- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009






Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...


  Guías culturales

LA MÚSICA COMO RECURSO PEDAGÓGICO EN LA ATENAS CLASICA: : La concepción socrática de lo “armónico”.

Susana Ballestín Pérez
abepus2004-investigacion@yahoo.es

1. INTRODUCCIÓN:

La lectura de algunos diálogos de Platón, como el Hipias Mayor o de lo Bello, el Protágoras o de los sofistas, el Banquete, la República, III o las Leyes (I y II) entre otros, nos permite fijar algunas características relevantes acerca del significado de la noción de “educación” en la Atenas de los siglos V y IV a.C. El protagonista de estos diálogos suele ser Sócrates quien, (como representante de los ciudadanos de Atenas), discute con algunos sofistas (como Hipias o Protágoras) o con extranjeros procedentes de otros lugares como Creta o Lacedemonia cuestionando sus ideas o sus costumbres.

Sócrates nació aproximadamente en el año 470 a. C (1) y los primeros años de su vida coincidieron con el florecimiento de Atenas. Los griegos, habían comenzado a tener contacto con otras culturas, como los persas, los babilonios y los egipcios y también con otros pueblos, que los atenienses consideraban ‘bárbaros', debido a sus costumbres y Leyes. Desde esta perspectiva eran pueblos ‘bárbaros' los escitas y los tracios por ejemplo. Las reflexiones griegas sobre la idea de civilización y cultura, constituyeron un motivo fundamental para que los intelectuales de la época volviesen la mirada hacia el sujeto y la sociedad, (en tanto que conjunto de individuos, que conformaba el contexto en el que se desarrollaba la vida de los ciudadanos) y fuesen abandonando la tesis filosófica presocrática de alcanzar una verdad objetiva acerca de cuestiones metafísicas.

A) LOS SOFISTAS

Estas circunstancias constituían un clima adecuado para la realización de prácticas sofísticas . E ntre los sofistas y los antiguos filósofos presocráticos podemos encontrar diferencias en cuanto al método de acceso al conocimiento (los sofistas utilizaban un método de análisis empírico inductivo (2), mientras que los anteriores se habían centrado más en el método deductivo) en cuanto a su objeto, (las pretensiones de los sofistas eran más prácticas y menos especulativas que las de los filósofos presocráticos pues, sus reflexiones no iban dirigidas tanto hacia cuestiones metafísicas como hacia cuestiones acerca de las costumbres, el lenguaje y las normas de las distintas ciudades que iban conociendo) y en cuanto a su profesión (los filósofos presocráticos no habían utilizado sus conocimientos como medio para obtener beneficios económicos, sino sólo personales, mientras que los sofistas se habían convertido en e ducadores ambulantes que impartían cursos y daban conferencias en distintas ciudades a cambio de remuneraciones económicas.

B) SÓCRATES Y LOS SOFISTAS

Sócrates se encontraba a caballo entre los filósofos de la antigüedad y los sofistas con los que mantenía relaciones amistosas. Así, en el Hipias Mayor (3), alababa al sofista Hipias por su habilidad para conciliar la vida pública (sus enseñanzas) con la privada (sus conocimientos) y obtener con ello un doble beneficio (esto es, un enriquecimiento económico y personal) aunque ponía en duda el valor ético de las consecuencias de utilizar las habilidades de persuasión adquiridas, para fines políticos particulares y no sociales. En realidad, lo que Sócrates desaprobaba de algunas prácticas sofísticas era el hecho de preocuparse más por la forma de los discursos que por el contenido, que había sido altamente valorado durante las épocas anteriores Esa es la diferencia que Platón, por boca de Alcibíades en El banquete, [214e-216b] trata de destacar al comparar la elocuencia de Sócrates con la de algunos sofistas:

ALCIBÍADES - " […] y afirmo, además, que se parece [refiriéndose a Sócrates] al sátiro Marsias (...) Sí, y mucho más maravilloso que Marsias, porque este se servía de instrumentos para fascinar a los hombres con el hechizo que emanaba de su boca y todavía hoy fascina el que entone con la flauta sus aires (...). Las melodías de este, (...), son las únicas que le hacen a uno quedar arrebatado y que ponen de manifiesto a los hombres que sienten necesidad de los dioses y de iniciaciones, por ser dichas melodías de carácter divino. Tu difieres de él tan solo en que sin instrumentos, con tus simples palabras, consigues el mismo efecto (...) cuando se te escucha a ti o a otro contar tus palabras (...), quedamos transportados de estupor y arrebatados por ellas."

La alusión a la música, resulta significativa en este contexto, en la medida en que el concepto de “armonía” constituye un elemento clave para entender la concepción educativa griega que aquí quiero expresar.

Imagen disponible en www.artehistoria.com

3. LA EDUCACIÓN EN LA GRECIA CLÁSICA:

Los atenienses, concebían la ‘educación' como un proceso continuo que comenzaba cuando eran niños y abarcaba todas las dimensiones del ser humano. Es decir, la educación iba dirigida tanto al cuerpo como al alma. Los sofistas se encargaban de enseñar gramática, interpretación de los grandes poetas como Homero y Hesíodo y la filosofía de los mitos y la religión, materias todas ellas, destinadas a adquirir la "virtud" de la política. En el Protágoras o de los sofistas (4)Protágoras expone ante Sócrates su concepción de la “educación”; exposición que avala claramente la tesis que aquí planteo. De su discurso podemos extraer al menos, estas ideas :

  • Las primeras lecciones comienzan con los niños: Los primeros educadores, por tanto, serían los padres y las nodrizas, quienes les enseñaban lo que consideraban bueno y malo, justo o injusto según sus propios criterios. También en Las Leyes, [I, 642d-644a] aparece un personaje, el ateniense (suponemos que se trata de Sócrates) que confirma este planteamiento de Protágoras.
  • 3º) El acto de imitación constituía un modo de aprendizaje. Sócrates también incidirá en esta idea. Cuando los niños llegaban a la escuela, los maestros les hacían leer y recitar los versos de los poetas con una doble finalidad: En primer lugar, que aprendiesen a imitar los actos elogiables y a repudiar los censurables y en segundo lugar, que aprendiesen a amar el orden y la armonía con que habían sido compuestos los versos. A esta pretensión respondían también las enseñanzas de los citaristas, quienes les mostraban cómo acompañar las letras de los versos con instrumentos apropiados para producir como resultado una armonía entre la melodía y la letra.

3.1. La música como recurso pedagógico en la Atenas Clásica :

La noción de "música" constituye, como ya he indicado, un factor clave para entender la concepción educativa de los antiguos atenienses. Platón, a través de Sócrates en La República (5) expone las razones por las que considera que la música debe formar parte de la educación de los niños. Su tesis central es que la música, no es un conjunto de ruidos o sonidos mezclados sin más, sino con un cierto orden . El resultado perceptible de la ordenación de un conjunto de elementos constituye la "armonía". Pero para Platón la idea de "armonía" tiene un significado amplio. Igual puede ser aplicada a los sonidos, con lo que se obtendrían melodías o voces armónicas o a la estructura de los discursos, o al alma de los individuos (la armonía del alma humana daría lugar a las virtudes), o a las ciudades (una ciudad armónica, sería una ciudad bien organizada),o al estado interno de un cuerpo vivo, (en este caso podríamos decir que un cuerpo armónico es un cuerpo sano), o a la forma física externa del cuerpo de los seres vivos (en este caso diríamos que un cuerpo armónico es un cuerpo bello). Con respecto a esto último, es bien sabido que para los griegos el concepto de Belleza tenía un gran valor. En el Hipias Mayor , Sócrates alude precisamente a este concepto y para Protágoras (6), la formación física en la paidotriba , constituía otra etapa más dentro de todas las que había enumerado para la educación de los niños.

El acto de imitación, que también hoy constituye un recurso esencial para el niño que está aprendiendo, tenía que ser encauzado a juicio de Platón, hacia los actos y expresiones "armónicas" o "virtuosas", con la finalidad de que el niño aprendiera a amar todo aquello que resultase armónico. De ahí el interés de los educadores por enseñarles a apreciar la música. En el libro tercero de La República (6), Platón ofrece una amplia descripción por boca de Sócrates, sobre cómo han de ser los sonidos apropiados para representar a los héroes y los instrumentos apropiados para acompañar las letras que describen sus hazañas. El concepto de "armonía" estaba pues, estrechamente relacionado con la idea de virtud para Sócrates y Platón en particular, y para los atenienses en general. Hoy día, tal vez podamos asociar esa concepción clásica de “armonía” a la idea de equilibrio. Así, la armonía sería el equilibrio que se alcanza cuando nos situamos en medio de dos extremos. En las Leyes [II, 653b-654b] podemos leer esta definición del concepto de educación como la virtud de alcanzar la armonía:

"Llamo pues, educación a la primera adquisición de la virtud que hace un niño; si el placer, el amor y la amistad, la tristeza y el odio nacen debidamente en sus almas antes de que despierte en ellos la razón y si una vez en posesión de la capacidad de razones estos sentimientos se armonizan con la razón, reconociendo que han sido bien formados por los hábitos correspondientes, esa armonía constituye la virtud completa".

Desde la perspectiva platónica, el que los niños fueran capaces de adquirir esa capacidad para distinguir lo que es armónico (esto es, lo que guarda un equilibrio, un orden), de lo que no lo es, suponía haber adquirido también competencias necesarias para comprender lo que es un buen razonamiento (un razonamiento armónico) y esto les situaba en el camino hacia la adquisición de las "virtudes" políticas o sociales. En definitiva, suponía que se encontraban preparados para enfrentarse a la vida política o social, bien para gobernar la ciudad o bien para ser capaces de respetar las leyes establecidas y a los demás ciudadanos y convivir en un ambiente justo.

4. OBRAS DE REFERENCIA

  • Frederick Copleston

Historia de la Filosofía 1: Grecia y Roma, Ariel, Barcelona, 1994.

  • Platón, OC, Aguilar Madrid, 1979

- Hipias Mayor o de lo Bello

- Protágoras o de los sofistas.

- La República, III

- Las Leyes (I y II)

1- Véase Frederick Copleston Historia de la Filosofía 1: Grecia y Roma, Ariel, Barcelona, 1994.

2- Ibid. p.96

3- En Hipias Mayor o de lo Bello ( Platón O. C. Aguilar Madrid, 1979)

4- En Platón , Protágoras o de los sofistas (Platón O. C. ed. cit.)

54- Platón La República (en Platón O. C. ed.cit.)

6- Véase Platón Protágoras o de los sofistas , ed.cit.

7- Platón , La República ed.cit.


Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online