- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

 


 

  Guías culturales

RELATOS BREVES

Por Silvia Burqueño
silviaa25@hotmail.com

 

RELATO DE UNA NOCHE TRISTE

Desperté ansiosa por saber de ti, por escuchar tu voz, por saber que vendrías. Era una mañana clara, tibia y llena de esperanzas. Creo que hice mas de lo que un día normal en mi vida, disfrute cada segundo, sonreía a cada instante y pensaba, pensaba en lo que te diría al verte llegar. Al terminar las cosas rutinarias me senté a esperar tu llamada, solo me levantaba cuando algo dentro de mi me inquietaba, caminaba a ratos para calmar mi ansiedad.

Así fue como empezó a caer la tarde...fría y desesperada, yo no comprendía que las horas pasaran sin piedad y sin alguna razón tuya. Mi inquietud maduraba conforme pasaban los minutos, las horas. Caía el sol al parecer mas rápido de lo normal, sin detenerse al escuchar cada suspiro que mi alma expedía. y sí!! Apareció la luna y fue como un golpe que me sacudió y me dijo: si el te ama igual que tu que más da que tu le llames. , Al entender esto me tranquilice un poco y decidí tomar el teléfono y marcar uno a uno los números que me llevarían a escucharte. Y sí! Así fue, escuche una voz pero no era tuya, esta era una voz seca, ausente que me dijo que no estabas, que habías tomado un rumbo diferente, entonces...solo me quedo un silencio y colgué. En mi interior algo se rompió, era mi alma, mi respiración se acelero y al instante me grito que te buscara donde en el fondo yo sabia que te encontraría.

De algún lado tome fuerza de nuevo y tome el teléfono y marque pero esta vez mis oídos querían ser sordos porque algo les decía que esto dolería.
Me contesto una voz femenina, muy clara y serena, pregunte por ti deseando no haberlo hecho nunca, y mira nada mas!! Ahí estaban esperándote gustosos, quise comprobar cada palabra escuchada así que volví a cuestionar lo mismo para asegurarme que tu rumbo había cambiado, para comprobar que me habías mentido. Mi alma cayo en pedazos, se derrumbo y colgué el teléfono.

No sé cuanto tiempo paso para poder articular palabra, para intentar comprender el por que de tu acto. Pasaron horas y pasaron estrellas, la noche nunca se detuvo, solo se volvió más fría...recuerdo que yo temblaba, estaba ahogada en sollozos porque mi llanto ya no brotaba mas.

Al paso de los días, no recuerdo si fueron diez o veinte o si tan solo fueron cuatro o cinco, yo los viví eternos, sin fin. Uno de esos tanto días amanecí, creo...de nuevo atormentada y me obligue a obtener alguna razón tuya, alguna palabra que lograra sanar este dolor. Me di a la tarea de reforzar mi alma, recoger los pedazos de ella y cubrirla con tus recuerdos. Una vez mas tome el teléfono, recuerdo que era una tarde muy mañana muy brillante. Marque esos números que ya empezaba a extrañar, esta vez tuve suerte, por fin escuche tu voz. Mi cuerpo volvió a temblar y tu te limitaste a preguntar ¿ cómo estas?, Que podía responder yo!! Si mi voz era el silencio, estaba ansiosa por escucharte decir esas palabras que tanto amor me brindaban y que tanto necesitaba.

De alguna manera surgió una conversación, muy fría y seca de tu parte por cierto. Fue bastante extraño para mí escucharte hablar así, aun creo que no eras tu. Mi razón no entendía aquellas frases que decías, desgraciadamente hoy todavía las recuerdo perfectamente. Era algo muy vago, sin sentido, decías: "las cosas no se están dando para nosotros. Te quiero muchísimo y sé que si nos viéramos todo seria diferente. No te quiero seguir haciendo daño. Nunca creí decirte esto. No sabes lo que me duele estar cerrando una puerta a mi edad. No sé lo que quiero ahora, en este momento.

Sentí un sofoco inmenso, vi oscurecer el día en plena mañana, quede pasmada al escuchar tanta frialdad y más aun cuando simplemente dijiste ADIOS. Que podía decir yo, si tu ya habías decidido alejarte sin pensar en mi, sin pensar en esa relación pura que me hiciste creer que era perfecta. Recuerdo que solo te dije que te amaba, que eras mi vida, que dieras la oportunidad de vernos y salvar esto y nada...tu no respondiste nada más. Colgaste el teléfono sin saber que me destruiste en un segundo.

A pasado el tiempo y aun no entiendo cuál fue tu razón, tu verdadera razón, pero he aceptado que más ya no puedo hacer para que regreses a mí, sin embargo tu ADIOS sigue atormentando mis días.

Hoy también he recordado con claridad que aquel día no era de mañana, fue una noche muy oscura donde solo mi alma suspiraba, fue la noche en que comencé a morir.


Volver a Relatos breves ...

 

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online