- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus







  Guías culturales

LA VOZ DEL HAMBRE DE REVOLUCIÓN


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Estoy hambriento de revolución social.
¿Sabe lo que es tener hambre de revolución?
Quisiera prenderle fuego por los cuatro costados al mundo.”
Roberto Arlt.

 

Roberto Arlt fue autor de cuentos y novelas de un extraordinario vigor descriptivo y emocional, en donde sus simpatías socialistas reflejan la impotencia del hombre ante el capitalismo y la sociedad burguesa. “Si fueran menos cobardes se suicidarían –escribía el escritor argentino-; si tuvieran un poco más de carácter, serían santos. En verdad, buscan la luz. Pero la buscan completamente sumergidos en el barro. Y ensucian lo que tocan”.

El novelista, dramaturgo y cronista argentino Roberto Godofredo Christophersen Arlt nació en Buenos Aires, el 2 de abril de 1900 y falleció en su ciudad natal el 26 de julio de 1942. Hijo de un inmigrante prusiano y de una italiana, su infancia transcurrió en el barrio porteño de Flores, abandonó pronto la escuela primaria y a la edad de diecisiete años el hogar debido a las malas relaciones con su padre. Se vio obligado a trabajar en oficios dispares como pintor de brocha gorda, aprendiz de hojalatero, ayudante de una librería, peón en una ladrillera y fue también estudiante fracasado de la Escuela de Mecánica de la Armada, periodista e inventor, entre otras cosas.

Arlt fue el promotor de un intento renovador del teatro argentino en los años treinta, y escribió su primera obra teatral, Trescientos millones (1932), para un grupo organizado por el dramaturgo Leonidas Barletta, fundador y director del Teatro del Pueblo, de orientación experimental.

Entre sus novelas destacan: El juguete rabioso (1926), de corte autobiográfico, Los siete locos (1929), para muchos su obra más completa, perturbadora fábula sobre las aspiraciones de una pequeña burguesía que se ve condenada a la traición por sus mismos ideales, Los lanzallamas (1931), El amor brujo (1932) y Un viaje terrible (1941), alegoría fatalista basada en un viaje accidentado por la costa del Perú, y que da comienzo a la línea argentina de narrativa fantástica. Sus cuentos fueron reunidos bajo el título de El jorobadito (1933) y El criador de gorilas (1941), narraciones que dan inicio a lo que se ha llamado la literatura argentina “de la crueldad”. Sus crónicas sobre su ciudad natal, están recogidas en Aguafuertes porteñas (1933). Para el teatro escribió: Saverio el cruel (1936), La fiesta del hierro (1936), alegoría política y crítica feroz del supuesto belicismo y falta de moralidad capitalistas, y El fabricante de fantasmas (1936). Mención aparte merece su libro Aguafuertes españoles (1933), crónica de un viaje realizado por España y sus colonias africanas. Y como dijo el escritor argentino: “Europa es sólo linda vista por el europeo que ha dejado su patria y tiene nostalgia de ella. Socialmente es una porquería. Los trabajadores viven como bestias, en caserones horribles como los que se describen en las novelas realistas, los únicos que están bien son los aristócratas...”

 

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online