- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

  Guías culturales

LA VOZ DEL POETA DE LA RESTAURACIÓN


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

“La desgracia raramente viene sola.”
John Dryden.


John Dryden es la figura más representativa de la Restauración inglesa de Carlos II, y el poeta laureado y el historiógrafo de la corte de Carlos II. No fue obstáculo para ello el que, con la inconstancia que era en él característica, hubiera sido antes el protegido y el cantor del republicano Cromwell, del propio modo que de antiguo poeta puritano se convirtió después en católico, aunque en esto mantuvo ya su nueva fe, aun en ocasión en que por ella perdió sus cargos públicos, teniendo que vivir exclusivamente con el producto de sus trabajos literarios. Entre ellos figuraron varias de sus mejores traducciones, como una de Virgilio celebrada, pero muy libre, y otras de Horacio y Juvenal. Fue, además de traductor, autor dramático, poeta lírico y crítico.

Su verdadero camino parece haberlo hallado, sin embargo, al dedicarse a poeta satírico. El periodo en que él floreció ha sido llamado “el de la sátira”, precisamente por las suyas. Su mordaces composiciones satírico-alegóricas recogidas en Absalón y Ajitofel, escrita en 1681, y La medalla (1682), centradas en la pugna política que mantuvo Carlos II frente a los “whig”, se hicieron famosas.

John Dryden nació en Aldwinkle, Northamptonshire, el 19 de agosto de 1631, y falleció en Londres el 12 de mayo de 1700. Perteneciente a una familia acomodada puritana, realizó sus estudios en la Westminster School y en el Trinity College, Cambridge. Trasladado a Londres, hacia 1657, trabajó como secretario del chambelán de Oliver Cromwell y en su honor escribió su primer poema importante Estancias heroicas (1659), un elogio a la muerte de Cromwell. Defensor de Carlos II y luego de Jacobo II, llegó a ser miembro de la Royal Society, sin embargo, no participó en ninguna iniciativa relacionada con los asuntos sociales, y fue expulsado en 1666, por no pagar las cuotas. En 1663 contrajo matrimonio con la hija del conde de Berkshire, lady Elizabeth Howard, y ese mismo año publicó su primera obra dramática, El galanteador. Tras su muerte, John Dryden fue enterrado en la Abadía de Westminster.

Tras sus primeros éxitos dramáticos –Las rivales (1663), La conquista de Granada (1666), El emperador indio, (1667)-, fue nombrado dramaturgo oficial de la “King’s Company”, para la que escribió una treintena de piezas, entre las cuales se cuentan la célebre tragedia Todo por el amor (1678), cuyo argumento se inspira en Antonio y Cleopatra, de Shakespere, y la comedia Matrimonio a la moda (1672).

Precisamente acerca de Shakespeare escribió Dryden en su Ensayo sobre la poesía dramática este juicio que se ha hecho célere por su sagacidad y por su estilo: “Era el hombre que de todos los poetas modernos, y quizá también de los antiguos, poseía el más amplio y comprensivo espíritu... Los que le acusan de falta de estudios hacen con ello su mejor elogio. Era naturalmente docto; no necesitaba los anteojos de los libros para leer en la naturaleza... Pero es siempre grande cuando grande es también la ocasión que se le presenta para serlo, y nadie puede decir de él que tuvo entre sus manos un asunto proporcionado a su ingenio y no se levantó entonces por encima de todos los demás poetas...”

Dryden es, sin duda, una de las figuras clave del clasicismo inglés y uno de los grandes teóricos de su época (Ensayo sobre la poesía dramática, 1668; Ensayo sobre la sátira, 1692). Y como dijo el poeta inglés: “La locura es un cierto placer que sólo el loco conoce”.




Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online