- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

 

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

  Guías culturales

La docencia de la escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos desde su fundación hasta 1800 de Mario Ortuño


Por María Jesús Blasco Sales
maje_su@yahoo.es

ORTUÑO IZQUIERDO, Mario, La docencia de la escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos desde su fundación hasta 1800*, Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, Valencia, 2005, 126 páginas e ilustraciones en blanco y negro.


Puesto que el presente trabajo aborda la enseñanza de la escultura desde la creación de la Academia, el primer capítulo se dedica a introducir al lector en las vicisitudes de la fundación de la institución en Valencia, siendo el punto de partida de la historia de la Academia de Bellas Artes valenciana los hermanos Vergara, quienes fueron los impulsores de su creación en 1754, solicitando al rey Fernando VI la instauración de una Academia Pública de Pintura, Escultura y Arquitectura. La petición fue aceptada por el monarca fundándose la Academia, llamada de Santa Bárbara en honor a su esposa la reina Doña Bárbara de Braganza, pero en 1759, con la muerte del rey cesa la actividad docente llegando casi a su desaparición. De nuevo en 1762, gracias al apoyo del rey Carlos III, la Academia renace esta vez bajo el patronazgo de San Carlos haciendo honor al nuevo monarca.

En el siguiente apartado el autor se dedica por completo al análisis de todos los pormenores que definieron la escultura como materia docente. El plan de estudios, heredado del barroco francés concedía al dibujo una primacía absoluta, siendo asignatura obligada para todas las especialidades de Bellas Artes. En primer lugar el alumno se probaba en la asignatura de “dibujo de principios” copiando láminas, estampas y dibujos para pasar paulatinamente a la denominada “copia de modelos blancos” en la que se dibujaban fragmentos y esculturas completas realizadas en yeso. Precisamente un gran elenco de vaciados en yeso de obras clásicas se cuenta entre el material docente. La mayoría de estas piezas llegaban por donación de los propios académicos, de filántropos particulares o de otras academias. Una vez demostrado el dominio en la representación de las formas a través de piezas inertes, el alumno pasaba finalmente a los “estudios del natural” donde debía copiar al modelo vivo, estos estudios anatómicos generalmente de cuerpos desnudos vinieron a denominarse “academias”. Una vez que el alumno concluía toda esta fase de aprendizaje podía enfrentarse al “dibujo histórico” donde debía desplegar todas las virtudes artísticas aprehendidas, volúmenes, composición, perspectiva, etc.

Además de dibujo, los alumnos recibían clases de “Proporción” y “Anatomía” para lo que disponían de una gran colección de grabados, tratados y libros de anatomía, además gran parte de este aprendizaje se centraba en el estudio de obras clásicas ejemplos del dominio de las proporciones ideales de la figura humana.

Las normas, tendencias, formalismos y maneras se trasmitían mediante tratados y libros en los que se aleccionaba a los aspirantes a artistas hasta el más mínimo detalle. En el Renacimiento y Barroco se servían de cartillas de dibujos como las impresas por José Ribera en 1650. Más tarde aparecieron los libros o tratados que abordaban con más amplitud las normas estéticas, es el caso de Museo Pictórico y Escala Óptica, obra de Antonio Acisclo Palomino en la que recogía las enseñanzas de sus predecesores adaptándolas para el aprendizaje. Este afán didáctico fue continuado por Antón Raphael Mengs en su tratado Pensieri sulla Belleza, considerado el manifiesto del Neoclasicismo. En este apartado se resalta obviamente la importancia de El Libro del Arte de Cennino Cennini, como documento fundamental para la historia del arte y de la técnica artística.

En cuanto a la enseñanza específica de la escultura, la Academia de San Carlos, después del aprendizaje esencial del dibujo, se iniciaban en el dominio de la escultura “comenzando por el modelado y el vaciado de la escayola, hasta llegar al tratamiento de la fundición, pasando por la talla en madera y el tratamiento de materiales pétreos, todo ello siguiendo una reglamentación rigurosa y homogénea dada por los planes de estudio establecidos”.

La tercera sección de este trabajo, la dedica el autor a “La vida y obra de los primeros profesores y alumnos de escultura de la Real Academia de San Carlos” hasta 1800, a saber:

-Ignacio Vergara Gimeno (1715-1776),

-Francisco Bru Pérez (1733-1803),

-Francisco Sanchis (1740-1791),

-Francisco Navarro, José Esteve Bonet (1741-1802),

-Agustín Portaña Miró, (1741-1812...),

-José Puchol Rubio (1743-1797),

-Pedro Juan Guissart (1732 ó 1743-1803),

-José Cotanda (1758-1802), José Gil (1768-1828),

-Francisco Alberola (†1822),

-Vicente Yacer Alegre (1774-...) y

-José Cloostermans (1783-1836).

De todos ellos realiza una breve semblanza biográfica junto a un acercamiento a tu producción artística.

Bajo el título “Producción artística de alumnos y profesores para la Real Academia: los relieves académicos”, se estudia por orden cronológico la valiosa colección de relieves del siglo XVIII que todavía hoy, tras el expolio sufrido durante la Guerra Civil, conserva la Real Academia en San Carlos y en la Universidad Politécnica de Valencia.

A través de los dos últimos capítulos, podemos conocer ilustraciones de alguna de las fuentes utilizadas para la enseñanza en la Academia; el catálogo de grabados Colección de vaciados de estatuas antiguas que posee la Real Academia de las Tres Nobles Artes de Madrid, dibuxadas por Don Josef Lolez Enguidanos y los tratados Anatomía per uso et intelligenza del Disegno, de Bernardino Genga, Las proporciones del cuerpo humano medidas por las más bellas estatuas de la Antigüedad que ha copiado de las que publicó Gerardo Audrian don Jerónimo Antonio Gil, junto con una colección de grabados de dibujos de Annibale Carracio de la Galería Farnesina, todos ellos conservados en la Biblioteca de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Concluye el trabajo una bibliografía donde se recopilan las fuentes impresas y manuscritas que se han consultado para la ejecución de esta investigación.

*Este estudio ha sido realizado y publicado merced a las becas de investigación concedidas al efecto por la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

 

Volver a Trabajos de investigación...

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online