- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
  Guías culturales

LA VOZ DEL PADRE DE LA NOVELA INGLESA MODERNA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

“Preferimos verte cubierta de andrajos,
o acompañarte a la sepultura y llorar tu muerte,
que oír que una hija nuestra prefirió las dádivas al pudor. “
Samuel Richardson Pamela.

Samuel Richardson está considerado, junto con Daniel Defoe como el creador de la novela inglesa moderna, igualmente está considerado como el creador del estilo epistolar, psicológico y sentimental. Fue llamado “el padre de la novela de análisis”. Sus narraciones, mezcla de realismo costumbrista y una dosis de puritanismo alcanzaron un enorme éxito internacional y ejercieron una enorme influencia. En sus obras ataca el vicio y ofrece conmovedores ejemplos de virtud. Su excepcional dominio de la técnica epistolar, completamente nueva en la época, permite poner de manifiesto los pensamientos y los procesos éticos y los sentimientos de sus personajes. Las mujeres pusieron en Richardson su devoción como penetrante analizador de sus sentimientos; toda Europa lo adoptó como creador de la novela de la vida burguesa y de familia.

El literato inglés Samuel Richardson nació en Derbyshire el 19 de agosto de 1689 y falleció en Londres el 4 de julio de 1761. Hijo de un carpintero lugareño, no pudo recibir gran educación y tuvo que ser colocado muy pronto, como aprendiz en casa del impresor John Wilde. En 1715 empezó a trabajar como empleado en diversas imprentas, como cajista y como corrector de pruebas. Más tarde, se ubicó en Salisbury Court donde montó una imprenta propia. En 1721 contrajo matrimonio con Martha Wilde, hija de John Wilde. En 1733 fue nombrado impresor oficial de la Cámara de los Comunes. Ese mismo año, se volvió a casar, a los dos años de haberse quedado viudo. Su segunda esposa, Elizabeth también era hija, de un empleador anterior, John Leake.

John Wilde le puso en relación con editores de Londres que le encargaban a veces prólogos, noticias de libros y otros trabajos de poca importancia. Entre estos encargos recibió el de una colección de cartas que a él se le ocurrió llenar de preceptos morales. Así dicen que nació, como casualmente, la idea de su primera novela, escrita cuando tenía ya más de cincuenta años, a la cual dio el título de Pamela o la virtud recompensada (1740-1742). El buen éxito que la obra obtuvo fue inmenso. Pamela era la historia de una virtuosa y pobre doncella, candorosa, ingenua, que se casa con su amo, cuyas viciosas costumbres reforma. Los personajes resultaban nuevos en la novela inglesa de entonces y gustaron; pero Henry Fielding hizo notar los defectos de la obra parodiándola graciosamente en otra que tituló Joseph Andrews (1742) y que se hizo célebre. Sin Pamela, quizá no existiría La nueva Eloísa de Rousseau. A Pamela la siguieron Clarissa Harlowe (1747-1748), en la que acentúa aún más la nota melodramática al presentarnos las desventuras de la protagonista que muere después de ser violada por el infame Lovelace, que a su vez pierde la vida en un duelo con un primo de Clarissa, e Historias de sir Charles Grandison (1754; 7 vols.), donde presenta su prototipo de caballero cristiano que se convirtió en uno de los personajes de moda de la época. La Pamela de Richardson en una de sus cartas nos dice: “Habéis de saber que los caballeros de estos contornos están casi tan corrompidos como mi amo y mutuamente se pervierten unos a otros”.









Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online