- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus








  Guías culturales

PERSONAJES FEMENINOS DE NOVELA POLICÍACA

Jorge Peña Argibay
xurxopena@hotmail.com

El objeto de mi estudio se centra en los personajes femeninos de tres obras representativas del género policiaco que son, The Big Sleep(1939) de Raymond Chandler, Red Harvest(1929) de Dashiel Hammett y The Hound ofBaskerville(1902) de Sir Arthur Conan Doyle [1].

Quien mejor que el propio Chandler para definirse a sí mismo:

Paso por ser un escritor insensible, pero eso no tiene sentido. Es simplemente una manera de proyectar. Personalmente soy sensible y hasta tímido. A veces soy cáustico y belicoso en extremo; otras absolutamente sentimental. No soy un ser sociable porque me aburro con mucha facilidad, y el término medio nunca me satisface, ni en la gente ni en ninguna otra cosa [2].

Raymond Chandler nos presenta a la primera mujer de The Big Sep [3], una de las hijas del general Sternwood: “Deberían destetarla. Ya tiene edad suficiente”. Carmen Sternwood, parece ser una muchacha alegre, inocente y totalmente despreocupada. Miembro de una familia en la que ocupa un lugar prototípico de niña educada en donde la permisividad absoluta forma parte de un estilo de vida. Esta visión se corresponde a concepción familiar burguesa y despreocupada. Su naturaleza ofrece una autenticidad y lucidez reflejo de su atrevimiento en una sociedad que la reconoce como mujer digna de atención. Su educación presenta algunas carencias:

Carmen asistió a media docena de escuelas, cada vez más liberales en la admisión, y terminó donde había empezado. Sospecho que ambas tenían, y siguen teniendo, los vicios propios de sus edades.

La aparición de úlceras de comportamiento, no son más que el principio de una artritis de carácter. Involucrada de forma directa en el asesinato de Geiger, deambula entre la ironía y la falsa inocencia:

A primera vista, ninguno de los tres tiros había fallado. Estaba más muerto que una piedra. Acerqué el vestido a la silla de teca. Carmen Sternwood olía a éter desde unos metros de distancia. Seguía soltando risitas ahogadas y un poco de espuma le escurría la boca. Le di unas palmadas en la cara. Parpadeó y dejó de reír.

No es esta la única ocasión en la que el carácter afable de la Sternwood se contrapone con su tendencia al uso de armas de fuego, si bien es cierto, que el hacer uso de ellas no le valga de mucho, aún cuando goce de la protección del detective Marlowe. Consciente de atractivo físico, Carmen juega con Philip Marlowe [4],dejando patente una total falta de prudencia, y se proyecta como una víctima pasional. La desilusión, es el resultado de su búsqueda:

La cama estaba bajada. En ella, alguien se reía. Una cabeza rubia estaba recostada en mi almohada. Carmen Sternwood se encontraba echada de espaldas en mi cama, riéndose de mí. Estoy completamente desnuda, me dijo, después que di una chupadaal cigarrillo y la hube mirado durante un minuto. No me obligue a vestirla de nuevo. Estoy cansado. Aprecio todo lo que me está ofreciendo. Le doy tres minutos para que se vista y se vaya. Si en ese plazo no lo ha hecho, la sacaré por la fuerza, tal como está, desnuda, y después le tiraré las ropas al pasillo.

Desde el momento es que Marlowe rechaza los favores sexuales de Carmen, se adivina una contrariedad de ésta que desemboca en el descubrimiento final de una asesina que valora la sexualidad: Las prohibiciones vinculadas al parentesco o la exogamia forman parte de la regla humana a pesar de numerosos matices culturales. No se trata solo de la regla de parentesco sino que lo infringido es la regla del matrimonio. En ninguna sociedad humana la procreación se ha dejado al impulso instintivo elemental, y la imperiosa tendencia natural de los seres vivientes a la reproducción, debe compaginar, junto a la no menos natural e imperiosa en el hombre, con la de refrenar sus impulsos [5].

Carmen [6] es una mujer enferma, y su mal se revela en un momento crítico:

Su mano, que sostenía aún el revólver vacío, empezó a temblar violentamente. Se le cayó el arma. Todo su rostro se descompuso. Entonces su cabeza giró hacia la izquierda y asomó espuma en sus labios. Su respiración se hizo ronca y se desplomó.

Las energías más potentes son desde su origen egoístas. Los impulsos egoístas en relación con la comunidad tienen menor intensidad, porque la líbido es más fuerte en los impulsos fundamentales. El defecto más importante en lo asocial lo constituye la incapacidad parcial de comprender los valores y la estructura de los mismos. El desarrollo de su personalidad se estanca en la etapa interior, a pesar de funcionar la capacidad intelectual normalmente. Las ventajas de sus debilidades son muy claras y a menudo se le alaba por su proyección sentimental, como polifacética por su habilidad psíquica e intelectual [7].

Saber perfectamente en el mundo en el que vive, no le ha impedido definirse en su orgullo de Sternwood, asi nos brinda el lado grave y fiero del narcisismo. Segura de sí misma y de la repercusión de sus acciones y del ámbito que ocupan sus palabras, se somete a un nivel de exigencias íntimas propias de tentaciones que desembocan siempre en decadencia personal. Parece la tendencia criminal de Carmen Sternwood más fruto del mundo circundante, que de la educación fallida a la que hace referencia su padre.

Todas las consideraciones , descripciones y comprensiones biológicocriminales se mueven entre dos polos: disposición y mundo circundante. Conceptualmente, pueden separarse, aunque en cada caso particular forman un todo inseparable, pues la disposición gana su significación a través de su planteamiento en las vivencias del mundo circundante; pero lo que se vive en el mundo circundante y cómo se vive, depende esencialmente de la disposición de la personalidad viviente [8].

Existe acaso un causante directo de los problemas de Carmen y de su tendencia asesina, o bien no es más que un reflejo de su dilatada personalidad [9].

Lahermana de Carmen, Vivian, orgullosa y severa, mantiene la tensión del relato hasta el final. Su padre la ve como:

Vivian es mal educada, exigente, lista y bastante despiadada”. Sus chequeos a Marlowe son constantes y persuasivos: “Bien; entonces, ¿cómo va usted a enfocar el asunto?. Papá no quisiera que la policía se mezclara en el asunto. No veo que haya motivos para andar con tapujos, y no me gustan sus modales.

Su personalidad consigue integrar a la mayoría de los personajes en un universo de contradicción y dudas. Impregna la narración de un perfume agresivo y distante, portador de partículas afiladas de sabiduría y consistencia. Intenta mantener la buena reputación de la familia, concretamente de su hermana, guardando su gran secreto. Casada con un hombre de dudosa reputación, se presenta como una mujer liberal, abandonada por su marido, sin que esto parezca afectarla mucho. No se trata solamente de guardar las apariencias, existe una búsqueda caracterizada por su agresividad y distanciamiento. Existe en ella un sentimiento de superioridad, derivado del dinero y del poder que le ofrece pertenecer a una familia, en la cuál, cada miembro hace lo que le viene en gana. Su dignidad y su honor la obligan a acercarse a Marlowe, pese a que en un principio duda de su valía. Su ternura y tranquilidad, sufren una fuerte agresión con su afición al juego:

La muchacha se ruborizó. Sus mejillas permanecieron blancas. Se rió desafinadamente y dijo con amargura: Una jugada más, Eddie. Todo lo que tengo al rojo. Me gusta el rojo; es el color de la sangre.

Pese a su afición, consigue mantener su rango, sus contradicciones la autojustifican, y así, lejos de sentirse culpable conserva una fuerte pasión que la convierte en espejo de admiración por su entorno más cercano:

In psychoanalysis the concept of psychic space also contains within it a notion of displacement, or transference. Where as individual clients are said to map emotional problems on to the patient/therapist relationship, which are then examined within the session, fiction is also expressed as a form of gestalt, in wich the reader´s concerns are expressed and relieved by the text itself [10].

Su lucidez nutre su falta de concreción, y sus sentimientos, al margen de cierta violencia se manifiestan en análisis concretos y racionales. Ella no es una mujer culpable, tampoco es una víctima. Posee una fuerza muy persuasiva que por momentos roza la enfermedad de la desconsideración. Únicamente en su confesión ante Marlowe se muestra como portadora de una fuerza tremendamente racional: la del amor y protección de una hermana, hasta el punto de estar dispuesta a resocializarla. A través de su experiencia, se manifiesta la sicología y la moral a la hora de construir personajes femeninos de Chandler. Desde luego, la ingenuidad no forma parte de su vocabulario personal.

Todas las consideraciones , descripciones y comprensiones biológicocriminales se mueven entre dos polos: disposición y mundo circundante. Conceptualmente, pueden separarse, aunque en cada caso particular forman un todo inseparable, pues la disposición gana su significación a través de su planteamiento en las vivencias del mundo circundante; pero lo que se vive en el mundo circundante y cómo se vive, depende esencialmente de la disposición de la personalidad viviente [11].

En un mundo sórdido, al que no querría haber pertenecido, aparece la rubia Agnes, un personaje fabricado a medias entre una melancolía triunfal y una espesura socarrónico-sentimental, rodeada de una tupida vegetación de criminales y contrabandistas:

La rubia Agnes movió la cabeza lentamente y me dirigió una mirada. Los ojos de ambos contenían mezcla de astucia, duda y rabia contenida. Bruscamente, Agnes se arrancó un cabello con las uñas plateadas y lo partió con una amarga sacudida. Brody dijo, por fin: No va a ir a la poli, hermano. No lo hará si es para los Sternwood para quienes está trabajando.

Controla muy bien sus impulsos, mostrando una ingenuidad, con mezcla de risas, lucidez y sentimiento, sin dar ventajas al enemigo, personificado en Marlowe [12]:

La rubia Agnes dejó escapar un gemido brutal y escondió la cara en un cojín que había en un extremo del sofá. Me mantuve quieto y admiré la línea alargada de sus muslos.

Como si de castillos en el aire se tratara, convierte el retrato de su jefe en una meditada lealtad íntima. Es época de derrotas, pero en los asuntos difíciles, es en donde esta mujer templa sus nervios y envía sus encantos a cuidar y mantener unjardín de arbustos poblados de secretos personales y privados. Pese a todo, la dificultad de pintar las mentiras ajenas la llevará a reconocer sus cicatrices.

Las mujeres deThe Hound of Baskerville son personajes que no se consideran a sí mismas. La Señora Barrymore se presenta en un ángulo más bien exterior, como mujer trabajadora y prudente, que pasa inadvertida, bajo una descripción física de carácter normal:

Era mujer voluminosa, impasible, de facciones muy marcadas y de labios de expresión dura y firme. Pero sus ojos delatores estaban rojos y me miraron por entre sus párpados hinchados.

Pese a ello Holmes llegará a desconfiar de ella y de su marido como posibles asesinos. Persona de carácter sencillo entregada en cuerpo y alma a un amor fraterno de trágico desenlace. Es fiel a su jefe, pero está dispuesta a romper sus votos de lealtad para mantener su secreto. Personaje triste y amenazado por su propio escenario interior. Consciente de su propia degradación, y con dificultades para soportar la realidad de los hechos, encontrará su liberación en la trágica muerte de su hermano:

Para todo el mundo era el muerto el hombre violento, mitad fiera y mitad demonio; para ella, él había seguido siendo siempre el muchachito voluntarioso de su juventud.

La señora Lyons, en el plano de los sentimientos es una víctima propicia para el señor Stapleton. Deseosa de casarse, sucumbe fácilmente a los enredos bien preparados del mencionado señor. Mujer para quien el matrimonio es símbolo de reconocimiento social, para lograrlo está dispuesta a engañar, aunque con límites, cuando menos hasta el asesinato. Existe en ella una tendresse tranquile, que constrasta con el impulso demoníaco del señor Stapleton y con la atmósfera de misterio en el que se mueven los acontecimientos:

Del pasaje de entrada desembocamos a la avenida, en la que de nuevo se silenció el traqueteo de las ruedas al pasar por encima de las hojas, los viejos árboles extendieron sus ramas sobre nuestras cabezas formando un oscuro túnel. Al mirar por la larga y oscura avenida, al final de la cuál brillaba lo mismo que un fantasma el palacio, Baskerville experimentó un estremecimiento.

Es muy significativo que su pasión esté encubierta prácticamente hasta el final del relato, de modo que representa un simbolismo oculto, en el cuál podemos reconocer la fortaleza del asesino. Su conducta es la de una mujer razonable, complaciente y presa de una fuerza irracional. El desenmascaramiento del futuro asesino como hombre casado la golpea en toda su sabiduría y bondad, al tiempo que de esta contradicción emana su buen corazón:

La verdad ya no es un secreto. La persona que ha venido pasando por hermana suya es en realidad su mujer. La señora Lyons había vuelto a sentarse. Sus manos apretaban los brazos de su sillón, y pude ver que sus uñas sonrosadas estaban blancas por efectos de la presión que hacían sus manos. ¡Su mujer, repitió! La mujer repasó aquello y, después levantó la vista para mirarnos con el rostro firme y rígido de una mujer desesperada. Eso me hizo jurar. Aseguró que la muerte era muy misteriosa, y que si se hacían públicos los hechos sospecharían de mí con toda seguridad. Me asustó para que permaneciese callada.

Su verdadera importancia radica en ayudar a Sherlock Holmes a aclarar e interpretar ciertos indícios, antes que los motivos desconocidos que impulsaron al criminal: la señora Lyons contribuye a la verificación de los hechos.

La importancia de este concepto se hace evidente cuando se comprende que a través de aquéllos formamos nuestra opinión acerca de cómo se cometió el delito. La única alternativa sería sorprender al culpable in fraganti, lo cuál, junto a la confesión, que en otro tiempo se consideraba como la prueba máxima, son las excepciones en la investigación criminal. Antes de que los indícios adquieran valor como eslabones de la cadena de pruebas, sirven como sugestiones o indicaciones para el esclarecimiento del crimen y constituyen el centro de las tácticas criminalistas [13].

La señora Stapleton, navega en balsa movible y anegable y, de no ser por la ayuda de Holmes, a buen seguro que llegaría a hundirse, en el recorrido que lleva desde la convivencia con su falso hermano hasta la relación que quiere mantener con sir Enrique. Si hubiera que valorar su conducta desde un punto de vista moral, en un principio, nada más conocer su matrimonio, valoraríamos sus contradicciones y sus comportamientos como pedazos de incertidumbre. Sensata, incosciente y solidaria.Una vez que conocemos su verdadera situación de maltrato y humillación entendemos sus actos como fuente de desesperación. Su pesimismo la lleva a advertir a sir Enrique del peligro que corre a su llegada:

¡Vuélvase! –me dijo-. ¡Regrese inmediatamente sin entretenerse en nada a Londres!. Hablaba en voz baja y anhelante, vocalizando con un curioso ceceo las palabras. Pero haga usted lo que le pido, por amor de Dios. Vuélvase y no ponga otra vez los pies en el páramo.

Demuestra feracidad y valentía en su relación con sir Enrique:

Iba sir Enrique por el sendero del páramo, a cosa de un cuarto de un cuarto de milla de distancia, y marchaba a su lado una mujer, que no podía ser otra que la señorita Stapleton. Era evidente que ya existía entre ellos una inteligencia y que se habían citado allí.

Personalidad débil, ansia de libertad, sumisión, existencia dificultosa, necesidad de redimirse, convive en ella el conflicto trágico entre su espíritu y el mundo. Pero en el pantano vive una mujer diferente, oculta y dueña de la noche:

Y de pronto, en lo más cerrado de la noche, llegó hasta mis oídos un sonido claro, vibrante e inconfundible. Era el sollozo de una mujer, el grito de angustia ahogada y ahogadora de quien se siente desgarrado por un dolor imposible de dominar. Me senté en la cama y escuché con la máxima atención. Aquel ruído no podía venir de lejos, y procedía, sin duda alguna, de dentro de la casa..

Pocas personas existen, incluso entre los pensadores más serenos, que no hayan creído alguna vez en lo sobrenatural, enfrentándose a ciertas coincidencias tan extraordinarias, que la inteligencia se siente incapaz de considerarlas como tales. Semejantes sentimientos, ya que esta semicreenciaa que aludo jamás posee la energía perfecta del pensamiento, no pueden ser reprimidos sino difícilmente, a no ser que no se les atribuya la ciencia del azar o, técnicamente, al cálculo de probabilidades. Éste, en esencia, es puramente matemático. Así, nos encontramos con la anomalía de la ciencia más rigurosamente exacta aplicada a la sombra y a la espiritualidad de lo que más impalpable se encuentra en el mundo de la especulación [14].

Hammett introduce a Mrs. Willsson en una senda pedragosa de actividades dudosas raramente enunciadas (¿A dónde fue a parar la noche del asesinato de su marido mientras que su detective favorito la interrogaba?). Por un momento el lector desearía conocer toda la realidad [15]. La abstracción de estos misterios, esconde el verdadero sentir de la estrella interpretativa:

Me fui preguntándome por qué la verde puntera de su chinela izquierda estaba oscurecida y mojada con algo que bien pudiera ser sangre.

Y es que ella es la sospechosa principal del asesinato de su marido. Dotada de una personalidad exaltada se transforma en un ser tranquilo en cuanto los periódicos y la gente hablan de muertos y heridos. Su papel de protagonista se ve superado por una osadía con aire melancólico y,así pasa a encarnar unpersonaje muy diferente, evasivo y fugaz. Absorbe el rítmico balanceo de una mecedora y se oculta en su existencia de persona normal. Aunque el viejo Willsson no se lo crea:

Sí, lo estaba, -dijo sin chillarme-, y es dominadora, y está mimada, y es suspicaz, y avarienta, y miserable, y sin escrúpulos, y es falsa, y egoísta, y mala, y toda ella es mala...Me molestaría que un hijo mío le fuera fiel. Aunque es bastante probable que lo fuera. Hacía cosas así....Yo puedo decirle que esa pelandusca francesa le mató, y yo puedo decirle que todas esas otras estúpidas suposiciones que hace usted se equivocan de cabo a rabo.

Sugiere la Willsson una ilegalidad que se transforma en sospechosa y recibe la visita del verdugo para asentarle un corte despiadado, que trae como fruto una extraña pasión (la que tenía por su marido):

Eliu Willsson me miró recelosamente y preguntó: -Bueno, ¿y qué?. Mientras yo aguardaba , su nuera recibió un recado telefónico, salió, regresó con algo que parecía sangre en el zapato y me dijo que su marido no regresaría a casa. Le mataron a las diez y cuarenta. Ella salió a las diez y veinte y volvió a las once y cinco. ¿Está en la cárcel.

La señora Willsson es un personaje sin inhibiciones, en la vertiente de lo que señalaba Chandler: Escritores como Fielding y Smollet podrían parecer realistas en el sentido moderno porque en general, dibujaban personajes sin inhibiciones, muchos de los cuáles no estaban muy lejos de la frontera de la ley, pero las crónicas de Jane Austen sobre personas muy inhibidas, contra un fondo de aristocracia rural, parecen bastante reales en términos psicológicos [16].

Hammett sigue madurando su personaje de una forma pausada, a través de una supuesta esposa formal y de buena familia que no ha roto un plato en su vida.

A este tipo de personaje, Linda Seger lo define como simbólico: Este tipo de mujer es un personaje simbólico, que representa a la esposa perfecta. Todo lo relacionado con ese concepto forma parte de su carácter, incluída la obediencia a su marido y el compromiso de procurar que la casa esté limpia, servir buena comida y contentar a sus hijos. Esos personajes no poseen ninguna característica que no esté directamente relacionada con su papel de buenas esposas y no se permite que las imperfecciones de la vida real inherentes a su condición de mujer casada influya en su personalidad [17].

Y no sólo eso: el desarrollo de sus relaciones con los temibles del pueblo, alumbran una inquietante mujer soñadora. Quedan atrás sus primeros pasos en los que presagiaba desgracias infinitas, ahora “ella” es el espejo profeta en el que se reflejarán sus anunciadas desventuras:

Dijo que Donald había ído a casa de una mujer llamada Dinah Brand con un cheque de 5.000 dólares. Me dio la dirección. Cojí el coche, fui allí y estuve esperando en el coche, en la calle, hasta que salió Donald. Mientras aguardaba allí, ví a Max Thaler, a quien conocía de vista. Fue hacia la casa de esa mujer, pero no entró. Se alejó. Entonces salió Donald y echó a andar calle abajo. Acababa de de poner en marcha el motor cuando oí los disparos y ví caer a Donald. Bajé del coche y fui corriendo hasta él. Estaba muerto. Me quedé helada. Entonces llegó Thaler. Me dijo que si me encontraban allí dirían que yo le había matado.

Mrs Willsson es, por un lado, derrota (por la muerte de su marido), por otro, equilibrio (fruto de su sobriedad ), y finalmente necesidad (a causa de una soledad insoportable). A través de estos tres polos, podemos verlavagabunda y hermosa.

Existe en Red Harvest un síndrome: el de Dinah [18]. Puede observarse por todas partes, empezando por la introducción (que no existe) de Hammett, en los diálogos premonitorios del gran detective, en los manoseos intelectuales del señor Eliu, en la tensión narrativa y en los amaños (más o menos logrados) de Noonan. No hay despreocupación ni indiferencia en los individuos que rodean a Dinah, su presencia los vuelve impulsivos, provocadores, llegando a dotarlos de una personalidad compulsiva (a veces se llega al asesinato). Y no desde un punto de visto médico o de psicoanalista, sino como ausencia de voluntad propia, destruída por el acometer de Dinah:

Andaba buscando trapos sucios. Yo sabía de algunos: unos certificadosy otras cosas que pensé que podían valer unas perras algún día. Es que soy una chica a quien le gusta enterarse de algunas cosillascuando puede. Le dejé echarles un vistazopara que vieran que eran cosa buena. Y vaya si lo eran.Entonces discutimos cuánto. Todo era puro camelo, pero el hombre había visto poco mundo y se lo tragó... Me soltó las solapas, puso las manos a la espalda y se echó a reír en mí misma cara.

A Dinah no le atrae el dinero, lo que la excita realmente es la abundancia de dinero. Imaginarla dándose un baño caliente de dólares no es muy difícil:

Puede que tenga un lado bueno. Y puede que calculara sencillamente que no iba a ganar suficiente dinero como para compensar el riesgo de que la pescasen metida en un lío... Dinah me dijo que le daba miedo. Quint había amenazado con matarla. Parece como si todos hubieran caído en sus redes, antes o después. Todos los que ella se propuso – dijo, y habló en serio. -¿Y Donald Willsson fue el más reciente?, -pregunté. –No lo sé. Nunca había oído que existiese algo entre ellos, y nada he visto.

La exuberancia que se desprende del rostro de Dinah, sólo es equiparable a las formulaciones y explicaciones del detective sobre su persona, los cuáles nos llevan a precipitarnos sobre el espacio personal de esta mujer:

El director del First National Bankla define como: una ovejita descarriada, como se dice, una tusona de lujo, una sacacuartos de campeonato de primera división. Ella es la Dandy [19].

De esta forma surge el grito que presiona y obliga al lector hacia un entusiasmo estético, porque ella es calidez , contrariedad y, agresividad:

Dinah le soltó la muñeca, le dio la espalda y alargó el brazo en busca de la ginebra y el agua de seltz. Estaba sonriendo. No me gustó la sonrisa. Dinah se disponía a pegarme en la cabeza con el sifón, un sifón de cristal y buen peso que me hubiera hecho pedazos la cabeza. Dejó el sillón y la ayudé a llevarle arriba, a la cama. Cuando vi que comenzaba a abrir los ojos dejé que ella terminara lo que fuera necesario y bajé nuevamente al comedor. Allí se reunió Dinah conmigo quince minutos más tarde. Jerry probó suerte de nuevo conmigo. Más Dinah le estropeó el plan arrojándole el cadáver encima. La amarilla cabeza sin vida le dio en las rodillas. Me lancé sobre él antes de que recuperase el equilibrio.

Atenta, vigilante, curiosa, percibía las necesidades de quienes la rodeaban y, así ejercía su embrujo, de una forma sencilla al tiempo que extraordinaria:

Tim no se suicidó, lo mató Max. Lo que te estoy diciendo es un hecho. Noonan era como un padre para Tim. Llévale las pruebas y se tirará sobre Max de manera digna de ver. ¿No es eso lo que andas buscando?.¿Hay pruebas?. – Dos personas llegaron junto a Tim antes que muriera y les dijo a las dos que Max lo había hecho. Las dos están aún en la ciudad, aunque una de ellas no va a vivir mucho tiempo... Si hablara usted mi idioma – Quizá lo hablase, si supiera cuál es. Dinero, cuánto más, mejor. Me gusta. Dinero ahorrado es dinero ganado. Yo podría ahorrarle a usted dinero y complicaciones...Quiero decir que tendría que suponerme algo en el terreno económico. Mi ayuda le valdría la pena, y usted debería pagar algo por ella, aunque no fuese una fortuna. Lo del dinero eslo de menos. Es una cuestión de principio. Si una chica tiene algo de algún valor para alguien, es una boba si no cobra por ello... Hace tres añosconstruyeron un nuevo ayuntamiento. Y ninguno de ellos perdió dinero conello. Si Noonan encontró los papeles, bien pronto se dará cuenta de que comprometen a Eliu tanto o más que a nadie... Eso no cambia las cosas. Dará por supuesto que el viejo había encontrado la manera de escapar sin daño. Créame muchacha, Noonan y sus amigos creen que usted , Thaler y Eliu se la están jugando.

Quizá un cadáver sobre su lecho la haga recapacitar, aunque ya es tarde porque se trata del suyo [20]:

Estaba boca abajo en el suelo, con la cabeza descansando sobre el antebrazo izquierdo. El brazo derecho lo tenía extendido, y la mano sujetaba el mango azul y blanco del picahielo de Dinah. Y la afilada punta de seis pulgadas estaba hundida en el pecho izquierdo de Dinah. Dinah se hallaba de espaldas, muerta. Las largas y musculosas piernas se estiraban hacia la puerta de la cocina. La media de la pierna derecha tenía una carrerilla... Seis pulgadas, redondo, fino, aguzado-dije, repitiendo la descripción del arma-. Parece tratarse de su picahielo.

Sus constantes agresiones o provocaciones no han logrado cruzar a la acera de enfrente, allí donde la aguardaban el dinero y el poder. La diferencia entre agresión y provocación es tan tenue y metafísica, que más bien que una distinción marcada, real y efectiva, se trata de una distinción puramente mental, o de concepto. La agresión implica acometimiento injusto o inmotivado, llegando hasta admitir como agresión la amenaza peligrosa, al paso que la provocación queda indefinida en la penumbra, apreciándola como suficiente o insuficiente, según los casos y circunstancias [21].

Se podría decir que la novela de Hammettresponde a dos planos: la relación entre Dinah y el gran detective, constituye el primero y genera el segundo, conformado éste por la historia de Eliu (el asesinato de su hijo Donald o la limpieza de su ciudad). En el suspense en vez de situarse después del crimen, nos situamos antes. Todos los personajes están en situación, colocados en un mundo ya falseado por el complot. Así, se compaginan los resortes de la novela policíaca y los de la novela negra [22].

La realidad que rodeaba a Dinah no es muy diferente de aquella de las hermanas Sternwood. Su interioridad es fiel reflejo de los mismos espacios comunes que conformaban las noches y los días de Personville. Creo que se trata de personajes que de alguna manera traspasan la etiqueta de estereotipos. Los personajes estereotipados acostumbran a ser, más que activos, reactivos. La historia los controla y son víctimas de los personajes más fuertes y poderosos. Los personajes dimensionales, por el contrario, están dirigidos desde el interior, en vez de desde el exterior. Influyen en la historia, ayudan a desarrollar la acción y alteran el desenlace. El hecho de proporcionar intencionalidad a los personajes los convertirá en personajes más fuertes y hará que pasen de ser víctimas a ejercer una intensa influencia sobre la historia [23].

Sobre Lewis, la secretaría del asesinado, poca cosa sabemos, únicamente que apunta algunos detalles de la personalidad del muerto, que había vivido mucho tiempo en Europa, que llevaba las cosas en el periódico de un modo que no agradaba mucho a su padre, la información del cheque extendido poco antes de su muerte o su campaña de moralización:

Me dijo que no estaba enterada de que su jefe me hubiera llamado a Personville. Pero es que a Mr. Willsson le gusta callarlo todo hasta el último momento... El muerto, como había dicho su secretaria, se daba buena maña para callar lo que concernía a sus asuntos personales.

Es necesario zambullirse en la superficie de la gran ciudad, para poder apreciar la seriedad y comicidad de estos personajes. Están creados a base de ingredientes compatibles con lo convencional y la filosofía existencial respecto a la vida del momento. La ciudad de Chicago sirve como ejemplo: Al fenómeno de la emigración se sumó un crecimiento industrial negativo, lo que rompió definitivamente en equilibrio entre hábitat y trabajo, factor esencial en el proceso de integración social. Pero a la segregación social se añadió – como en otras ciudades americanas- una segregación étnica, quedando convertido el centro de la ciudad en un gigantesco ghetto abandonado por sus antiguos moradores, de los que tan sólo quedaron, como en un reducto, los ocupantes de la Universidad de Chicago [24].

El autor trata a menudo de definir las aberraciones mentales de sus personajes (sobre todo con Carmen Sternwood) siguiendo unas pautas esperanzadoras. Mujeres confundidas, depravadas, enfermas, mentirosas y temperamentales, a quienes se deja colgando de manera precaria entre dos extremos: una severa moral tradicional (el señor Willsson, entre otros) y, la ideología de la nueva sociedad urbana. Si tuviéramos que buscar una figura totalmente opuesta en el ámbito de la novela policíaca esa sería la señorita Marple: tan encantadora e inocente; una viejecita tan tierna, divertida y con un pelo tan blanco, con un abrigo de lana pasado de moda y una falda, un par de bufandas y un pequeño sombrero de fieltro con una pluma de pájaro [25].

Dinah Brand, es un personaje que destruye la historia, se nutre a sus expensas, para existir con una vida que le es propia, que ha arrancado a su autor [26].

Los personajes femeninos de Hammett y Chandler en Red Harvest y The Big Sleep, son el resultado de un conflicto de emociones. Este se origina en el deseo de satisfacer los instintos más elementales y en las restricciones morales por el medio en que se mueven. Desde las contribuciones de las mujeres de Sherlock Holmes a la acidez y ferocidad de las de Hammett o Chandler media un abismo, tanto psicológico, moral, como literario. En conjunto, aportan su particular contribución para que la novela policíaca no muera de éxito [27].


Notas

[1]Well, this is rather a tricky one! He undoubtedly thought that women were the superior sex—I was certainly brought up to think that I was not inferior in any way to my brothers, that women are more refined than men. He would not have opposed the suffragette movement on the score of women being unsuitable to have the vote, but he was an idealist in many ways—very concerned with the Divorce Law reform, and he had heard of so many cases of brutality in the home, In Conversation with..., Dame Jean Conan Doyle, en http://www.ash-tree.bc.ca/acdsjcd.htm.

[2]Palabras del propio Chandler en http://www.booksfactory.com/writers/chandler_es.htm

[3]In a way, The Big Sleep, functions as a bildungsroman: Marlowe learns about the moral illness of the modern world and his own inability to function within it. He begins the story with his knightly code; itis tested and it fails. His final statements are bitter and desperate, the struggles of a man who has lost his sense of moral order and is reaching out for a source of support, An Introduction to The Big Sleep, Robert F. Moss, en http://home.comcast.net/~mossrobert/html/criticism/bigsleep.htm

[4]The private eye in Chandler´s novels is Philip Marlowe, a self-declared romantic who thinks of himself, with a trace of self-contempt, as a sort of knight in a corrupt, decadent society where chivalry is an aberration. Chandler admired Dashiell Mammett´s work, and Marlowe can be described as Sam Spade with morals and introspection added, HILLERMAN, Tony, HERBERT, Rosemary (1996): American detective, stories, Oxford University Press, p. 295.

[5]GRAPIN, Pierre(1973): La antropología criminal, Barcelona, Oikos-Tau, p. 104.

[6]Carmen es un personaje principal, protagonista y antagonista no profesional: VALLES CALATRAVA, José R. (1990): La novela criminal, Almería, ,Instituto de estudios Almerienses, p. 70.

[7]PULVER, Max (1952: El impulso y el crimen en la escritura, Madrid, Victoriano Suárez, pp. 31,36,103.

[8]DEL ROSAL, Juan, Crimen y criminal en la novela policíaca, p. 325.

[9]Depression and neurosis are in her view, ways for some women to resist the controls imposed upon them and that because of the private, personal nature of the male dominance of women, it is only througth the medicalisation of the problem that it can be manifested, HEIDENSOHN, Frances (1985): Women and crime, London, Macmillan, p. 180.

[10]MUNT, Sally R. (1994): Murder by the book?, London, p. 157.

[11]DEL ROSAL, Juan, Crimen y criminal en la novela policíaca, p. 325.

[12]Evidently, femenine power in or over men is not enjoyed at all, and sexual unease comes strongly throught all Marlowe´s encounters with men and women. None of these feelings, it is interesting to notice, is in the least related to the unveiling of urban corruption, DOCHERTY, Brian , American Crime Fiction, Macmillan Press, p. 78.

[13]REIK, Theodor (1942): Psicoanálisis del crimen, Buenos Aires, Paidós, p. 18.

[14]EnLos Crímenes de la Rue Morgue:” en POE, Edgar A. (2006): Cuentos, Trad. Julio Gómez de la Serna, Barcelona, Debolsillo, p. 599-600.

[15]En referencia al fair play o juego limpio: de acuerdo con las normas de este juego, el lector debe tener en cada momento los mismos datos que el detective de la novela, de manera que sea capaz de averiguar por sí solo quién es el criminal antes de cerrar la última página.

[16]CHANDLER, Raymond,(1980): El simplearte de matar, Barcelona, Bruguera, p. 196.

[17]SEGER, Linda (2003): Cómo crear personajes inolvidables, Barcelona, Paidós, p. 153.

[18]By far the most interesting and exuberant character in Red Harvest is Dinah Brand, described by one boyfriend as “a soiled dove... a de luxe hustler, a big-league gold.digger”. Originally Hammett appears to have intended her as one of those vacuous flappers from Anita Loo´s Gentlemen Prefer Blondes.Dinah is so thoroughly mercenary, so frankly greedy, that there´s nothing disagreeable about it, MARLING, William (1995) : The American Roman Noir, The University of Georgia Press, p. 118.

[19]Avec la célibataire dandy, nous atteignons au plus intime de la problématique policière, et cette problèmatique a un nom : identité. « Qui est le coupable ? » est, depuis toujours, la question de départ. C´ est-à-dire : « Qui est l´autre ? ». Mais il n´est pas imprudent d´avancer que le Dandy, qui est tout occupé de son moi, l´offrant et le dérobant au regard, ne pose la question de l´idéntité de l´autre que pour mieux poser la sienne propre. En quoi il assure sa pleine jonction avec le ocupable, mais sur un mode qui est bien plus de connivence que d´antagonisme , DUBOIS, Jacques (1992) : Le roman policier ou la modernité,Paris, Nathan, p. 104.

[20]Though the Op does finally discover that Dinah Brand was murdered by the gangster Reno Starkey, his essential guilt can hardly be escaped. Not only did this determination to purity Poisonville by setting the rival gangs against each other establish the motive for Dinah´s murder, his own actions directly caused the killing, CAWELTI, John G. (1975): Adventure, Mystery and Romance, The University of Chicago Press, p. 172.

[21]CASES, Antonio (1947): Reflexiones sobre los delitos, Madrid, Reus, p. 65.

[22]GUBERN, R., La novela criminal, p.78.

[23]SEGER, Linda (2003): Cómo crear personajes inolvidables, Barcelona, Paidós, p. 176.

[24]SAMBRICIO, Carlos (1996): De Metrópolis a Blade Runner: dos imágenes urbanas de futuro, p. 56, enRevista de Occidente, nº 185, octubre 1996.

[25]Ágata Christie, A Pocketful of Rye, Londres, Collins/Fontana Press, 1953, p. 97 (trad. cast. :Un puñado de centeno, Barcelona, Planeta, 1995.

[26]NARCEJAC, Thomas (1982): Una máquina de leer: la novela policíaca, Méjico, Fondo de Cultura Económica, p. 245.

[27]El género policíaco ha estado a punto de morir de éxito, de su facilidad para venderse y, por consiguiente, de la impuesta rapidez para escribirlas, RODRÍGUEZ PEQUEÑO, Francisco J.(1994): Cómo leer a Umberto Eco, Madrid, Júcar, p. 17.

Bibliografía 

BOILEAU-NARCEJAC,Le roman policier, Presses Universitaires de France, 1975.

CHANDLER, RAYMOND, El Sueño Eterno, Trad. José Antonio Lara, Barcelona, Bruguera, 1984.

-----------------, El simple arte de matar, Barcelona, Bruguera, 1989.

CONAN DOYLE, SIR ARTHUR,El Sabueso de los Baskerville ,Trad. Amando Lázaro Ros, Barcelona, Molino, 1983.

DEL MONTE, ALBERTO, Breve historia de la novela policíaca, Madrid, Taurus.

DUBOIS, JACQUES, Le roman policier ou la modernité, Paris, Nathan, 1992.

HAMMETT, DASHIEL, Cosecha Roja, Trad. Fernando Calleja, Madrid, Alianza Editorial, 1985.

HENRIQUEZ JIMÉNEZ, SANTIAGO, Géneros en contacto, Gran Canaria, Servício de publicaciones Univ. Las Palmas, 2004.

HOVEYDA, F., Historia de la novela policial, Madrid, Alianza, 1967.

NARCEJAC, THOMAS, Una máquina de leer: la novela policíaca, Méjico, Fondo de Cultura Económica, 1982.

RODRÍGUEZ JOULIÁ, CARLOS,La novela de intriga, Madrid, Cóndor, 1970.

RODRÍGUEZ PEQUEÑO, FRANCISCO J., Cómo leer a Umberto Eco, Madrid, Júcar, 1994.

SAMBRICIO, CARLOS, INGERSOLL, RICHARD, De Metrópolis a Blade Runner-Tres tesis sobre la ciudad, en Revista de Occidente, nº 185, Madrid, 1996.

SYMONS, JULIAN,Bloody murder, London, Pan Books, 1992.

VAZQUEZ DE PARGA, SALVADOR, Los mitos de la novela criminal, Barcelona, Planeta, 1981.

Recursos electrónicos:

Criticism and scholarship, the Raymond Chandler web site:
http://home.comcast.net/~mossrobert/html/criticism.htm

Dashiel Hammett (1894-1961):
http://www.kirjasto.sci.fi/dhammett.htm

Everything the Web offers about Sherlock Holmes is here on:
http://www.sherlockian.net/

Novela policíaca:
http://es.wikipedia.org/wiki/Novela_policiaca

 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online