- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus







  Guías culturales

LA VOZ DEL DEFENSOR DEL ARTE Y DE LA LIBERTAD


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Los muy pobres son algo impensable y sólo
nos podemos acercar con el estadístico y el poeta.”

Edward Morgan Forster.


Forster dedicó su vida a la defensa del arte y de la libertad, luchando contra el materialismo y el conformismo que sofoca el desarrollo de la experiencia individual, siendo una de sus constantes temáticas la conflictiva relación entre cultura e instintos. En el I Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, celebrado en el Palais de la Mutualité de París entre el 21 y el 25 de junio de 1935, se creó la Asociación Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, cuyo Comité Internacional estará compuesto por los escritores antifascistas Thomas Mann, y su hermano Heinrich, Romain Rolland, André Gide, Sinclair Lewis, Aldous Huxley, Bernard Shaw, Valle-Inclán, Ricardo Baeza, José Bergamín, Máximo Gorki, Forster y Selma Lagerlöf, la única mujer que formaba parte del Comité.

Edward Morgan Forster nació en Londres el 1 de enero de 1879 y falleció en Conventry el 7 de junio de 1970. Hijo de un arquitecto que murió un año y medio después de su nacimiento, se trasladó con su madre a la localidad rural de Hertfordshire en 1883 donde pasó una gran parte de su infancia. Se educó en el King´s College de Cambridge, cursando estudios de literatura clásica e historia y donde conoció a los miembros del grupo de Bloomsbury, entre los que se encontraban Virginia Woolf y Bertrand Russell, cultores de la contemplación de la belleza y el cultivo de las relaciones humanas. Aunque Forster no gustaba ser clasificado como perteneciente a este grupo, su influencia se refleja en todas sus obras. Residió en Italia, Grecia, Alejandría y la India. Al terminar la Primera Guerra Mundial fue director del periódico laboralista Dayli Herald. Se hizo muy famoso por sus intervenciones en la radio BBC, durante los años 1930-40, y fue nombrado presidente de Bristih Humanist Association. También fue nombrado miembro de King´s College de la Universidad de Cambridge, donde vivió de 1946 hasta su muerte, en casa de los Buckingham.

Forster dotado de una gran inteligencia e ironía, supo imaginar con formidable dosis de humor personajes y situaciones. A su primera novela, Donde los ángeles no se aventuran (1905), le sigue El más largo viaje (1907), evocación de la escuela pública que había conocido en su adolescencia, en la que la sensibilidad era reprimida sistemáticamente, y poco después publica Habitación con vistas (1908), ambientada en Italia. Estas primeras novelas suponen una reacción contra la forma larga y tediosa de argumentar de las novelas victorianas. En 1910 publica La mansión (Howard’s end), para muchos su novela más completa y en 1924 Pasaje para la India, su última gran novela, en la que evidencia su aversión por el imperialismo. Debido a su gran moral personal e integridad artística, la aceptación gradual de su homosexualidad hizo que dejara de escribir novelas de ficción. Forster publicó también libros de relato como El autobús celestial (1914) y El momento eterno (1924). Escribió también ensayos de crítica literaria Aspectos de la novela (1927) y el volumen de cuentos La vida de futura, aparecido póstumamente en 1972. Por decisión del autor se publicó después de su muerte la novela escrita en 1914 Maurice (1971), reflexión sobre la homosexualidad en la que señala la posibilidad de poder eliminar la diferencia de clases a través de una relación homosexual. De casi todas sus obras hay adaptación cinematográfica. Escribió la biografía Virginia Wolf (1942). Forster nos dejó sus pensamientos y opiniones en los ensayos Abinger Harvest (1936) y Dos vítores para la democracia (1951) y en sus libros de viajes La colina de Devi (1953) y Alejandría, historia y guía (1921). Y como nos dijo el gran novelista inglés: “Podría haber sido un escritor más famoso si hubiera escrito o más bien si hubiese publicado más, pero cuestiones sexuales han impedido esto último”, tal vez recordando aquello que nos cuenta sobre lo que había escrito un amigo suyo: “La vida es una ejecución pública del violín en la que aprendes a tocar el instrumento mientras interpretas”.

 


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online