- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009





Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

LA VOZ DEL ZOLA AMERICANO


Francisco Arias Solís
aarias@arrakis.es

 

“Recrear la vida americana tal como la vi,
la imaginé y de acuerdo con mis reflexiones y juicios de valor.”
James T. Farrell.


El novelista estadounidense de ascendencia irlandesa James Thomas Farell, riguroso crítico del capitalismo manifiesto en las grandes ciudades americanas y centros industriales, es uno de los componentes de la mal llamada “generación perdida”, junto a John Dos Passos, Erskine Caldwell y William Faulkner, entre otros

James Thomas Farrell nació en Chicago el 27 de febrero de 1904 y falleció en Nueva York el 22 de agosto de 1979. De familia humilde, desempeñó diversos oficios, empleado de un estanco y de una gasolinera, también ejerció como empleado de pompas fúnebres, y se pagó sus estudios en la Universidad de Chicago (1925-1929). Residió en París a principios de los años treinta. Decidido por la literatura se instaló en Nueva York. Farrell se casó por tres veces.

Su escritura, influida por James Joyce, John Dos Passos y Sherwood Anderson, entra dentro de la tendencia realista de la escuela de Chicago, en la que la lucha por la vida ocupa una lugar relevante. Su conocimiento de la situación de pobreza de los suburbios de Chicago, en la gran depresión económica de 1929, le suministró los materiales precisos para sus novelas, que fueron criticadas por los sectores reaccionarios americanos que le reprobaron sus descripciones sexuales y sus ataques a la Iglesia católica. Sus novelas, de carácter autobiográfico y próximas al naturalismo, algunos le llegaron a llamar el “Zola americano”, se divide en tres ciclos independientes en sus tramas pero con evidente conexión.

La trilogía de Studs Lonigan está compuesta por El joven Lonigan, una infancia en las calles de Chicago (1932), La joven madurez de Studs Lonigan (1934) y El dia del juicio final (1935), e intenta demostrar la decisiva influencia que ejerce el ambiente sobre los individuos al tiempo que analiza las trágicas consecuencias sociales de la depresión económica estadounidense. En la tetralogía de Danny O’Neill, compuesta por Un mundo nunca realizado (1936), Ninguna estrella se ha perdido (1938), Padre e hijo (1940) y Mis días de rabia (1943), se describe el itinerario inverso de otro joven, amigo de Studs, que logra evadirse de su ambiente a fuerza de sensibilidad, voluntad y trabajo. El tercer ciclo, la trilogía de Bernard Clare, también se atiene a la intención general del autor, una especie de descripción e invectiva del llamado “sueño americano”. Además de estos ciclos, escribió otras novelas en las que pervive la misma temática: Gashouse McGinty (1933), de carácter experimental, y Una vida nueva (1968). Escribió también los ensayos Una nota sobre la crítica literaria (1936) y El rechazo del tiempo (1953), en el que rechaza el trotskismo con el que anteriormente había sintonizado. La obra del “Zola americano”, como dijo su autor está “en la tradición realista o naturalista”.

 

 

 


Volver a Publicar en Liceus ...




        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online