- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009


Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

  Guías culturales

MASS MEDIA, MUCHEDUMBRE Y MULTITUD


Por Nino Gallegos
ninogallegos57@hotmail.com

 
MASS MEDIA, MUCHEDUMBRE Y MULTITUD

Con la estadistificación numérica y humana que dos mil ochocientos millones de pobres sobreviven con dos dólares al día, nunca jamás vivirán, algún día, como los ricos. El rezago de la plebe humana o ¿infrahumana? tiene y tendrá un no lugar o gente de ningún lugar en la historia y en la sociedad contemporáneas. Los gobiernos del mundo, en el caso de México, saca cuentas alegres en la reducción de la pobreza en las zonas rurales de país. Filosófica, sociológica y comunicacionalmente, la mass media esta atrapada, la muchedumbre entrampada, y, la multitud dispersada. Todos las concentraciones no llevan más que a la inclusión y a la exclusión, si no, al exterminio, y por qué no, selectivo, sistémico y endémico. En una bioplaneación taxonómica de los seres vivos y anómica de los seres inexistentes, la nuclearización y la atomización, han redespertado entre la duermevela y la vigilia de temores y horrores que se avistan en un atardecer semejando una descendencia o una ascendencia hongónica crepuscular: la entronización a la noche de los tiempos y las interrogantes. Después del Pearl Harbor en la Torres Gemelas del World Trade Center del Imperio económico y militar de Estados Unidos, la biopropiedad del mundo, les pertenece, así como el cinismo y la paranoia extremándose con la locura.

Cualquier capa, la más dura o la más blanda, la del cerebro, la de la piel, la de la tierra y la del espacio están sujetas a la radiosidad de las ideas, de las sensaciones, de los movimientos y de las explosiones: un haz de luz, intenso e inmenso, desde una cámara digital o de un teléfono celular es capaz de iluminar y captar el horror de un instante por siempre, quedando la imagen fija en un marco desgarrado con palabras trémulas y sanguinolentas.

El atrapamiento de la mass media, el entrampamiento de la muchedumbres, y, la dispersión de la multitud, y considerando el lugar que tienen para el pensar filosófico y el hacer sociológico, no son reacias a su conformación porque se consideran parte del mundo y porque al mundo le dieron identidades tribales, étnicas y clases sociales, no haciéndose responsables de 2800 000 000 que ¿viven o sobreviven? con menos de dos dólares al día: la inclusión es la mansedumbre, y, la exclusión es la pobredumbre, en tanto, la podredumbre es la capitalización de todas nuestras riquezas materiales y pobrezas espirituales.

Decadentes y plásticos ante y para el asombro, nuestras vidas pululan, ululan y contaminan lo ya enrarecido del medio ambiente en que el atrapamiento, el entrampamiento y la dispersión han depredado y socavado la flora, la fauna y los minerales de lo que no era nuestro: el resto es lo que sobra y se desecha; ese planeta de la gente-la plebe que hay que poner fuera de órbita y que se pierda en los vastos basureros terrenales y espaciales de la historia y de la sociedad contemporáneas.

Si para Michel Foucault, no hay lugar para la plebe en la historia y en la sociedad, de todos modos, allí está, y Noam Chomsky la potencializa y la somete al complejo control de mantenerla a raya, ¿por qué y por quiénes? Filosófica, sociológica y comunicacionalmente la mass media, la muchedumbre y la multitud pertenecen a la concentración de la inclusión, mientras que la plebe no pertenece más que al exterminio a través de la exclusión.
Lo que en principio puedan ser el centro y el orden, la periferia y el caos pueden redimensionar el mundo en que vivimos en la más estrecha distensión-tensión de lo que somos y hacemos, abonándole a la tierra nuestra vacuidad y a las relaciones humanas nuestra vaciedad: llenos y plenos en la celestialidad terrena de nuestra estulticia que campea entre la confortabilidad y la indiferencia, nos erigimos en golosos Midas, que al tocar y comprar una mercancía ya, desde antes, era mierda o una obra de arte postmoderna, sea del arte pobre de donde sea, o de Marcel Duschamps, o de la Historia y verbo de E. M. Cioran, cuando: Ninguna civilización logra apagarse en una agonía indefinida: alrededor merodean tribus, olfatean los efluvios de los cadáveres perfumados".

Volver a Trabajos de Investigación...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online