- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 


 

  Guías culturales

RELATOS


Por Pablo Kërsz
www.kersz.com


100 PASOS

Hablo de tenerte firmemente atada con cables, a un árbol seco más viejo que vos.

Te desnudo casi por completo, con inmensa ternura y respeto.

Finalmente, puedo mirarte a los ojos sin que me devuelvas mares de odio.

Me fascina observarte: recordaba como eras, pero no los pequeños detalles.


El viento helado que agita tu cabello en la oscuridad, trae aroma a sal.
Nunca te pregunté si te agradaba este aroma. Y si lo hice, ya no lo recuerdo.

Son las 2:34am y estamos a unos 100 pasos de la ruta. Te miro y, a pesar de que ya no tenés vida, tu encanto me enamora como en el primer día.

Pierdo noción del tiempo, mientras te hablo perdidamente al oído. Te cuento cosas mías, nada importante. Sigo siendo el mismo chico triste sin grandes emociones que conociste.

Te peino con mis manos y te miro una y otra vez. Extraigo de mi saco negro
un brillante y delicado instrumento quirúrgico con el que me adueño de tu fertilidad al cortar rebanadas de tus senos y, casi sin mirarlas, las arrojo al mar embravecido.

Te abrazo y me hundo en tu sangre apenas tibia. Noto que llevás puesto un perfume nuevo. Me resulta particularmente atractivo. Recorro tu cuello siempre pálido, mientras mantenemos relaciones carnales por orificios creados delicadamente en tu panzita por mi destornillador. El placer que siento es, simplemente, indescriptible.

Hundo mis dedos en tu boca, aquella que dejó de desearme hace tiempo, recorriendo canales húmedos y cavernosos. Me tomo un respiro y te beso suavemente una y otra vez, mientras escucho a mis espaldas el romper de las olas heladas que te reclaman.

Te cuento historias tristes de la luna mientras fluidos densos gotean de tu abdomen. Minutos más tarde, introduzco con cuidado algunas pocas ramitas por tu ano y vagina. Fantaseo incluso con la idea de dejar un puñado de moscas en tu boca para sellar el adiós.

Regreso al baúl de mi auto y extraigo algunas de las pinzas y bisturíes que hundiré, con inmenso placer, hasta tocar los huesos del cuerpo de alguien que alguna vez me amó.

25 WATTS

Es joven, no tiene más de 17 años. Ya hablé con ella y lo hace por 30 pesos. Está muerta de hambre, así que agarra lo que sea.

Tiene que ser un día de mucho calor, pero además vamos a dejar la calefacción al máximo durante toda la tarde. Quiero que cuando ella abra la puerta sienta un shock de calor y aire viciado.
(Le vamos a dar una llave para que entre sola).

El lugar tiene que estar realmente sucio y desordenado. Me refiero a cajas de pizza en el piso, platos con restos de carne, vidrios sucios, cosas así.

Poca luz. Que te parece una lamparita de 25 watts colgando del
techo? Todo tiene que verse amarillento y enfermizo. Algo muy triste a simple vista. Voy a soltar, además, unas 20 polillas y otras 20 moscas verdes en la habitación. (Sé de una veterinaria que las vende a pedido).

Él va a estar esperándola sentado en una silla de ruedas. Desnudo, salvo por un pañal para adultos con manchas de excremento seco y orina. Y tiene que oler realmente mal, no hablo solo de sudor agrio
y aliento a salame, sino de hedor corporal. Le dije que todo el tiempo tiene que llevar puesta una máscara ortopédica, como las que usan los que tienen la cara desfigurada por quemaduras muy graves y los ojos cubiertos con algodones. (Ella también está al tanto y sabe que él está en esas supuestas condiciones físicas).

Cuando él habla, se tiene que salivar un poco, pero no mucho.
Sería interesante pedirle que intente algunas posturas corporales deformes, como un brazo doblado de un modo extraño y cosas así.

La cama estaría cubierta con ropa blanca, un tanto amarillenta,
con grandes manchas circulares amaromadas, como las de los hospitales. Y podría incluso oler a orina, aunque creo que eso ya sería demasiado.

El baño, en cambio, tiene que oler a amoníaco y acaroina.
El piso tiene que estar mojado y las canillas gotear pesadamente.

Sería fascinante que de fondo se escuche una radio am con una carrera de caballos o preferís un tango mal sintonizado?

En la mesa de luz, un vaso de agua con una prótesis dental y varios frascos marrones con goteros, junto a unas tabletas de pastillas ya usadas.

Cuando ella entre, él va a emitir un pequeño gemido, como un grito ahogado. Después, él tiene que decirle algo como:
¨ze estaba espedando bebé, hoy ez mi cumpleañoz¨, intentando que se formen burbujas de saliva al decirlo, mientras extiende sus brazos para abrazarla.

Él tiene que esperar que ella misma le remueva el pañal, o por lo menos lo abra. (Se lo pedí así y aceptó hacerlo) Una vez que se la esté chupando, él se tiene que cagar lentamente encima, pero sin decir nada, entendés?

Si, él lo hace. No es problema eso, porque al tipo lo arreglo con guita para que haga todo tal como te digo. Está muerto de hambre, lo hace.

Él tiene que dejar que todo fluya de su cuerpo como si realmente no estuviera pasando.

Y en ese punto exacto él se quita la máscara ortopédica y los algodones que cubren sus ojos y ambos descubren que son padre e hija. Cómo lo ves?

Volver a Relatos Cortos...

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online