- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

Agenda: destacados

Festival Escena Contemporánea 2009.

Del 26 de enero al 22 de febrero de 2009
 

EXPOELEARNING 2009.

19 y 20 de marzo de 2009

Publicar en Liceus
Platón y La República

Una de las preocupaciones últimas de Platón, en La república o de lo justo, es la demostración de la inmortalidad del alma. No deduce de ello ningún premio ni castigo de ultratumba. Vicente Adelantado Soriano

 Ir al artículo...

 

 


 

  Guías culturales

MANIFESTACION DE LA POLÍTICA SOCIAL EN LOS ESTADOS HEGEMÓNICOS CAPITALISTAS DE EUROPA

De Andrés Felipe Cubillos Novella
andresf01@cable.net.co
 
MANIFESTACION DE LA POLÍTICA SOCIAL EN LOS ESTADOS HEGEMÓNICOS CAPITALISTAS DE EUROPA

Andrés Felipe Cubillos Novella
Estudiante de segundo semestre de la Maestría en Política Social
Especialista en Administración de Salud
Investigador
Pontificia Universidad Javeriana

Para definir claramente la tesis que quiero plantear en el presente ensayo, considero necesario tener en cuenta los conceptos fundamentales de Estado, cómo se define hegemonía , a manera de presentar el Estado Hegemónico capitalista Europeo, y de lograr así explicar finalmente cómo se manifiesta la política social en el Estado Hegemónico Capitalista de Europa.

QUE ES EL ESTADO

Según Adolfo Posada, "el Estado es una organización social constituida en un territorio propio, con fuerza para mantenerse en él, e imponer dentro de él un poder supremo de ordenación y de imperio, poder ejercido por aquel elemento social, que en cada momento asume la mayor fuerza política" .

EL ESTADO CAPITALISTA Y EL PODER DEL ESTADO

El modelo del Estado capitalista tiene entre otras, las funciones de regular las condiciones marginales del proceso de producción; es decir que la intervención del Estado en la economía no se realiza como si el aparato de gobierno fuera una empresa capitalista más, sino que se trata de una acción de características específicas y particulares; "una acción que genera la ilusión de un Estado social regulador del bienestar colectivo, que solo ataca y reprime a los enemigos que no han sido sellados por la legitimidad del aparato político"

Entonces "el Estado capitalista corresponde al estadio del capitalismo competitivo" , el cual ha desempeñado siempre un papel económico, aquí la emancipación económica del poder estatal tiene su expresión en el hecho de que el patrimonio del Estado, con todos los medios reales de la administración, no pertenece a nadie. Mas sin embargo es necesario tener en cuenta que es la concentración estatal de poder, pues el desenvolvimiento de la forma estatal capitalista se ve acelerado por este hecho, actuando de modo tendiente hacia este resultado.

El absolutismo, que por medio de la política mercantilista convirtió al Estado en el más fuerte sujeto económico capitalista, hizo de los medios de dominación política un monopolio del Estado y arrebató a los estamentos sus privilegios públicos de autoridad. Pero no solo dejó a los señores feudales el capital agrario sino que, fomentó lo que pronto habría de ser más importante, el nacimiento de un poder económico burgués, en la forma del capital móvil financiero, comercial e industrial, al que el Estado liberal dio casi absoluta libertad de acción. La fuerza cada vez más intensamente concentrada del capital dispone de modo virtualmente libre, de un número siempre creciente de medios económicos; y casi en igual medida domina los medios de autoridad política del poder del Estado democrático. Por tal motivo es evidente que "los dirigentes de la economía no tienen sólo a su disposición en la democracia de la política, el volumen de poder político que le dan sus votos. Y con bastante frecuencia pueden adquirir una posición política dominante .

Nicos Poulantzas, de una manera similar pretende entrar a fondo en la teoría marxista del Estado para intentar restablecer su verdadero significado. El punto de partida es la clara distinción entre dos nociones que muchos teóricos tienden a confundir: el modo de producción y la formación social. Por modo de producción -describe Poulantzas- "se designará no lo que se indica en general como lo económico, las relaciones de producción en sentido estricto, sino una combinación específica de diversas estructuras y prácticas, que en su combinación, aparecen como otras tantas instancias o niveles, es decir, como otras tantas estructuras regionales de este mismo modo" .

Está claro que si en toda formación social se superponen, por definición, diversos modos de producción y cada uno de estos se especifica por la forma concreta y singular de articulación de sus instancias estructurales (que da como resultado, una correlación de clases específica) no existirá una sola formación social, una sola clase dominante, sino varias clases de fracción y clases dominantes. "El problema fundamental consistirá entonces, no solo en identificarlas al nivel de su práctica de clase, sino en descubrir la articulación concreta o descubrir como dominan las clases dominantes en una misma y única formación social" . Partiendo del anterior concepto, es necesario entender la formula planteada por Poulanzas acerca del "voluntarismo-economismo", "el cual se encuentra en todas las consecuencias concretas de la forma estado-voluntad de la clase dominante a saber: A) El Estado es considerado el patrimonio exclusivo de "una" clase dominante. B) Esta clase-sujeto del Estado, es considerada ella misma, en sus relaciones con el Estado, como abruptamente unificada, por su sola voluntad de dominación. C) La unidad interna propia del Estado correspondiente a su autonomía relativa y a su eficacia específica redefinida a la unidad de voluntad de la clase dominante. D) El Estado es considerado como el instrumento, la máquina, la herramienta, el aparato inventado y creado por esta clase a los fines de su dominación" .

A este respecto Poulanztas afirma que para las clases dominantes, y en particular para la burguesía, el Estado tiene un papel importante de organización; es decir, el Estado representa y organiza tanto a las clases dominantes como al poder político a largo plazo, donde a veces participan clases dominantes pertenecientes a otros modos de producción, pero presentes en la formación social capitalista: un caso clásico, todavía hoy, en los países dominados y dependientes, es el de los grandes terratenientes. Donde la organización por medio del Estado, de la unidad conflictiva de la alianza en el poder y el equilibrio inestable de los compromisos entre sus componentes, se realiza bajo la hegemonía y dirección en ese bloque, de una de sus clases o fracciones, la clase o fracción hegemónica. Es a partir de este concepto que Nicos Poulantzas, explica que "la hegemonía es: el poder establecido en los Estados por los más fuertes sobre los más débiles, y que el poder compone la distribución de las preferencias para las alternativas". Es imperativo asimilar que el Estado es solamente uno de los componentes de la instauración del poder de una clase dominante sobre una clase dominada en los Estados Hegemónicos, por tal motivo es necesario tener en cuenta las limitantes del Estado como un instrumento, un medio y no un fin. Partiendo de este punto, "el poder del Estado entonces, se entenderá en dos rumbos, o como las formas institucionales del derecho o como forma de la violencia (uso de la fuerza); esto significa que, entre las clases y fracciones de clase dominantes, hay una que ejerce su hegemonía sobre las demás en el seno de una articulación específica que reviste la forma de bloque" .

LA HEGEMONÍA DE LOS ESTADOS CAPITALISTAS DE EUROPA

Para Poulantzas, el concepto de hegemonía se inserta en toda una problemática particular del materialismo dialéctico, concerniente a la vez al problema de las relaciones entre base y superestructura y al de la especificidad del dominio político y estatal de una formación social históricamente determinada. En general su aporte debe ser limitado a un solo dominio de la "ideología", en la medida en que el papel de la clase dirigente sea dirigir por un consentimiento condicionado más que dominar en el sentido estricto del término. Por otra parte afirma él, que si "el concepto de hegemonía tiene un estatus científico propio es porque aplicado al Estado capitalista y a las clases, a cuyos intereses corresponde, nos permite dilucidar sus características históricas particulares en sus relaciones con un modo de producción históricamente determinado" .

Poulantzas, define por otro lado a la hegemonía de los Estados capitalistas como la lucha política de las clases en una formación capitalista, y comprende más particularmente, las prácticas políticas de las clases dominantes en esas formaciones, es a partir de allí donde determina que al localizar la relación del Estado capitalista y de las clases políticamente dominantes, que el Estado es un Estado de dirección hegemónica de clase.

Ahora bien, el concepto de hegemonía que se aplicará únicamente en las prácticas políticas de las clases dominantes -y no al Estado- de una formación capitalista reviste dos sentidos: indica la constitución de intereses políticos de estas clases en su relación con el estado capitalista, como representantes del "interés general" del cuerpo político que es el "pueblo-nación" y que tiene como sustrato el efecto de aislamiento en lo económico; y, se verá en efecto que el estado capitalista, y las características especiales de la lucha de clases en una formación capitalista, hacen posible la formación como lo mencioné anteriormente, de un bloque en el poder, compuesto de varias clases o fracciones políticamente dominantes. Entre esas clases y fracciones dominantes, una de ellas tiene un papel predominante particular, que puede ser caracterizado como papel hegemónico. En este segundo sentido, el concepto de hegemonía comprende el dominio particular de una de las clases o fracciones dominantes respecto a las otras clases o fracciones dominantes de una formación social capitalista. Por ello "la clase hegemónica es la que concentra en si, en el nivel político, la doble función de presentar en el interés general del pueblo-nación y de detentar un dominio específico entre las clases y fracciones dominantes: y esto en su relación particular con el estado Capitalista" .

El concepto de hegemonía reviste una importancia capital, en lo que concierne el estudio de la función, de la eficacia particular y del carácter político de las ideologías en el marco de una explotación hegemónica de clase, en la medida en que está constituido a partir del nivel político específico de la formación capitalista, a lo cual Poulantzas afirma que "la hegemonía indica la característica de una clase que llega a imponer al conjunto de una formación social la ideología, la concepción del mundo, la "manera de vivir", el gusto; constituidos a partir de su propia posición en esta formación, subrayando de esta manera que el concepto de hegemonía bajo este marco, "reviste una función capital en la medida en que permite el estudio, en todos los dominios, de esas unidades contradictorias características de la explotación política actual de clase y cuya aparición corresponde a la estructuración objetiva del Estado moderno, unidades tales como la dirección-dominación, la organización-fuerza, la legitimidad-violencia, el consentimiento-coacción. En el cual este concepto por el hecho mismo, presupone como condición de posibilidad de constitución una relación adecuada entre las estructuras objetivas del Estado moderno y la coordenadas de un modo de producción" .

Por otra parte, Poulantzas comenta que el concepto de hegemonía no puede ser limitado a su aplicación en la especificidad del Estado moderno, y en las particularidades de la dominación de las clases dominadas. Entonces afirma, que en realidad puede ser extendido al examen de las relaciones de los intereses económicos y políticos entre las clases y fracciones dominantes en la formación capitalista. Aclara que en efecto la hegemonía de un grupo social sobre una serie de grupos subordinados, posibilita que las clases o fracciones dominantes en esta fracción se presenten como estructuradas, por medio del Estado, en un conjunto particular. Determinando que esta concepción, aplicada a la relación entre clases y fracciones de clases dominantes, conduce a consecuencias a saber: que solo puede existir una clase dominante en relación al Estado, lo que reduce automáticamente a las otras clases al rango de las clases dominadas, sobreentendiendo de esta manera la relación dominantes-dominados, situando así el nivel político "institucionalizado" entre dos clases.

Partiendo de lo anterior, Poulantzas define el concepto moderno de hegemonía; éste permite descubrir lo referente a las clases dominantes y las clases dominadas; a lo cual aclara que de acuerdo a este concepto, el Estado moderno no puede ratificar unívocamente los intereses económico-sociales, propios empíricamente concebidos en las clases dominantes. Afirmando por tanto que "su función hegemónica de universalidad, coincide en los intereses del capital, sin embargo, al nivel político específico de la lucha de clases, una garantía de ciertos intereses económico-corporativos de las clases dominadas en el Estado, garantía acorde a la constitución hegemónica de la clase en el poder cuyos intereses políticos el Estado sostiene" .

Posterior al desarrollo de la idea contextualizada anteriormente, es necesario entender que el moderno Estado capitalista "tiene entre otras la función de regular las condiciones marginales del proceso de producción; es decir, que la intervención del Estado en la economía no se realiza como si el aparato de gobierno fuera una empresa capitalista más, sino que se trata de una acción con características específicas y particulares, que genera la ilusión de un Estado social regulador de bienestar colectivo, que sólo ataca y reprime a los enemigos que no han sido sellados por la legitimidad del aparato político"

LA MANIFESTACION DE LA POLÍTICA SOCIAL EN LOS ESTADOS HEGEMÓNICOS CAPITALISTAS DE EUROPA

El desarrollo de los estados hegemónicos parte de la concepción de estos en los Estados precapitalistas en donde Gosta Esping, afirma que: "en las sociedades precapitalistas, pocos trabajadores eran estrictamente mercancías, en el sentido de que su supervivencia dependía de la venta de su fuerza de trabajo. Al transformarse los mercados en universales y hegemónicos, es cuando el bienestar de los individuos viene a depender enteramente del circuito monetario"

Partiendo de lo anterior se observa un cambio del precapitalismo a un capitalismo liberal, el cual derrumbó las bases morales de la protección social vertical, a favor de los pobres incapaces y de los sujetos desvalidos, procurada por los estamentos de las instituciones del antiguo régimen; los pobres públicos tomaron el relevo de dicha función mediante la beneficencia pública. "El cambio liberal por el contrario, se descuidó de la gente válida con riesgo de necesidad: siguió la represión de los vagabundos y disolvió, importantes bases organizativas y materiales de autoayuda, sin proveer ningún recambio de entidad. Los trabajadores campesinos fueron privados del aprovechamiento de las tierras municipales, del común y de otras manos muertas, cuya desamortización las llevo a manos vivas y celosas de su propiedad; la política liberal creó así las condiciones iniciales de la después llamada cuestión social. El desarrollo capitalista vendría a potenciar condiciones de las que nace una densa historia de iniciativas proletarias y burguesas" . Adicionalmente se reconoce que la función económica del Estado Capitalista Europeo es importante debido a que el aparato estatal organiza el pago de los "salarios" complementarios (en forma de servicios), indispensables para que el conjunto de la fuerza de trabajo pueda reproducirse. Es entonces el Estado el que organiza y vigila el proceso global de reproducción de la fuerza de trabajo, y cuida muy especialmente de la masa de las mujeres, niños, viejos, enfermos y desempleados que sea sellada por las bendiciones de la seguridad social, la salud pública y la escuela .

Carmen Alemán asegura que, Frente al problema de inseguridad económica de la masa, el pensamiento burgués propone inicialmente una solución la cual es: "la previsión individual mediante el ahorro"; con ello "el Estado favorece esta iniciativa promoviendo de esta manera la determinada previsión y las entidades de ahorro popular, especialmente la caja de ahorros; mediante la Real Orden de 17 de abril de 1839 en donde se prescribe la extensión de dicha institución, con el monte de piedad" a todas las provincias. En el curso del siglo XIX se dictaron otras disposiciones para instrumentar aquella política. La decisión de ese entonces resultó muy insuficiente de modo que el problema de la desprotección del pueblo trabajador quedó vivo. Por otra parte la sociedad civil adopta iniciativas pacíficas como por ejemplo: "el proyecto de Falansterio cerca de Jerez, hacia 1841; la campaña de movilización de las clases sociales entre otros recursos. Igualmente las iniciativas autogestionarias y sobre todo el paternalismo burgués" , pero esto no era suficiente para la cuestión social, la cual reclamaba acciones más decisorias.

La expresión de la Política Social empezó a utilizarse a mediados del siglo XIX, parece que "Robert Mohl fue quien empleó por primera vez la expresión sozialpolitik en 1845, con el fin de lograr referirse con ello a una denominada teoría de la regulación de los fines sociales" .

En Europa, durante el Antiguo Régimen, la iglesia fue la principal responsable de la asistencia social y de la provisión de servicios sociales a la comunidad. En el siglo XIX, el auge de conceptos como clase social y sociedad, la centralización de la administración del Estado y las nuevas experiencias de mutualismo patronal y obrero culminarían en reformas fundamentales (como la de Bismarck en la Alemania de 1881 o, a principios del siglo XX, la de Lloyd George y Clement Richard Attlee en Gran Bretaña) surgiendo el embrión de la Seguridad Social y posteriormente el moderno Estado de bienestar.

El grado de desarrollo de los servicios sociales y el nivel de colaboración entre la administración central (el Estado) y local (ayuntamientos, comunidades, etc.), así como entre las organizaciones de voluntariado, varía de manera considerable según el país, aunque la tendencia es avanzar hacia su descentralización y regionalización, hacia la cooperación entre los sectores público y privado, hacia la aplicación de un enfoque más preventivo que asistencial y hacia el desarrollo de la ayuda mutua dentro de las propias comunidades, con el fin de conseguir una mayor efectividad.

Sin embargo, en las sociedades occidentales con derechos sociales amplios, donde "impera el Estado de Bienestar, el mantenimiento de los servicios sociales también provoca fuertes controversias. Actualmente algunos gobiernos están interesados en reducir sus gastos sociales para que la comunidad libere al Estado de gran parte de las cargas de asistencia social y servicios sociales, pero hay que tener presente que estas medidas implican no reconocer estos servicios como derechos inalienables de los ciudadanos" .

Adicionalmente, "el gobierno autoriza la creación de asociaciones obreras mutualistas y cooperativas, tras lo que surgen ideas precursoras de sindicalismo y mutualismo contemporáneos" . Producida por la revolución liberal de 1854, se aprueba "la Ley sobre la Caja de Asistencia, disposición por la que se obligaba a los trabajadores y empresarios a efectuar aportaciones a una caja de enfermedad, precedente de la Ley del seguro de enfermedad del año 1883, con lo cual el movimiento obrero se organiza mediante diversas asociaciones formando de esta manera la primera huelga general. En septiembre de 1864, empezó a dar sus primeros pasos la asociación internacional de trabajadores, donde se organizó con la participación de diferentes trabajadores de distintos países con un mismo sentimiento de clase que les unió contra la explotación. En el cuarto final del siglo XIX esta unión aparece en los informes de la Comisión de Reformas Sociales, publicados entre 1889 y 1893, y que continúan el debate sobre las condiciones materiales y morales de la clase proletaria, iniciado ya a finales del siglo XVIII." .
Las diversas corrientes del pensamiento alemán (Hegel, Fichte, Savigny, List) lejos de la filosofía utilitarista imperante en Gran Bretaña y en otros países de Europa, fortalecen la primacía de los valores colectivos sobre los individuales, y la idea de que el Estado es el centro de poder de la sociedad, cuyos problemas son problemas del propio Estado. Por el contrario, en Francia como en el Reino Unido, la fuerza del liberalismo político y económico, así como el convencimiento del individualismo acuñado, fue el motivo de la tardanza de la implantación de un régimen público de seguros sociales obligatorios.
Para el desarrollo de la política social estatal es decisiva la situación económica y social de los años 70. La revolución social de la Comuna de París (1871), las oleadas de huelgas de 1869 a 1872, la escasez de vivienda en las grandes ciudades, y la miseria como consecuencia de la prolongada crisis económica durante los años 1873-1874, da lugar a una creciente movilización política de los trabajadores en los partidos socialistas.
De cualquier manera, el motor principal que hace posible la puesta en marcha de los Seguros Sociales en Alemania es el temor a la destrucción del Estado y de la sociedad por el movimiento obrero socialista, concibiéndose como el instrumento adecuado tanto, para neutralizar dicho movimiento como para disponer de un arma política contra la burguesía liberal. Como se afirma en "los fundamentos de algunas de las leyes sobre los seguros sociales, se trataba de acceder a los intereses materiales de los trabajadores de la industria, "de inmunizar a los trabajadores que aún no estaban convertidos a la socialdemocracia" (Ritter). En resumen, se trataba de combatir, ni más ni menos, que una amenazante revolución social y dar respuesta a las exigencias de la socialdemocracia.

El sistema alemán de seguros sociales, que se amplía considerablemente en 1911 (la Ley de 19 de julio de 1911 crearía el Seguro de Viudez y el Seguro de Orfandad y el Código de Seguros Sociales) viene marcado por los siguientes rasgos: "obligatoriedad para todos los individuos sometidos a la ley; el ámbito subjetivo originario es muy limitado, sólo afecta a los trabajadores industriales, y sobre todo, a los obreros Es, por tanto, un sistema de carácter laboral o profesional. La carga financiera se reparte entre los empleadores y los asegurados, añadiéndose en ocasiones una subvención del Estado a esas cotizaciones. Es un sistema causal, es decir, atiende a los riesgos y causas del infortunio; y de tipo reparador, trata de suplir ante todo la pérdida salarial" .

No obstante, la genialidad del sistema de seguros sociales ideado por Bismarck reside, según Alonso Olea, en trasladar al campo de los riesgos sociales la técnica de la operación del seguro privado, con algunas originalidades (Durand): el seguro social es obligatorio, no como contrato forzoso legal sino como relación jurídica legal impuesta por vía de la autoridad. En el ámbito del seguro privado la prima es pagada por el suscriptor del seguro y aunque pueda ser pagada por un tercero voluntariamente, concierne siempre a la deuda de otro. En el seguro social las cotizaciones se imponen a personas no protegidas, los empresarios, que pagan en razón de una deuda personal y que incluso están obligados a pagar la cotización obrera por medio de retenciones salariales. El principio de proporcionalidad de la prima y el riesgo, que es fundamental en el seguro privado, está excluido en el seguro social. La institución gestora de los seguros sociales no lleva a cabo ninguna selección de riesgo. El seguro social practica la compensación de riesgos en el marco nacional; por el contrario, el seguro privado desemboca a través del juego del reaseguro.

El sistema de seguros sociales se extiende desde la época de las leyes bismarkianas hasta la década de los años cuarenta de este siglo. La evolución histórica, del sistema de seguros sociales, consistió a grandes rasgos, en la ampliación paulatina del ámbito de cobertura del seguro social del trabajador industrial y de servicios a todo trabajador por cuenta ajena y, más tarde, a todo trabajador, incluido el autónomo o por cuenta propia; de los económicamente débiles a personas con rentas o salarios más altos, acabándose en muchos casos por eliminar los topes salariales para el aseguramiento; y completando el cuadro de riesgos cubiertos hasta llegar a un ideal de cobertura que no difiere en mucho del actual ; este es el caso de Luxemburgo, Países Bajos, Rumania y Gran Bretaña.

Para Carmen Alemán, la Política Social ha sido el instrumento característico del Estado, que ha permitido por un lado, limar los conflictos sociales que venían arrastrándose desde el siglo XIX; y, por otro, conseguir alcanzar un grado de equiparación social bajo la forma del bienestar colectivo que ha alcanzado especialmente los países europeos desde el final de la II Guerra Mundial. A ese Estado, aclara la autora, se le ha denominado Estado benefactor o Estado protector, (aunque el término con que se conoce más comúnmente es Estado de Bienestar).

Por otra parte para Claus Offe, "el Estado del Bienestar ha sido el resultado combinado de diversos factores, que combinan en composición dependiendo de los países. El reformismo socialdemócrata, el socialismo cristiano, élites políticas y económicas, conservadoras ilustradas y grandes sindicatos industriales fueron las fuerzas más importantes que bogaron en su favor y otorgaron esquemas más y más amplios de seguro obligatorio, leyes sobre protección del trabajo, salario mínimo, expansión de servicios sanitarios y educativos y alojamientos estatalmente subvencionados, así como el reconocimiento de los sindicatos como representantes económicos y políticos legítimos del trabajo. Estos continuos desarrollos en las sociedades occidentales se vieron a menudo acelerados dramáticamente en un contexto de crisis y conflicto social intenso, especialmente bajo condiciones bélicas y posbélicas. Los logros alcanzados bajo estas condiciones, se mantuvieron regularmente, añadiéndose a ellos las innovaciones que cabía introducir en periodos de prosperidad y crecimiento" . Claus Offe , afirma entonces que el Estado parte de un mecanismo de equilibrio económico y social, en el cual el Estado es parte de las condiciones de la política social vista a través de de las relaciones de la sociedad en la mercantilización del trabajo, puesto que la "desmercantilización, la estratificación social y el empleo son las claves para la identidad del Estado del Bienestar" , es por esto que afirma que los conflictos originados por parte de la sociedad, hacen parte de las condiciones inadecuadas de la población que tienen que ser resueltas por la política social a través del Estado del Bienestar, dado que las contradicciones originadas en la integración social son expresiones de la imposibilidad del autogobierno y la resolución de problemas que tiene el capitalismo y el Estado del Bienestar surgido de la economía keynesiana, cuyo objetivo residía en la resolución de conflictos sociales. Es por esto importante reconocer que, si el Estado quiere seguir conservando sus límites, la sociedad debe entonces entenderse como un sistema de sistemas sociales, donde todo el sistema se hace inestable. Es en este punto en donde Offe define su concepto de crisis: en la inestabilidad e ineficacia del modo económico capitalista, para asumir y entonces lograr así aceptar sus contradicciones.

Gosta Eping Andersen, Asegura que "los Estados del Bienestar que antes eran Estados vigilantes, Estados de Ley y de orden, estados militaristas o incluso órganos represivos de gobiernos totalitarios, ahora son instituciones predominantemente preocupadas por la producción y distribución del bienestar social. El estudio del Estado del Bienestar es, por lo tanto un medio para entender un fenómeno insólito en la historia de las sociedades capitalistas" por otra parte comenta que "el factor determinante de las variaciones del Estado del Bienestar está definido por la historia de las coaliciones de la clase política"

De acuerdo a todo lo anterior es importante tener en cuenta que el desarrollo de la política social se ha manifestado a través de la historia del capitalismo europeo, no solamente en los Estados Socialistas que buscan el beneficio de la población, mediante políticas universalistas que disminuyan el impacto de las diferencias sociales y económicas generadas por el capitalismo; a diferencia de lo anterior en los Estados Hegemónicos capitalistas de Europa, la política social surge como respuesta por un lado de las élites políticas a las necesidades de la población, y por otro, debido a las luchas constantes de inconformismo del proletariado que busca reivindicaciones a través del reconocimiento y respeto a sus derechos.

Volver a Trabajos de Investigación...

 

 



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online