- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
  Guías culturales

LA VOZ DE LA LUZ DE SEVILLA


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

 

“Que nadie se llame a engaño.
Todo el que vive por dentro,
por dentro se va matando.”
Rafael Montesinos.

 


 

Ante el ”primerísimo” libro de Rafael Montesinos, es el título de un poema de Manuel Machado, que empieza así: “He aquí el prototipo / del joven poeta...” El libro primero de Montesinos se publica en 1942 y se titula Resurrección.

Balada de amor primero publicado dos años más tarde, resulta muy significativo. Un lema, al frente: “Los mis amores primeros / en Sevilla quedan presos”, de Gil Vicente. Y a Sevilla y al pueblo andaluz será fiel Montesinos en el futuro.

Rafael Montesinos nació el 30 de septiembre de 1920, en Sevilla, ciudad en la que reside hasta 1941, fecha de su marcha (y la de su familia), por ruina económica de su padre, a Madrid, donde falleció el 4 de marzo de 2005. Estudió el Bachillerato en el colegio Villasís de los jesuitas, en su ciudad natal, en el mismo colegio que había estudiado Luis Cernuda. Colaboró en las revistas Garcilaso, Espadaña e Ínsula. . En 1952 fundó la “Tertulia Literaria Hispanoamericana” y editó su primer libro de ensayo con el título Los años irreparables. Un año más tarde obtuvo el Premio Ateneo de Madrid por País de la esperanza. Por su libro de poemas El tiempo en nuestros brazos obtiene el Premio Nacional de Literatura y el Ciudad de Sevilla. En 1963 fue elegido por unanimidad miembro de la Hispanish Society de Nueva York y en 1977 obtiene el Premio Nacional de Literatura en la categoría de ensayo por su libro Bécquer biografía e imagen. En 1989 es nombrado Hijo Predilecto de Andalucía.

En enero de 1946 se publica Canciones perversas para una niña tonta. Hay muchas soleares en este libro de Montesinos, que de esta forma da testimonio de su amor al cante y al pueblo de su tierra. “Se ha hablado mucho de la incultura de mi sufrido pueblo andaluz –escribe Montesinos-, ese pueblo que ha creado el cante jondo, el auténtico, claro está, el único; ese pueblo que, como alguien ha dicho, es en suma el mejor poeta español”. En abril de 1946 aparece El libro de las cosas perdidas y otros poemas , en el que están presente, como temas destacados: la infancia, tierra nativa y amor. No guarda muy buen recuerdo del colegio jesuita, donde la vida le esperaba con toda su crudeza: “Entonces dos y dos eran ya cuatro, / y la vida , la vida”.

En abril de 1948 publica el libro Las incredulidades, en esta obra se encuentra uno de los poemas más conocidos de Montesinos, la Canción de mis veintisiete años: “¡Ay!, lo poco que me queda / al final lo perderé.”

Cuaderno de las últimas nostalgias aparece en 1954, y sus versos, pertenecen a años tristes, que según el poeta, son de “transición a la esperanza”. País de la esperanza representa el cambio de la poesía de Montesinos. El arte esencial de Montesinos alcanza en este libro una de sus mejores muestras: “Viene y se va la primavera / viene y se va. / Un verso ha sido dicho . Nunca / más se dirá”.

En su libro El tiempo en nuestros brazos (1958), dedicado a María Calvo, su mujer, Sevilla queda asociada a la espera: “Porque sé que la quieres / como algo mío, / cuando vuelva a Sevilla / iré contigo”. Han de transcurrir nueve años para que aparezca su otro libro, La verdad y otras dudas, dedicado a sus hijos, en el que el poeta quiere cantar las verdades: “La Verdad me hará libre. / ¿Dónde la tengo? / De verdad que la busco / y no la encuentro”.

Después, Montesinos tardará bastante tiempo en publicar un nuevo libro. En 1980 publica Ultimo cuerpo de campanas, donde olvido y tristeza se unen: “Lo malo del amor es el olvido”. Montesinos expresa dolidamente su destierro de la ciudad nativa y de su infancia: “... Cárcel de luz donde dejé mi vida / rosa que abrí como su nombre claro”.

Montesinos es además autor de otras obras, de las que destacamos: El libro de los gorriones (1984), De la niebla y sus nombres (1985), Alzado en almas, canciones, poemas y verso libre para Andalucía (1987) y La semana pasada murió Bécquer. Sus últimos poemarios fueron: Con la pena cabal de la alegría y La vanidad de la ceniza (2005).

Siempre la poesía de Montesinos vuelve a la luz de su tierra y al amor por su pueblo. Y se hace niño o se siente niño para cantar como entonces, con palabras también que no son las de entonces: “Oh mi pobre Andalucía / la baja. / Oh, alegrísima miseria / blanqueada de cal y llanto / que nadie –ay Dios- ampara”.

 



Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online