- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 


 

  Guías culturales

POEMAS


Por Manuel Parra
mparra@netvector.es


ALTER EGO

Escribiré un soneto que sea sólo
el retrato de un hombre que suspira,
de un hombre al que yo miro y que me mira,
mientras mi rostro lo destruye Eolo.
Viajaré desde el uno al otro Polo,
con el que es el trasunto que me inspira
el canto que resuena por mi lira,
siempre ayuna de medros y de dolo.
Así escribo el soneto donde quiero
hablar del otro que conmigo canta,
del que, al igual que yo, su amor primero
lloró con pena tan sincera y tanta,
y con dolor tan puro y verdadero
que el recuerdo en sus alas me levanta.

BUSCANDO UN CORAZÓN

Estoy buscando un corazón amigo,
un corazón que sea como un hermano,
alguno que me lleve de la mano
a la paz y al sosiego que persigo.
Más hubo de cizaña que de trigo,
y todo se perdió, fue intento vano
habitar aquel sueño de verano
que imaginé refugio y aun abrigo.
Tan sólo con contar mi desventura,
a un alma que pudiera ser hermana
y compartir con ellla esta amargura,
no sería mi esperanza tan lejana,
¿Dónde hallar un remanso de dulzura?
¿Dónde una luz y dónde una ventana?

INTIMIDAD

La conciencia se tiñe de violeta,
se irisa y nos oculta el llanto de los árboles.
Nada nos deja ver que nos conturbe
en el recinto autista de las masturbaciones,
que nos permite amarnos tiernamente
construyendo paisajes inefables.

Qué gozo así la tarde y su crepúsculo,
con cuanta libertad lo contemplamos,
sin que siquiera un llanto ni un susurro
altere aquella paz que nos invade.

Nuestro reducto así se muestra incólume,
capaz de resistir cualquier catástrofe.
Ante él las invasiones, los conjuros
detienen su presagio y su amenaza.
Los pétreos muros y las altas torres
el huracán impiden y derrotan.

Pero, de pronto, escuchas,
vibrando entre los álamos,
un atroz cataclismo, una catástrofe
que a ti mismo te lleva hasta el abismo,
y ves allí, tímido y palpitante,
tu propio corazón que está llorando,
porque otro corazón y otras criaturas
están sufriendo sin que acuda nadie,
solos con su gemir inconsolable.

¿QUÉ DIRÉ EN EL SILENCIO?

Cuando la muerte deje de ser una metáfora,
¿qué palabras diré para ocultarla?,
¿podré acaso mirar sus ojos sin turbarme?,
¿cuál será el colorido del último crepúsculo?,
¿qué arderá en esa lumbre que cesará tan pronto?

Dicen que se regresa a la infancia más íntima,
y que una luz purísima vuelve a llenar el alma,
colmándola de soles y de tardes azules .

Quisiera yo pisar , sin espanto, esa linde
donde la vida olvida sus gritos y su furia ,
y, calmada mi sangre, llegar a los que fueron,
y esperan en su mar que no perturba nadie.

Cuando se apague el viento y cesen mis latidos
que sea sólo el silencio el que mis labios selle,
igual ahora lo hace ,al terminar los versos
que me dictó ese instante que inundarán las sombras.

SIC TRANSIT GLORIA MUNDI

Tiene la primavera sus axiomas,
como tiene la luz sus atributos,
o las horas su fondo inconsolable.

Todo se inicia y muere a nuestros ojos,
que averiguan lo oculto, el arquitrabe
sosteniendo techumbres y tejados.

Vamos así llegando a lo profundo,
pero cuando toda la sangre es la que inicia
un borbotón que viene de muy lejos
no estamos culminando un silogismo,
ni poniendo las bases de un teorema;
entonces la ventana es quien nos llama
a mirar hasta el fin del horizonte
y ver allí la gracia irrepetible
de un abril que se anuncia y nos acoge;
entonces, sí, es entonces,
cuando ya el nuevo tiempo
nos aleja de nieblas y de nieves.

Por siempre ha sido así,
y así será por siempre,
aunque debo decir que, ciertamente,
cada vez es más tibio y menos calido
el rubor que me acosa y me conturba.

Volver al Rincón del Poeta...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online