- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus








  Guías culturales

PAUL VALÉRY DA VOZ A MONSIEUR TESTE

Jorge Peña Argibay
xurxopena@hotmail.com

Que Valery necesitaba de una liberación por la comunicación humana nos lo muestran claramente las añadiduras que sufrió en el trascurso de tres decenios el monstruo de pensamiento y de conciencia por él creado, Edmond Teste (teste= tête= cabeza). Cuando apareció la soirée avec Monsieur Teste, en 1896, en la revista “le Centaure”, era un producto, absolutamente exento de ironía, de la cocina experimental a lo Poe. De hecho, el retrato imaginario de Monsieur Teste se apoya en un esbozo que el significativo título Memoires de Auguste Dupin. Teste proviene de Poe-Dupin, y proviene de Mallarmé, el pálido santo de la nueva poética, en cuyos incorpóreos versos ve Valery principalmente los resultados de una inmensa álgebra lírica. Más tarde (1912) tiene que reconocer, en algunas cartas muy reveladoras a Albert Thibaudet, que Monsieur Teste, ese proyecto informe, casaba mal con Mallarmé. Y más tarde todavía (1938), y más convincentemente, lo relaciona con Dégas o, mejor dicho, con su concepción de Dégas, puesto que al verdadero Dégas todavía no lo conocía y era además menos simple.

En todo caso el “falso retrato de nadie”, como lo llama ahora, es tan sugestivo, que las lecturas lo toman sin vacilación como autorretrato del escritor. Porque ¿quién había de ser este monstruo de conciencia y de inteligencia, este espartano del pensamiento, que tacha lo vivo, traga sus comidas como un laxante, se entrega totalmentea la terrible disciplina del espíritu y se convierte en su propio sistema; que nunca dice nada impreciso y que es tan riguroso, tan nuevo, tan veraz, tan limpio de todo engaño, y de todo milagro; Quién había de ser sino el mismo autor de veinticuatro años, que se crea en la figura de un hombre de cuarenta años, de patrón burgués y francés, su ídolo intelectual? O, dicho más a lo Valery: no crea, sino hace, confecciona, manufactura. Idénticamente había procedido en el escrito Introduction à la méthode de Léonard De Vinci (1895), en el que sustituye al Leonardo histórico por otro, cortado según las necesidades de su propio espíritu.

Paul Valery no abandonará jamás esta posición extrema de fabricación dirigida por el intelecto. Se aferrará al concepto de fabrication poétique. “No me asusta la palabra fabication – explica ya septuagenario-, porque poesía significa fabicacion”. Juega aquí con el significado original griego de la palabra (poiein= hacer, producir). Pero mientras en su juventud recalca exclusivamente el único y, como reconoce más tarde, “violento concepto de la capacidad intelectual”, con los años se convence cada vez más firmemente de que ningún hacer puede sustituir al ser, de que todo hacer está enraizado en el ser. Esta dimensión está ausente del Teste original, y por eso le llama Valery, en una carta escrita quince años después a Albert Thibaudet, “la caricatura de un ser, al que primerohabría que dar vida”. Y trascurridos otros quince años escribe esa maravillosa Carta de la señora Emile Teste (1925), comparable a sus mejores poesías, en las que el cerebro Teste se transforma en el hombre Teste. En este documento de inteligentísima inocencia y delicadísima ironía, en este escrito situado de excepcional dulzura intelectual, al proyecto riguroso en exceso de su juventud viene a añadirse el ser.

El mito intelectual adquiere carne y vida. ¿Quién hubiera podido imaginarse a aquel Monsieur Teste de la soirée avec Monsieur Teste como un hombre casado? ¿O como un hombre de severidad angélica, pero que también puede ser “estúpido animal”, con plena libertad para la tontería y la bestialidad? ¡Ver brillarel dulce resplandor de un hombro bastante impecable entre dos pensamientos, no es desagradable!.

 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online