- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus



 

  Guías culturales

POEMAS


Por Juan Arabia

 

DEVELAR

Develarle al hombre,
que los ángeles no están en el cielo,
sino debajo, en lo más profundo de la tierra.
Develarle también,
que ya ha experimentado la eternidad y la muerte;
y que todo es posible,
mientras exista la convicción y el argumento.
Develarle que un pez en el agua,
vale tanto como un ave en el cielo,
y como un niño que camina, solo e indefenso.
Develarle que beber vino,
no es sino anhelar nuevas cosas;
que el sapo y el lagarto le huyen,
pero no lo respetan.
Que el cielo es celeste,
aunque solo eventualmente.
Que su sombra no es sino el reflejo adverso de su alma.
Develarle al hombre que aquél que lo comprende,
se transforma en su amo;
y que los Evangelios Apócrifos,
son tan falsos como la verdad y la mentira.
Develarle que en la ciudad,
se aleja insistentemente de sí mismo;
y que aquél a quien más teme, es sólo a él y nadie más.
Develarle que el mar,
será un sinónimo de literatura;
y que un ejemplo,
no es sino una metáfora cotidiana.
Develarle que Schopenhauer
inmortalizó al universo en veinticinco años;
y que extrañar,
es la forma más desinteresada de querer.
Develarle al hombre que no hay viaje más grato que el del tren,
y que la mañana es la primer y última puerta del día.
Develarle también que aquello de lo que escapa,
no se encuentra en su camino;
y que sus pensamientos,
son solo una vaga e inútil extensión de lo que siente.
Develarle que una poesía crea,
que una ley destruye,
y que lo único que permanece en la quietud es su mirada.

EIDOS

Temí pensar que eras tú y no un lugar, el motivo de mi alegría.
Regresé temblando, como un niño perdido,
Recorriendo los desolados rincones,
Y contemplando la infinita y geométrica parra.
El aire era tan distinto a todo lo demás,
como cuando estabas conmigo.
Las calles, tierra mojada hacia el atardecer,
Me llevaban hacia los mismos y maravillosos lugares:
El tranquilo y solitario cementerio,
el silencio irrepetible del silencio,
El efímero entusiasmo de saber que no nos cruzaremos con nadie.
Yo quería vivir allí, por siempre,
En ese mismo momento, y bajo esas precarias circunstancias.
(Tú preferías volver, hacia el gris y sórdido detalle).
Aquí, las horas desaparecen:
Mientras somos, estamos siendo también el mayor de los enigmas.
Un lugar perdido y desconocido por todos me delata.

ELEGÍA

Eres los otros, y ya nadie te escucha.
Y sólo eres canción, algunas palabras, elegía.
La tarde es la tarde, y Borges es Whitman.
Ya no estás entre mis páginas
y te escucho solo en los sueños; esa esperanza que no existe.
Allí eras quien conocía,
Allí eres, mientras dormías.
No siento tu ausencia: todo lo fuiste.

Volver al Rincon del Poeta...
 


        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online