- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus







  Guías culturales

LA VOZ DEL EMBAJADOR DE LA SEÑORÍA DE FLORENCIA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Es fuerte cosa que todos sepamos que tenemos que morir,
y que todos vivamos como si estuviéramos ciertos de vivir eternamente.”
Francesco Guicciardini.

 

 

 

Francesco Guicciardini tuvo una intensa vida política, llegando a ser embajador de la señoría de Florencia durante un año y siete meses en España, junto a la corte de Fernando el Católico, el joven embajador florentino que no contaba más que veintinueve años, era ya célebre como hábil y elocuente abogado, y desde los veinticinco escribía su Storia Fiorentina (primera parte de Historia de Florencia, entre 1508 y 1509, pero inédita hasta 1859), apreciada aun hoy por su veracidad y el profundo estudio que hace de las causas y de los efectos en los acontecimientos que narra. Cualidades son éstas que han de quedar ya como típicas del futuro autor de la famosa Historia de Italia (1537-1540), quien, desde su juventud, se halló en situación de saber mejor que nadie lo que ocurría en su país y en otros, por su nacimiento y relaciones, por los altísimos cargos políticos, diplomáticos y militares que ejerció. Tal importancia tiene esta su obra maestra que, hasta quizá con excesivo elogio, dijo de ella otro célebre historiador y político, Thiers, en su Historia del Consulado y del Imperio, que “por la amplitud de la narración, por el vigor de sus pinceladas y por la profundidad de sus juicios se la coloca merecidamente entre los más bellos monumentos del ingenio humano”. Verdad que el estilo de Guicciardini no tiene la ligereza y arte de Maquiavelo, que hay exceso de verbosidad en sus interminables períodos; pero es que éstos descienden a tantos pormenores y datos, que sólo así pueden hallar cabida, y aun no siempre con toda claridad. Lo peor es que en el fondo da aquel ambicioso y hábil político a quien domina el ardiente deseo de mandar, sea con unos o con otros, hay un escéptico que no cree en la bondad de los hombres y está convencido de que éstos solos se mueven impulsados por su propio interés. “Los ciudadanos que apetecen honores y gloria en la ciudad son útiles y dignos de alabanza –escribía Guicciardini- siempre que no busquen aquéllos y ésta por medio de conjuras y de usurpaciones, sino tratando de ser tenido por buenos y prudentes y de laborar por la patria; y ojalá Dios quisiese que nuestra república fuera la primera en esta clase de ambiciones”.

El historiador, filósofo y teorizador político Francesco Guicciardini nació en Florencia el 6 de marzo de 1483 y falleció en Arcetri el 22 de mayo de 1540. Estudió derecho en Florencia y posteriormente en Ferrara y Padua. Doctor por la Universidad de Pisa y catedrático. En 1508 contrajo matrimonio con Maria Salvatia. Protegido de los Médicis, en 1512 fue enviado como embajador de Florencia a la corte española, lo que le sirvió para su obra Redacción de España, un análisis muy completo de la condiciones socio-políticas de nuestro país. Fue nombrado gobernador de los Estados Pontificios de Reggio, Módena y Parma. El papa Clemente VII le nombró gobernador de Romagna y más tarde lugarteniente de las tropas de la Santa Sede y luchó contra el Imperio en el Milanesado. Gobernó Bolonia desde 1531 hasta 1534.

La mayor parte de su obra fue publicada en la segunda mitad del siglo XIX (Sobre el gobierno de Florencia, Consideraciones sobre los discursos de Maquiavelo, Recuerdos políticos y civiles). En su obra más importante Historia de Italia, analiza con amargura y escepticismo la corrupción y los desastres nacionales de la Italia de los quinientos; ambiente y personajes aparecen descritos con un vigoroso y penetrante realismo. En su voluminosa correspondencia (Carteggio) hay una parte titulada Legazione di Spagna, de utilidad histórica. Y como dijo el célebre historiador florentino: “El consejo es más necesario al necio que al sabio, pero sólo éste sabe aprovecharlo”.

 

 

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online