- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009


Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

  Guías culturales

RELATOS


Por Javier García García


IBA CAMINANDO...

Iba caminando con mis viejos guantes puestos en los pies cuando de repente el televisor se encendió estando desconectado -¡Maldición, por que siempre se enciende a esta hora!- me dije con mucho coraje, así que tomé el control remoto y se lo lancé con fuerza para apagarlo, como lo hago todos los días. Mas tarde después de bañarme con el cubetazo de agua helada y desayunar lo mismo, me fui a robar el periódico. El vendedor me saludó como todas las mañanas, pero esta vez me dijo algo mas; -¡Hay una noticia increíble en primera plana!, ¡Esto si que es raro!, ¡Adelante, cómprelo!-. Yo, emocionado, arrebaté el periódico de su puesterete y me fui corriendo a casa, es lo que hago todos los días. Una vez que llegué a la casa me quité de la cabeza la bacinilla que me pongo siempre que salgo, la uso desde que un día, cuando era pequeño estaba deseando en voz alta que lloviese dinero, lo deseé en tono tan alto que mi abuela enojada me dijo - ¡La única forma de que te lloviera algo que no fuera agua, seria que te pusieras tu bacinilla en tu cabezota de burro!-. Desde ese entonces sigo intentando que me llueva el dinero que pido, pero siempre lo único que termina cayéndome en la cabeza son mis orines y mi mierda. En fin, una vez que llegué a casa mire con rapidez hacia lo que decía el periódico en primera plana y al acabar me impresioné tanto que tuve que correr y gritar por toda la casa como si estuviera loco, lo hice por tres días y después de que por fin me controlé volví a leer “¡El asombroso caso de el perro que puso un huevo!”. No pude aguantar de nuevo la impresión y jalé los cabellos de mi cabeza hasta arrancarlos. ¡Era increíble!, lo más raro que se había visto hasta ahora, ¡era mucho mejor que la noticia de la vaca que hablaba y de sus ubres brotaba oro líquido!, estaba tan conmocionado que ni siquiera me di cuenta que el televisor llevaba tres días encendido, me tranquilicé un poco, tomé el control remoto y se lo lancé con fuerza, como siempre, también olvidé ir al baño y comer, así que me dirigí a la cocina en donde pongo mi bacinilla y empecé a defecar, mientras tanto me puse a hojear y tratar de encontrar otro artículo importante en el periódico, pero nada lo era tanto como lo del perro, en lo único que pensaba era en ir a verlo con mis propios ojos y talvez, si podía, obtener el huevo como recuerdo, mientras hojeaba algo se iba elevando frente a mi y rozó mi cabeza, voltee hacia arriba y me di cuenta de que todo mi excremento se había salido de la bacinilla y estaba flotando, esto se debía a los fenómenos del clima de Marzo, pero no me importó, me dirigí a la sala a comer algo, pero para mi mala suerte solo había hoyos de donas, que no quitan el hambre pero engordan igual, después me puse la bacinilla y tomé el auto que estaba frente a la casa de a lado para ir a ver a ese perro. Como el auto no tenía llantas en vez de tardar 20 minutos tardé 30. Al llegar a el lugar me sorprendió ver la gigantesca carpa de circo con un letrero igualmente grande que decía: “¡¡¡¡Pase a ver al increíble perro que pone huevos!!!!”, se me hizo muy extraño que no hubiera gente en ese lugar ni en ningún otro lado, pero después recordé que el vendedor de periódicos y yo éramos las dos únicas personas que existían así que estacioné el auto y decidí tomarme mi tiempo para devolverlo. Fui a todos los puestos de comida pero todo era excesivamente caro, después entré a la carpa para ver a la única y principal atracción, y allí estaba, era increíble, era un perro realmente diferente a los demás, algo totalmente fuera de lo común, pero luego recordé que nunca había visto a un perro y me pregunté si así era uno en realidad, estaba sentado sobre un gran montón de paja y por algunos hoyitos se podía ver el gigantesco huevo que empollaba, ¡Tenía que obtener ese huevo a como diera lugar!, en varias ocasiones traté de burlar al perro pero este era mas astuto y me soltaba un mordiscón, luego lo intenté de la forma amable contándole algunos chistes pero solo me pelaba los dientes. Dos horas después me di por vencido de conseguirlo por la buena y regresé a la casa que esta a lado de la mía para tomar prestado un revólver. Al llegar de nuevo a la gran carpa, no me detuve a pensarlo, apunté el arma y jalé del gatillo pero con tan mala puntería que la bala fue a dar directo a la cabeza del vendedor de periódicos que iba entrando en ese momento, murió instantáneamente. -¡Si seré pendejo!- me dije –es la quinta que mato por culpa de mis equivocaciones-, volví a apuntar pero en ese momento el cascarón del huevo empezó a romperse y de el salió una persona, era idéntica a mi y al vendedor de periódicos, todos éramos iguales, un poco consternado voltee a ver al perro y me di cuenta de que era mi madre.

EL TIEMPO Y LA SOLEDAD

Una vez, cuando solo existían el viento, las rocas y seres de los cuales ni siquiera vale la pena nombrar, una pequeña planta emergió, esta empezó a crecer y de ella brotó una mujer, era hermosa, de ondulada cabellera castaña, piel de vainilla, su cuerpo había sido delineado por finísimas curvas, emanaba el aroma mas dulce que haya existido, su rostro era bello, su ser embelezaba a cualquiera, tal fue el caso de el viento y la roca.

El viento le llenaba de coqueterías, la roca en cambio era tímida, y cuando observaba a su mejor amigo el viento jugar y divertirse con ella, la roca sentía algo en su interior que nunca antes había sentido.

Cuando la roca se acercaba a la mujer en un mero impulso de valentía, ella se asustaba debido a que la roca era imponente y brusca inconcientemente. Incluso ni si quiera el viento advertía lo que la roca sentía y poco a poco entre él y la mujer se creó un lazo de amor, eran felices, todo era perfecto, casi todo.

Un día después de que el viento y la mujer pasaran todo el día jugueteando, el viento descansaba mientras la mujer iba a recoger algunos frutos, él lo veía descansar, estaba oculto, había sido silencioso.

Ese día la roca estuvo vigilando desde el amanecer, verlo jugar con ella frente a él solo alimentaba su odio, ese odio que comenzó a acumularse desde que el viento y ella se conocieron, desde que se dio cuenta de que la suerte no estaba a su lado. Se acumuló en una porción tan grande que estalló en su interior, odió a su mejor amigo, lo odió tanto que mientras este descansaba lo golpeó hasta matarlo. El primer golpe lo dejó aturdido y agonizante, la roca se percató de cuan estaba sufriendo su amigo, y de cuan confundido estaba, no tenia ni la mínima idea del porque, la roca se lo dijo, el viento rompió en llanto, la roca también, continuó golpeándolo, su brutal fuerza hizo que apenas el cuarto golpe lo matara.

Estaba arrepentido, el era el culpable, no, era la mujer, toda la culpa era suya.

Ella regresaba con los frutos cuando en el camino se encontró a la roca, inmóvil, viendo hacia ella, comenzó a sentir miedo, la roca empezaba a dirigirse hacia ella, cada vez mas cerca, tiró los frutos y comenzó a correr, no obstante la roca era mas rápida, la roca la mató.

Otros vientos surgirían después, al igual que otros humanos, pero ninguno quería ser su amigo y ningún humano era tan hermoso como aquella mujer. Cada día durante su eterna vida, la roca viviría solamente acompañada por la pena y la soledad.

VECINDAD GLOBAL

Los niños se sienten valientes, los jóvenes creemos ser los dueños de todo, los adultos también, los mayores de treinta temen hacerse viejos, los viejos presumen sentirse como jóvenes. Las abuelas son conservadoras, muchas abuelas se adaptan. Hay mujeres que venden su cuerpo a cambio de algo de pasta, hay hombres que dan efectivo a las mujeres a cambio de su cuerpo. Hay personas que se quitan la vida, hay personas que quitan la vida, hay otras que la dan por algo. Hay autos muy veloces, hay autos que disparan, ambos pueden matar. Una característica de un perro es que siempre seguirá su cola. El hombre siempre será victima de enfermedades crónicas, tales como el amor. Siempre habrá gente que entra a Internet para ver el video de una ejecución. Las fotografías de cadáveres ya no son la novedad, pero la pornografía nunca pasará de moda. El planeta se esta jodiendo, ¡claro que nos importa! Pero luego hablamos de eso. A todos nos gustaría ver algo perfecto, pero sabemos perfectamente que eso no existe. Los científicos a menudo se equivocan, o tal vez me equivoque, pero errando se aprende. El sueño del pobre es ser rico, el del rico es ser mas rico, solo el del rico se cumple. En estos momentos seguramente una abuela conservadora acaba de morir. Sabemos que Platón tuvo un amor inalcanzable, le pasa a cualquiera. ¿De que moriremos? No hay que comer ansias, algún día lo sabremos. Creemos en los extraterrestres, muchas personas prueban su existencia, me pregunto si los extraterrestres creerán en los charlatanes. Si me haces daño, yo te haré daño, pero si me matas yo no te mataré. Hay tipos blancos que imitan a los tipos negros, un tipo negro se hizo blanco. Pienso, luego escribo.

Volver al Relatos Cortos...


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online