- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus








  Guías culturales

LA COMPLEJIDAD ESTRUCTURAL DE LA UNIÓN EUROPEA

Francisco Collado Campaña
haerdalisstarlight@hotmail.com

Abstract:

“Más que una confederación, pero menos que una federación”. Esta es la premisa, rúbrica única de la singularidad de la estructura política y administrativa de la Unión Europea (UE), tal y como se define ella misma. Pese a ello, sería una ironía resumir la complejidad de la escena política europea en tan pocas palabras. Pues, pese al modelo de sistema elegido por los gobernantes europeos para dar forma a mediados del siglo XX a esta obra arquitectónica de la política transnacional, debemos desenterrar los objetivos y las prioridades que dieron lugar, sirviendo como base para la edificación de esta estructura.

Una estructura compleja como medio para alcanzar la comunidad europea:

Desde finales de la II Guerra Mundial, los políticos y estadistas europeos divagaban sobre cuáles podrían ser las medidas más adecuadas para evitar una catástrofe como aquélla, entre estos proyectos, el que más relucía era el de una unidad política entre los pueblos europeos, idea avalada por Jean Monnet. De esa forma, y con la fuerza de la insigne figura de Robert Schuman, ministro de asuntos exteriores de la Francia de aquellos días, se firma el Tratado de la Comunidad Económica del Acero y del Carbón. Este acuerdo establecido en 1957 convertía a las materias primas de la guerra, el carbón y el acero, no ya en impulsores de un nuevo infierno, sino en elementos de paz entre los países firmantes que sometían dicha producción a una autoridad común. Posteriormente, el Tratado de Roma y el Tratado del Euratom, establecen las bases de las primeras instituciones, así como se fija una regulación similar para la energía atómica. Es por estas fechas, cuando se fundan las primeras instancias europeas y cuya intrincada arquitectura respondía al intento de conciliar a los distintos estados miembros en el origen de este proyecto, lo que suponía una primera necesidad estratégica y logística. En esta línea, los continuos tratados irían incorporando nuevos agentes, nuevas piezas y nuevos protagonistas a esta espacio común, nunca mejor dicho. Cabe citar entre éstos, el Tratado de la Unión Europea, el Tratado de Mastricht y el Tratado de Niza.

La Unión Europea es una realidad que varía cuantitativa y cualitativamente, cuantitativamente en la medida que la entrada de nuevos miembros reconfigura constantemente la cuantía de cada cuota de poder y la división de actores nacionales en el seno de las instituciones europeas, así también, cualitativamente en cuanto que cada vez la acción comunitaria amplía su marco de actuación con nuevos reglamentos, directivas, políticas, competencias y agentes. Lo que convierte a su complejidad estructural en un elemento sometido constantemente al cambio y a la alteración, mucho más que otras estructuras políticas más anquilosadas como las burocracias estatales y regiones de cualquier país.

Factores configuradores de la complejidad estructural de la Unión Europea:

La Unión Europea es una unidad política única que no se adapta a ninguno de los esquemas políticos tradicionales, puesto que posee un guión distinto al de los demás géneros políticos (nación, federación, etc.) y puesto que constituye un actor político con el objetivo de sentar un poder y una paz comunes a Europa en torno a una base económica (Comunidad Económica Europea). Asimismo, la puesta en común de una legislación, rompe abiertamente con las teorías tradicionales, sobre todo la que establece Montesquieu en su obra El Espíritu de Las Leyes , al afirmar que las leyes son objetivas, ni más justas ni más injustas, sino más o menos adecuadas a cada pueblo. Tal y como, el Estado moderno representó el nuevo modelo para los reinos feudales, la Unión Europea implica el modelo más avanzado de organización transnacional hasta nuestros días, lo que la hace un ejemplo a seguir para otros como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Todo esto son razones que justifican el complejo sistema que abordamos en estas líneas. Y es que para añadir un último argumento, baste decir que el plan de estudios de la titulación de Ciencias Políticas, establece una especial i dad e uropea diferenciada de la especialidad en política en relaciones internacionales.

La complejidad estructural de la Unión Europea responde al intento de equilibrar las dos visiones de la política, por un lado, la idealista, aquélla que fundamenta la toma de decisiones a través de la palabra como el medio de las comunidades para establecer el gobierno y las leyes, y la maquiavélica, la que considera a la consecución de los objetivos por el medio que fuere como esencia de la actividad política. De esta forma, la posibilidad de que cada actor individual, como los países, los ciudadanos y las empresas, tengan un lugar en la toma de decisiones a través de los distintos órganos como el Consejo Europeo, el Parlamento y el Comité Económico y Social Europeo, respectivamente, y que asimismo, se tome en cuenta el empleo de las distintas lenguas comunitarias en el proceso de decisión y acción política, acerca este modelo a la perspectiva aristotélica de la política. Mientras que a su vez, la cuota de poder y las funciones variables en función del protagonista político es un signo manifiesto del intento por colocar a cada elemento en el lugar apropiado de la escena dramática, lo que conecta abiertamente con el significado realista de la res-pública. Por tanto, la intrincada red de instituciones es un proyecto que pretende hacer justicia a las dos visiones de la politología, es decir, la democracia comunitaria implica que el desenlace de dicha tragedia es fruto de la acción conjunta de cada actor del teatro europeo, pero siendo conscientes de que cada actor posee un papel y un rol específico en la escena política.

La escena política europea se compone de distintos actores a cada uno de los cuales se les ha entregado una institución a modo de guión para que desempeñen su papel y ejerzan su influencia en el panorama comunitario, entre los que cabría citar, y siguiendo una analogía propia de la dramaturgia, a los protagonistas del poder comunitario:

•  Comisión Europea: Es el corazón de la Unión Europea, por tanto, la entidad viva de una realidad más que política. De esta forma, pese a que los demás agentes tengan su lugar, la Unión Europea como realidad diferenciada del resto de actores respira y actúa a través de esta institución. Está regentada por un presidente designado por medio del consenso mutuo de los países miembros. Una vez éste es elegido, el presidente electo propone a los distintos comisarios. Cuya designación deberá contar con el visto bueno del Parlamento Europeo. Los comisarios son responsables de proponer las leyes al Parlamento y al Consejo para que éstos las aprueben o las rechacen, garantizan el cumplimiento de las leyes europeas, gestionan y aplican las políticas comunitarias y representan a la Unión en la escena internacional.

•  Parlamento Europeo: Representa a la voz manifiesta de los ciudadanos a través de un conjunto de grupos políticos que engloban a grandes rasgos la mayoría de las ideologías y líneas de pensamiento políticas de los pueblos europeos. Las funciones de este órgano consisten en el ejercicio del poder legislativo y de la autoridad presupuestaria compartidos con el Consejo de Ministros y en el control democrático expresado en la capacidad para aprobar y rechazar a los comisarios. Su trabajo gira en torno a una serie de comisiones parlamentarias destinadas a preparar el pleno mensual que se aborda a lo largo de una semana en Estrasburgo.

•  Consejo de Ministros: Está compuesto por un presidente, un secretario general y un representante de los países miembros reunidos en aspectos importantes de la Unión Europea, así según la política a abordar se habla del “consejo de economía” o del “consejo de medio ambiente”, por citar algunos. Y cuya responsabilidad consiste en representar a sus respectivos gobiernos mediante la coordinación de políticas económicas, la conclusión de acuerdos internacionales, la aprobación del presupuesto comunitario junto al Parlamento y la coordinación de la cooperación entre los tribunales y los cuerpos de seguridad de los estados. Las decisiones en este organismo se toman por mayoría cualificada, una ventaja añadida tras el pacto de Niza para facilitar la toma de decisiones en la Europa de los veinticinco, salvo en cuestiones de política exterior que exigen de unanimidad.

•  Consejo Europeo: Constituido por los Jefes de Estado o de Gobierno, es decir, presidente y primeros ministros, de todos los países de la Unión Europea, más el presidente de la Comisión. Se reúnen cuatro veces al año para decidir las directrices de la política general de la UE y verificar los avances. Es la más alta instancia decisoria de la Unión, pero su poder es realmente consultivo, pues no actúa directamente en las decisiones, sólo efectúa proposiciones y líneas maestras.

Una vez descorrido el telón, toca presentar a una serie de personajes secundarios que realizan una labor auxiliar en aspectos jurídicos y económicos, aunque no por ello menos importante que los anteriores, de cara al desenlace del drama europeo:

•  Tribunal de Justicia: Representa el hombre del destino, tal y como lo llamaban las antiguas culturas germanas, de la Unión Europea, es decir, al juez. Pues su papel es resolver conflictos entre estados, empresas, instituciones y particulares. Su corpus está formado por un juez por estado miembro y sus medios, a través de la redacción de informes de declaraciones tras una posterior audiencia pública, están destinados a atender cuestiones perjudiciales para algún agente, procedimientos por incumplimiento de una obligación, procedimientos de anulación y procedimientos de inacción.

•  Tribunal de Cuentas: Comprueba los ingresos, gastos de la Unión y la legalidad del ejercicio. Carece de competencias, pero sus auditores pueden exigir la observancia de la ley en cualquier momento y denunciar cualquier corruptela que descubran sobre el empleo de los fondos.

•  Banco Central Europeo: Controla la oferta monetaria y la evolución de los precios.

•  Banco Europeo de Inversiones: Financia proyectos de inversión y apoya la consecución de los objetivos de la Unión Europea.

Por último, toca mencionar a una serie de agentes que representan a sectores concretos de la sociedad europea:

•  Comité Económico y Social: Es la voz de la sociedad nutrida por empresas, trabajadores, asociaciones ciudadanas y organizaciones no gubernamentales. Ofrecen un instrumento asesor al Consejo de Ministros, la Comisión y el Parlamento. Asimismo, alienta a la sociedad para que intervenga en la legislación comunitaria y fomenta el rol de la sociedad en los países no pertenecientes a la Unión.

•  Defensor del Pueblo: Respalda las denuncias e intermedia entre los ciudadanos, las autoridades, las empresas y las instituciones.

•  Agencias : Multitud de agencias, observatorios y órganos especializados

Con todo esto, observamos el reparto de actores en su conjunto, y tan sólo en un intento de ver en estas instituciones como desde su formación interna hasta su finalidad, pasando por la acción que a de mediar entre uno y otro, hablar de complejidad es cuanto menos un requisito mínimo, cuanto más apropiado sería mecanismo. Al entender este gran edificio, como un sistema mecánico que ordenado en base a unas fuerzas, unos motores y unos movimientos desarrolla todo el potencial del poder europeo.

Pese a todo lo dicho anteriormente, sustentando la complejidad en el origen, la necesidad y el equilibrio de las visiones políticas, hay un argumento central que explica así la necesidad de nuevos agentes e instituciones en esta empresa europea, es el factor logístico de la Unión Europea que reclama esta pesada maquinaria burocrática para funcionar. Aunque ya no hablamos de una burocracia lenta e ineficiente como los obsoletos sistemas de la administración soviética comunista que al final degeneraba en una polarización social entre los gestores y los subordinados. Al contrario, es un sistema burocrático que ha dispuesto no sólo de medios para legislar y administrar, sino para dar voz a todas las partes que hasta este momento no la han tenido. Por tanto, el modelo de unidad política es un sistema plurifónico, en voces y en códigos lingüísticos, lo que avala esa visión idealista de la palabra como instrumento de la política.

Reminiscencias de un modelo de unidad europea antiqúisimo:

La Unión Europea, como ya se comenta anteriormente, rompe con todo lo visto hasta ahora en política transnacional, y tanto la novedad que representa en su momento como el medio empleado para unificar al continente europeo, lleva a este proyecto comunitario a establecer paralelismos con la política y el derecho civil romanos. Porque en ambos casos, coinciden en el empleo legal de estatuto de ciudadanía (ciudadano romano/comunitario) como medio para imponer la paz en regiones salvajes o belicosas (Hispania Romana/Europa del Este). Asimismo, añadir que todo el derecho comunitario, al igual que el romano, ha ido incorporando competencias y ámbitos en la medida que se sentaban el “ius” y las políticas de base. Así, los primeros acuerdos establecen una cooperación comercial para después, una vez se asiente cierta unidad en un determinado ámbito, se extienda ésta con políticas e instituciones comunes.

Nuevos escenarios europeos

La Unión Europea, como estructura innovadora ha consolidado una escena política nueva, insuflando vida en nuevos actores, impulsando los movimientos y el guión de cada agente, pero sin conocer el desenlace trágico o cómico, dramático o afortunado de este nueva aventura política que es la unidad política. Un argumento complejo, para una escena y unos actores bastantes complejos.

RECURSOS DOCUMENTALES:

Bibliografía empleada:

•  Apuntes personales de la asignatura Ciencia Política.

•  Aristóteles. La Política . Madrid: Editorial Alba, 2002. ISBN: 84-7567-056-3

•  Comisión Europea (DG Prensa y Comunicación). Doce lecciones sobre Europa por Pascal Fontaine . Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas, 2003. ISBN: 92-894-6779-7

•  Comisión Europea (DG Prensa y Comunicación). El funcionamiento de la Unión Europea: Guía del ciudadano sobre las instituciones de la Unión Europea . Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas, 2003. ISBN: 92-894-5279-X.

•  Comisión Europea (DG Prensa y Comunicación). Al servicio del ciudadano europeo: Qué hace por nosotros la Comisión Europea . Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. ISBN: 92-894-9480-8.

•  Comisión Europea (DG Prensa y Comunicación). Libertad, seguridad y justicia para todos: Justicia y asuntos de interior en la Unión Europea . Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. ISBN: 92-894-6700-2.

•  Maquiavelo, Nicolás. El Príncipe . Madrid: Editorial Alba, 2002. ISBN: 84-7567-016-4.

•  Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Comisión Europea Fácil . Madrid: Fundación General de la Universidad Autónoma de Madrid, 2005. DL: M-33116-2005.

Recursos digitales:

•  Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. España (en línea) . Madrid: Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, 2002. <http://www.mae.es>. (Actualización: 12/3/2006).

•  Unión Europea. Europa - El Portal de la Unión Europea (en línea) . Bruselas: Equipo del sitio web Europa, 1995. <http://europa.eu.int/index_es.htm>. (Actualización: 14/3/2006).

•  Parlamento Europeo. Parlamento Europeo (en línea) . Bruselas: Equipo del sitio web Europa, 2004. <http://www.europarl.eu.int>. (Actualización: 14/3/2006).


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online