- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009


Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

  Guías culturales

EXTRAPOLACIONES MULTUDIMENSIONALES DE LA LIBERTAD


Por Marcos Beltrame
marcosbeltrame@yahoo.com.ar

 
EXTRAPOLACIONES MULTUDIMENSIONALES DE LA LIBERTAD

.) Existen juegos de verdad.

..) Con el lenguaje se puede pensar, representar, diferentes imaginaciones.

…) Lo representado y observado, a través del lenguaje, es una realidad -que a veces es condición de posibilidad de lo real, o no, según sea el tipo de juego de verdades-.

….) El lenguaje, como juego de verdad, libera al pensar; y son diferentes imaginaciones las que aparecen en el pensamiento como posibles. No obstante, imposibilita representarlas a todas como reales fuera de él; menos aún si son realidades condicionadas como posibles únicamente en el juego de verdad del lenguaje, sin ninguna ontología fuera de él (aunque siempre alguna representación del medio, que está entre real y realidad, se escapa… y es una realidad posible, una real alternativa).

+) El lenguaje, en su juego de verdad, se liga de forma ontológica con alguna selección de las diferentes representaciones: la distingue como lo real, tanto para sí mismo, como para los juegos de verdad que se encuentran fuera de él (y que de hecho funcionan). Por otra parte, en tanto juego de verdad, aunque de manera autoritaria, niega ahora la realidad de las otras representaciones que no se distingan como lo real (aunque se presenten como ausentes necesarios: fantasmas de las realidades reales-casi-reales, inconscientes del inconsciente). Sin embargo, éstas últimas se presentan (fuera esta vez de la categoría de representación), como realidades alternativas -punto irracional no expresable, ni siquiera por probabilidad-.

+.) Por consiguiente, es imposible encontrarse en forma real -y ontológica-, con toda imaginación representada por el lenguaje de modo implícito como realidades alternativas (ya sea dentro del juego de verdad del lenguaje o fuera de él): se anulan, nunca funcionan (se repite para quien no entienda: ¡son inconscientes del inconsciente!). Sería inverosímil pensar en árboles volando, y menos que los mismos vuelen mañana cuando se salga para el trabajo (si bien este ejemplo opera como tal, se intenta expresar un sentido más lejano aún; porque sí se pueden pensar en árboles volando, pero no en cierto diferencial inexpresable, con velocidad infinita igual a cero, que supera las máximas y las mínimas en su punto muerto). Es que, a toda posibilidad de realidad, con ontología única para el lenguaje, se le ligan como lo real únicamente aquellas que entren en funcionamiento, por chocar contra la superficie (montaña de oro es igual a montaña más oro). Sin embargo, por el exterior de estos recovecos representativos (y reales), hablamos de otros irrepresentables (e igualmente forman parte de la realidad, porque soñamos).

+..) Entonces, en intuición pura y diferente, de las realidades alternativas (cuando su carácter habitual es impuro e indiferente), se niega al anterior punto (+.), y encontramos en el juego de verdad, sin ligarse al lenguaje, nuevamente la Libertad (que se extrapola por otra vía no incluida en el juego de verdades).

+…) Consecuentemente, imaginamos (con o sin el lenguaje, de manera sensible); y sin entres, ni orígenes; ni acontecimientos, ni genealogías o funcionamientos -acompañadas de deshacedores del funcionamiento, llamados cuerpos sin órganos-, tropezamos con lo real más allá del solipsismo otorgado, por el poderío único, a lo adjudicable como real: el sueño singular, infinito, irracional y universal. Sí, la libertad con mayúsculas, real y de forma ontológica; inscripta como realidad alternativa (observable o no; necesaria en un primer momento en forma de ausente necesario), empero encastrada multidimensionalmente, extrapolada de la ontología generada por el lenguaje (aunque crecida en su seno, y ya no reconocible como tal).

Volver a Trabajos de Investigación...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online