- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus








  Guías culturales

COORDENADAS PARA LA GESTIÓN DE LOS PROYECTOS DE COOPERACIÓN AL DESARROLLO DESIGUALDAD

Francisco Collado Campaña
haerdalisstarlight@hotmail.com

 

La proyección del desarrollo es la herramienta diaria de cualquier cooperante. Desde siempre, los objetivos y la metodología constituyen los trazos de la línea por la cual debe caminar la ejecución de un proyecto de ayuda al desarrollo. Así, desde un principio en cualquier situación de desarrollo que tengamos que abordar hay que conocer la necesidad y el medio a través del cuál se va a solventar.

Pero antes de tratar cualquier situación de ayuda al desarrollo debemos decidir si la solución es viable y pertinente. Viable porque sabemos que no habrá ningún factor económico, social y cultural que afecte negativamente al trabajo de desarrollo y pertinente porque sabemos que esa situación exige de una solución inmediata. Ese es el esquema del marco lógico.

Una vez, el problema planteado es juzgado como viable y pertinente habremos marcado un objetivo claro, es decir, un objetivo específico por el cual mediremos el éxito o el fracaso de ese proyecto. Un objetivo específico será dotar de asistencia sanitaria a una aldea o garantizar el suministro de agua a un pueblo, ese es el interés principal de nuestro proyecto, cumplir primordialmente y por encima de cualquier otra cosa con ese fin, siempre dirigido a la mejora de la calidad de vida de las personas. De esta forma, y una vez se hubiere alcanzado lo prefijado se habrían conseguido asimismo unos objetivos generales, porque si dotamos de recursos sanitarios a una población mejoramos la calidad de su capital humano y fomentamos un mejor trabajo, de la misma forma que si llevamos agua conseguiremos un medio de saneamiento y de riego para el poblado. Esta es la filosofía de la gestión de los proyectos de desarrollo, y es que cualquier objetivo alcanzado conlleva una sinergia de efectos positivos siempre y cuando sea pertinente.

Al plantear los objetivos que vamos a conseguir hay que pensar en positivo, es decir, abstraer todo el problema y las carencias expuestas que llevan a esa situación de subdesarrollo y manifestarlas en nuestro proyecto de una forma positiva, como si se diera por hecho el objetivo alcanzado. A partir de esa suposición óptima inicial se abren todo un abanico de situaciones sinérgicas que van en una relación de causalida a caer en el delta de nuestro objetivo principal.

Por tanto, si ya tenemos los objetivos nos queda observar la forma en la que proceder a la acción, para ello el primer paso es identificar todo el problema, es decir, observar el contexto, repartir a los actores sociales y buscar una actuación acorde a ello. Ahora, el siguiente paso será evaluar la metodología que pensamos aplicar, ver como srrá su desenvolvimiento a corto y a largo plazo de forma que el fin conseguido sea sostenible. De forma, que si queremos dotar de recursos sanitarios a una aldea el primer paso será ver que personal sanitario asistirá y a medida de ello ajustar unas instalaciones adecuadas. Y es que si evaluamos la situación, y nuestra metodología no nos parece adecuada tendremos que devaluar el proyecto, y abandonarlo, o disponer de otros medios para ello.

El siguente paso ya evaluada, y asumida, la acción nos queda procesarla, pero efectuando un seguimiento continuo, tanto a priori, como en su desarrollo y a posteriori. En cada momento, debemos enjuiciar nuestra actuación, saber si antes de dar el primer paso es preciso romper determinadas barreras que de no hacerse antes pueden desembocar en una tragedia. Es decir, si queremos fomentar el empleo de las mujeres musulmanas es preciso antes fomentar cierto ambiente de igualdad entre su círculo social, y antes de potenciar ese ambiente positivo será preciso controlar o cerrar el paso de determinados colectivos integristas que podrían asesinar a los cooperantes por su ruptura de las tradiciones religiosas, y así consecutivamente. Pues ante todo, la ejecución de la acción no es un proceso de unicidad, sino que es una situación en cadena de forma que un evento conlleva a otro. Así, en nuestra iniciativa por dota rde un centro sanitario a la aldea nos será preciso construir o buscar un edificio, conseguir que alguien nos suministre los medios médicos, ver que disponemos de un personal que maneja esos medios, y comprobar que esa infraestructura sanitaria puede resolver las principales necesidades en materia medica. De forma, que si hacemos frente a un caso de malaria nos centraremos en erradicarla, así como conjuntamente, en evitar todas las situaciones que puedan favorecer al desarrollo de la pandemia, así garantizando el suministro de agua limpia, las condiciones higiénicas de los hogares y el empleo de mosquiteras en las habitaciones.

Así, una vez alcanzado el objetivo específico se habrá dado con un triunfo, y de forma sinérgica se habrán solucionado tanto consecuencial, al ofrecer condiciones previas favorables a la consecución del fin planteado, como causalmente, al conseguir un objetivo que desencadena a posteriori la consolidación de otras situaciones, el problema que afectaba a la fluctuación de desarrollo en dicha población.

Al final, sólo restará efectuar una evaluación ex-post para medir la sostenibilidad del éxito alcanzado. Así, se enjuicia el proyecto ejecutado al observar las consecuencias y las causas de su consecución.

Por tanto, la herramienta del cooperante en la gestión de los planes de desarrollo es el marco lógico. El medio por el cual la realidad negativa se adecúa a una visión positiva, a cuyo punto es la meta a la que debemos llegar a través de una escala de acciones y reacciones sinérgicas con una garantía de sostenibilidad e implementación futuras.

 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online