- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 


 

  Guías culturales

POEMAS


Por Lord Leighton


ALEISTER CROWLEY

Invocó los demonios de la tierra
para calmar su sed del absoluto
este curioso asceta disoluto ("el hombre más malvado de Inglaterra");
dilapidó cuantiosos patrimonios,
arruinó vidas, repartió locura
para anudar su singular, oscura
alianza terrenal con los demonios.
Y su persona misteriosamente
incólume salió del peligroso
trato con esas fuerzas abismales,
y llegó a la vejez tranquilamente,
para hundirse (supongo) venturoso
en las rojas tinieblas infernales.

ERSZEBÈTH BATHORY

El cuerpo no tan joven deseable
se baña en roja vida de doncella,
que en la cámara superior degüella
un esclavo de diligente sable.
Se derrama abundante sangre espesa
por bocas menos bellas que las bocas,
para nutrir las esperanzas locas
de juventud de la infernal condesa.
En vano quieres aplazar tu hora
con sangre de muchachas inocentes:
más atención la muerte te dedica
cada vez que el verdugo sacrifica
a tus sueños de juventud dementes
una niña gentil y reidora.

GILLES DE RAIS

Demostrado guerrero, poseído
más que poseedor, desesperado,
del mal mísero esclavo despiadado,
sirvió a un atroz señor desconocido.
Al alba, ya los niños degollados,
acuchillado de dolor lloraba,
y al señor de los cielos suplicaba
perdón para sus actos depravados.
Monstruo a su pesar, contrita fiera...
Extraña historia la de este soldado,
preso de aquel impulso abominable.
(Cuentan que lo llevaron a la hoguera
y había en su rostro paz; es muy probable:
los demonios lo habían abandonado).

SABBATH

Atraviesa los poros el ungüento
narcótico de la bruja tendida
y llega al prado en cueros y salida,
sobre fálica escoba en movimiento.
Un numeroso cónclave pagano
se junta, comenzando la apertura
a la parte más honda y más oscura
del pantanoso ser del ser humano.
Lujurias sin amor ni parentesco
se ofrecen a la luna complaciente,
que con esperma y sangre crece y crece.
El Gran Cabrón, al cabo, se aparece,
rey de azufre, y bendice horriblemente
el carnaval diabólico y grotesco.

VLAD TEPES (VLA DRACUL)

Sangre y polvo,
habitaciones con olor de muerto
y flores muertas,
que no se acaban nunca;
helados infinitos corredores;
prodigiosas murallas de dos metros de ancho
alertas al ataque de los turcos,
que espera el Conde; y vaga por pasillos mohosos,
pasando indiferente ante espejos inútiles
que no reflejan su capa morada,
ni sus uñas vetustas,
ni su mirada muerta,
ni su cólera por no poder morir.
El pacto que hizo con el Gran Embustero
para alcanzar victoria y vida eterna
y enemigos empalados en vida
le retiene clavado
a esas piedras grisáceas.
Todo dolor y odio y pesadumbre,
sin caminar, desplaza su destrozado cuerpo
en el ámbito inmenso del castillo;
híbridos de mujer y de diablo
emiten carcajadas estentóreas
desde el fondo de una locura negra sin remedio.
Hace ya tiempo que no hay Imperio Turco,
y Vlad Tepes lo sabe;
pero el Ángel Caído no renuncia jamás a sus derechos,
y Vlad firmó con sangre,
y cada noche hay una joven menos,
un niño menos
en los pueblos vecinos.
Y no hay cruz con poder sobre la tierra
para librar a Vlad Dracul, eterno
prisionero en las ruinas espantosas
y cansado.
Emitiendo en su tumba, quedamente,
el llanto peculiar de los vampiros.

CELOS

Envidia de no ser la dulce tela
que cubre tu rodilla:
celos del peine que peina tu cabello:
de la piel de ángel que cubre y que sostiene:
envidia de no ser ese pincel
que delinea tus labios:
el carmín que los cubre:
envidia de tu crema y tu perfume:
del cinturón que ciñe tu cintura:
del zapato que alcanza tu tobillo:
deseo de ser pulsera y pendiente y anillo:
rabia de esos objetos estúpidos e inertes
que sin saberte te abrazan y te tocan.

ODALISCA

Bajo el vestido rojo de brocado
dos redondas palomas enfadadas
no se miran, de nácar, rematadas
por dos cerezas de color morado.
Magníficas, las piernas perezosas
invitan al amor violento y plácido,
a quemarse en el fuego dulce y ácido
en que se justifican tantas cosas.
El cabello, negrísimo, dejado
a su albedrío, acaricia las lomas
de los hombros de línea delicada.
Pero no te esclavizan a su lado
sus muslos, su cabello o sus palomas,
sino la languidez de su mirada.

NOCHES EN QUE ESTÁS SOLA

Noches en que estás sola
pefumando los labios de tu sexo
la sábana envidiada
levantando tus muslos de progresiva curva
la sábana envidiada
conociendo el dibujo griego de tus costados
una parte y otra parte del lecho
y ese tu aliento que se desperdicia
sin que nadie lo beba
y tus manos de seda que acarician la almohada
donde quisiera estar mi cuerpo viejo
noches en que estás sola
y mis labios tan lejos de tus pies
y a muchos bloques de cemento de distancia
y a muchas autovías y arrabales de distancia
tus senos solitarios
tus párpados cerrados
y tú soñando con otro cualquiera
o con las musarañas o tu infancia
sola en la noche, aromática, cálida,
y yo con tanta sed.

TINTA Y PAPEL

Tinta y papel: agua sucia (teñida) - pasta de celulosa prensada que
despoja los bosques (Amazonia) pensamientos errantes - emulancias
-burbujas pompas lujos de vanidad y soledades pedantes tonterías.
Escribiciones vanas vanitas vanitatum nihil novum sub sole joyce
faulkner flaubert shakespeare kafka homero horacio borges cela total
cero la verdad eres tú tus manzanas eréctiles la cara interna ardiendo
de tus muslos la mitad llenos de lumbre la mitad llenos de frío tu
menstruo el perfume de tu sexo con el que Heraclito logró vivir cinco
días más el caracol bonito de tu oreja tu nuca tu cabello rojo muy rojo
muy rojo tu más más más tu pero qué me haces tu me vas a matar tus
caderas retando la ley de gravedad de Newton tu cintura delgada
susceptible tus costillas flotantes ese pezón secreto miniatura el
acertijo de los labios húmedos bajo el monte de Venus tus pelos
enredados pegajosos tu cuerpo poseído imposeíble tus gritos tus
suspiros tus ojos cerrados tu no poder estarte quieta vamos vamos y lo
demas es tinta tinta y papel y tinta agua teñida celulosa plumas
vanidad total cero la verdad eres tu que me ciñe y me aprieta y me
responde y grita y el poeta rompio todos sus versos y los dio de comer
a las gaviotas que se lo comen todo.

ÉSTO NO ES UN POEMA

A Beatriz

Mas a pesar del tiempo terco,
Mi sed de amor no tiene fin:
Con el cabello gris me acerco
A los rosales del jardín.

                       Rubén Darío

¿Es mejor así?, dijiste en la cafetería.

Ojitos dormilones,
Cuerpo de sirenita gaditana bailarina
Que volvió loco al soldado romano,
Y sonrisa de niña traviesa:
Bea.

No puede ser, no puede ser.
Me das el día y la noche:
El día cuando te veo,
La noche cuando recuerdo quiénes somos,
Quién soy yo, quién eres.
Te quiero y no te puedo querer,
Te quiero porque quiero y no puedo quererte,
Te quiero porque me da la gana,
Bea.

Tú no quieres,
Yo no puedo.
(Sólo soñar contigo -despierto- Y pronunciar tu nombre en horas raras
de la madrugada).

Los tontos se vuelven más tontos con la edad,
Ya se sabe.
Te quiero, no te puedo querer, me enciendes y me apagas,
Y así vamos tirando,
Bea.

Bromas aparte (para mí no son bromas)
Has encendido en mí (sin querer)
Muchos fuegos que ya no recordaba
Y no es culpa de nadie.

En otro mundo, en otra parte, Bea.
Te adora el viejo loco, te lleva las maletas
Y te sirve bombones.

Y nada más. ¿Es mejor así? ¿Es mejor así? Seguramente.
No tengo tiempo, juventud ni derecho. Tienes razón.

Ojitos dormilones,
Talle de bailarina gaditana, Déjame que te mire desde lejos.
Podría bastar, podría no bastar,
Bonita, sonriente, inalcanzable Bea.



Volver al Rincón del Poeta...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online