- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
  Guías culturales

LA VOZ DEL AUTOR DE UN PÍCARO FEMENINO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

“Mas que no hazaña, locura
Es empresa semejante;
¡Oh buen caballero andante
El cielo te dé ventura!”
Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo.



La fama de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo reside fundamentalmente en su novela picaresca dialogada La hija de la Celestina (1612), la más conocida y una de las mejores de las suyas, en la que se inspiraron Scarraon y Molière y que posteriormente refundió con el título de La ingeniosa Elena, añadiéndole versos, cuentos y la novelita El pretendiente discreto. La principal característica de La hija de la Celestina es que el pícaro pertenece al género femenino; la trama está bien llevada y el estilo posee una agilidad llena de agudeza y fluidez. En ella, se narra según el modelo del género la vida de su protagonista Elena, lo que aprovecha el autor para hacer una aguda crítica de la sociedad de su tiempo.

Alonso Jerónimo de Salas de Barbadillo nació en Madrid hacia 1581 y murió en la misma ciudad el 10 de julio de 1635. Hijo de un agente de negocios de Nueva España, estudió en Alcalá de Henares y Valladolid, ciudad esta última, a la que se había trasladado con sus padres, dedicándose a la cosmografía. A partir de 1603 trabaja como agente de negocios de Nueva España. Llevó una vida agitada en la corte, en 1609 hirió de varias puñaladas al noble Diego de Persia, por lo que fue conducido a prisión, posteriormente escribió varias sátiras contra los jueces, alguaciles y carceleros, lo que le costó el destierro. Curiosamente el Consejo de Aragón le encargó censurar las Novelas ejemplares, de su gran amigo Miguel de Cervantes. Su vida amorosa fue también agitada aunque no llegó a casarse. Felipe IV le nombró criado de la casa real, aunque en los últimos años de su vida vivió pobre, enfermo y sordo.

Salas Barbadillo escribió numerosas poesías, en 1609 publicó un poema heroico-religioso llamado La patrona de Madrid restituida y reunió sus poesías en Rimas castellanas (1618) y Triunfos de la Santa Juana de la Cruz (1621), obras dramáticas y novelas. Entre estas últimas, además de La hija de la Celestina, destacan El caballero puntual (1614-1619), Corrección de vicios (1615), El sutil cordobés Pedro de Urdemalas (1620), y La sabia Flora Malsabidilla (1621), novela dialogada. Entre sus comedias en prosa se encuentran La sabia flora (1621), El cortesano descortés y El sagaz Estocio, marido examinado (1620), obra que parece inspirada en hechos de su vida, algunos de los cuales fueron causa de su expulsión de la corte. También es necesario citar sus dos comedias en tres actos en verso: La escuela de la Celestina (1620) y Galán tramposo y pobre. Igualmente es autor de divertidos entremeses como Las aventuras de la corte. Publicó varias novelas cortas que, reunidas en volúmenes La casa del placer honesto, Don Diego de noche, etc., alternan elementos picarescos con otros de raíz costumbristas. Su obra póstuma es Coronas del Parnaso y Platos de las Musas (1635), que contiene poesías, novelas y epístolas satíricas y familiares. Salas de Barbadillo se caracterizó por la pureza y corrección del lenguaje, la influencia italianizante que acusa su vena satírica, tenaz perseguidora de la hipocresía y los vicios de la sociedad en que vivió. Y logró su fama con la obra La hija de la Celestina, que ya en el monólogo inicial, nos dice:”Este libro de la madre / Celestina a quien heredo / como el nombre las costumbres / y aun excederla pretendo”.






Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online