- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009


Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

  Guías culturales

RELATOS


Por Guillermo Lacroix
stopros@ciudad.com.ar

 

LA MAÑANA DE MI VIDA


La mañana estaba en ciernes cuando te conocí. El rocío te cubría, frágil y etérea, dinámica y decidida. Todo lo que se puede esperar del día, allí estaba. Dolor y reveses no te eran ajenos, solo te templaban.
Me uní allí contigo. Fundí mi alma a tu estela.

Hermosa como hoy estabas, restaba que explotara tu adultez que hoy muestras para envidia de las rosas. Con pasión y amor logre ser parte de tu alma, la mía era tuya desde el alba.
Uní tus labios a los míos en una rápida y furtiva jugada. Los minutos de la vida fueron fluyendo, como todos, como ninguno en tu compañía.

Será por ello que cada día valoro más mi tesoro, tu presencia.
Yo tengo una deuda, mi mente se nubla y oscurece, con la idea de no ser por un segundo, el eje de tus miradas.
Lo asumo como un castigo por tu gracia.

prendí más de lo que di, tenlo por seguro.
Solo te pido que seas, cerca del mediodía, contención justa y segura. Tolérame con tu ternura, quiero afrontar juntos el desafió de gozar las diferencias, de conocer tus desvelos, de contenerte y contenerme, de enseñarme, sin pausa y sin resuello.

Quiero ir por más y más lejos,
para seguir creciendo juntos,
hasta alcanzar el crepúsculo,
y que nuestra luz sea eterna.

LA YUNTA

Elena deambulada. Mejor erraba. Sus pasos no seguían una dirección precisa, un titiritero de Baco de guiaba? Alternaba adelante y atrás, con izquierdas o derechas.

La fuente, próxima a su última cavilación, le sirvió de posta. No se alejó de allí por un largo tiempo.

Los tránsitos de Elena, siempre esquizofrénicos, daban al final con la fuente. Su rostro mudaba. Nada podía leerse de sus gestos; el rictus de su cara jamás demudaba.

Los que la rodeaban, posesos por otras sinrazones, poco podían inferir de sus trayectos. En la libertad de sus locuras, en sus mundos inconexos; en sus traumas.

Fidel armado de cordura, cruzaba cansinamente el parque y melindroso la acercaba hasta la mesa de la cena.

La amaba de forma pura y casta. La lucha con su mente era saber de que o como rescatarla. Concluyó en una estrategia, un plan que pudiera darle algún indicio. Al terminar la cena, a diferencia de mil noches, evitó que Elena fuera medicamentada. Aguardó. El silencio de los mantras desquiciados poco a poco menguaban, dejando paso a una quietud y calma densa. Nada tenía el pabellón del olor de los azares o las rozas del parque. Dueños eran los acres hedores de colchones y mantas, forzados a contener los espasmos de libertades atadas.

Creyó ver en los ojos de Elena un destello distinto, podía ser la sombra que lúgubre reinaba allí o un rasgo de su propia esperanza. La tomo del brazo ansioso; con sigilo avanzaron a gatas por escaleras y pasillos hasta dar con la salida.

La fuente no les sirvió de destino. Buscaron otros distintos. Elena en su desvaír pleno, Fidel, en un mero acompañamiento, buscaron por los caminos ser libres -en sus locuras- como las hojas y el viento.

MI LLUVIA

Debe ser un trayecto largo.
Inquebrantables desde su morada.
Encierran la energía del sol para ser nubes de mil formas endiabladas.

Apacibles o furibundas, impactan la calzada.
Se deslizan en la gente, convirtiéndose en cascada.

Cuéntenme como lo hacen, cuerpos simples y sencillos de formas redondeadas.
¿Donde reside la magia, como sigue esta zaga?
Miles y miles de años sin pretender otra cosa, que ser una sencilla gota de agua.

BREVE BOSQUEJO DE LA INSPIRACIÓN, SUEÑOS Y GATAS

Insistencia, perseverancia u obstinación; todo es inútil cuando las ideas no surgen. Ni musas ni ideas hacen su aparición quedando la mente en blanco. Más aún, pareciera que la tozudez combatiera su llegada.

En contadas ocasiones me sucede lo mismo con el sueño. Cuando deseo conciliarlo y no fluye normalmente, mis ojos y mi mente se aferran a la vigilia.

Muchos logros de la vida poseen sustento en la insistencia, el empeño o la porfía. Encuentro en la inspiración o el sueño un paradojal contraste.

Sírvase el lector compartir una experiencia. He tenido por mascota ha varias gatas. Estos amables y renuentes seres demuestran con su accionar, y que Lorenz me perdone, una serie de artilugios de comportamiento fácilmente asimilables al díscolo camino del sueño o la inspiración.

Nadie podrá gobernar son ciega obediencia a un felino. Su voluntad es propia y no hay condicionamientos que, a priori, garanticen un proceso causa-efecto. Orden y acción no se encuentran en su lógica. Se puede interactuar con ellas, nunca subordinarlas. Tomar un vaso de leche o pensar en soluciones no tradicionales, así solo así, como hecho aislado, nunca -al igual que con las gatas-, podrá atarse al hecho de dormir profundamente o solucionar el final de un cuento.

Sin embargo, se puede coquetear con ellas, hacer algo más previsible el devenir. He aquí el secreto. La gata es esquiva, pero comprende el cariño. A quién la alimente, le solicitará comida. El cuando, lo verá ella. Pretenderá mimos pero su dosis, modo y oportunidad no tendrá patrón. De allí que no cualquiera pueda tolerar a una gata. Sin embargo entendiendo sus procesos el regocijo es inmenso.

A caramba, Ud. pretende a esta altura, haber consumido un decálogo de irrefutables medidas para dormir placidamente o llenar su cabeza de ideas ingeniosas para su pluma?

Lamento no seré útil, es que he estado hasta ahora embelezado con mi gata y como verá, me ha permitido escribirle estas palabras.

TU AURA

Irradiar perfumes y colores, sentimientos y emociones, describe a algunos seres. Lo que es casi imposible para algunos, es natural para otros. Un aura prístina delata a los galardonados.

Se desconoce quién, sin gozar del don, pueda pretenderlo encontrándose solo. Siempre han sido proyectados, elevados y destacados por otros seres. El amor, la suerte y la perseverancia, los han puesto a su lado.

También ocurre con las pasiones, unos las portan gallardos; otros las cargan pesadas. Y si de piel hablamos soy como la braza, muero si no soy atizado.

Me reconozco sin el don, pero sí afortunado, me acompañas desde siempre, y yo siempre estaré a tu lado. Me proyectas y me elevas; yo te hundo en mis tinieblas y de allí me rescatas, mis fantasmas toman cuerpo si la locura me alcanza.

Evítamela. Susúrrame cual brisa, dame cobijo y calor en tu cama, dale arpegios de arco iris a mis mañanas, no me abandones de noche donde nada es calma.

Obnubílame con pasión, cual gotas de mandrágora.

Mi tarea será escasa, adorarte como ahora, como antes, como nunca, no me cuesta nada y la recompensa será inmensa, refulgir como tu aura.

VANIDAD

La hojarasca cubría el sendero con reflejos crueles. Las ramas se retorcían como garras de un animal horrible. La quietud del ruido, preanunciaba lo inminente.

Una zarpa brutal cortó el aire como un suspiro. Quien contara a los vivos de esas tierras notaria una falta.

Grok, solo podía contener su espanto. Sabía su suerte si se evidenciaba. Contuvo todo reflejo de su presencia, solo aquel que no gobernaba, fluía y lo ponía en evidencia. Se ufanó de ser capaz de algo o de saberlo; de aquella inmovilidad forzada o de conocer su destino. Vog, lo percibió, y no existió (ni existirá) la partícula de tiempo que mida lo que separó vida y muerte. El páramo volvió a su espectral secuencia.

Los seres de tierras cercanas conocían este trozo del averno. El temor de mencionarlo los paralizaba. Todo era como parecía. Nada podía anteponerse a la naturaleza de Vog.

Sobre la senda inmunda se aventuro Nosing, aún a sabiendas del peligro. Deliberado y desafiante quebró una rama, tosió y prendió fuego. Su suerte estuvo echada.

Vog se alimentó de nuevo.

Nada hay más repulsivo que la vanidad encarnada, Vog vive en este tiempo, mudando de alma en alma.
Anida dentro cada ser que se jacta, para instantáneamente, dejarlo sin nada.
Vog -la vanidad-, ser y alimento, castigo y condena, son una misma entidad.

Vog será un eterno trotamundos.


Volver a Relatos Cortos...


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online