su obra Mi poética. Es el autor de la letra del Himno Olímpico cuya música fue compuesta por su compatriota Spyros Samaras, y se cantó por primera vez el 25 de marzo (día de la independencia de Grecia ) de 1896.

Palamás cultivó todos los géneros, destacando especialmente como poeta y crítico. Su vasta obra abordó temas populares, incorporando las corrientes literarias contemporáneas.

Kostis Palamás nació en Patrás el 25 de enero de 1859 y falleció en Atenas el 27 de febrero de 1943. Estudió en la Universidad de Atenas, de la que posteriormente sería, durante muchos años, su secretario.

Entre sus poemarios destacan: Canto de mi patria (1886), donde exalta los valores nacionales y helénicos, Himno a Atenas (1889), Los ojos de mi alma (1892), Yambos y anapestos (1897), Tumba (1898), en la que expresa el dolor ante la muerte de su hijo, La vida inmutable (1904), un exaltación a la Grecia eterna, Altares (1905), El dodecálogo del cíngaro (1907), considerada su obra maestra, que trata de un ser desengañado y escéptico que gracias a un simbólico violín descubre el sentido de la vida, La flauta del rey (1910), en la que narra las batallas de un emperador bizantino, Ciudad y soledad (1912) y Las noches de Femio (1935), póstumamente se publicaron sus Cartas a Raquel (1960). Es autor también de ensayos, dramas y libros de cuentos. Y como dijo el poeta griego: “De los hijos del Sol / nadie es más acariciado que yo. / Eterno me ha hecho mi Padre / en este mundo. / Cuando me derriban / mis ojos lo buscan. / Soy el olivo, / el más honrado”.















Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online