- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
  Guías culturales


Las pilas de mármol. Parroquia Matriz de El Salvador. Santa Cruz de La Palma

José Guillermo Rodríguez Escudero

El interesante y excepcional conjunto de pilas que aún se encuentra en esta fabulosa iglesia de la capital de La Palma –una bautismal y cuatro para el agua bendita- es de procedencia italiana.

En los inicios del siglo XVI se habían asentado en Canarias numerosos miembros de grandes familias italianas, como banqueros, etc., fruto de las importantes relaciones artísticas españolas con Italia. Esto dio como resultado un importante desarrollo de la escultura renacentista en nuestro país y, por ende, en nuestra región. Estas relaciones se basaron, tanto en la presencia de artistas italianos, como en la importación de obras de carácter decorativo, en su mayor parte procedentes de los talleres de Carrara. Son precisamente estos los que tienen mayor aceptación entre nosotros, pero sin olvidar también la importancia de su platería. No es raro encontrar en nuestras iglesias canarias alguna escultura de mármol o madera de procedencia italiana.

I – PILA BAUTISMA

El Profesor Hernández Perera ha catalogado la pila bautismal de El Salvador como la más antigua de las italianas que ha visto en Canarias y la califica de “obra muy típica de los marmolistas carrareses”.

Se encuentra ubicada en el baptisterio. Una gran obra ha tenido lugar en el mismo durante el año 2002 para colocar el espléndido vitral que cubre y ocupa todo el arco de la “Puerta del Perdón”, pórtico originario del templo, recientemente recuperado. El motivo de la hermosa y gran vidriera es el “Cristo Resucitado” del pintor italiano Andrea Mantenga (Padua 1341-Mantua 1506). Se trata de una magnífica copia de uno de los paneles de la predela del retablo de la Virgen de la iglesia de San Zenón de Verona que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Tours, Francia y que constituye una pequeña obra maestra de colorido y composición.





El baptisterio tenía forma rectangular, con una pequeña ventana en el testero occidental que servía para iluminar la estancia. Su techo era plano con una decoración geométrica en relieve y una paloma representando al Espíritu Santo en el centro. En la pared del fondo y bajo el ventanuco, llevaba la inscripción siguiente, pintada modernamente: “Quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el Reino de Dios”.

 

En el centro se hallaba y se halla la magnífica pila bautismal de mármol blanco procedente de los talleres toscanos de Carrara de la primera mitad del siglo XVI. Tiene forma de copa agallonada con friso de relieves en el borde, representando escenas de la vida de San Juan Bautista y separadas entre sí por unos paisajes, siendo éstos de una calidad inferior y más burdos que los propios personajes, los cuales revelan una mejor técnica de acabado: “Predicación del Santo”, “Degollación del Bautista”, “Salomé presentando la cabeza del mártir” y, por último, “El Bautismo de Cristo”. Gracias a la restauración y limpieza a la que ha sido sometida, podemos admirar esta obra maestra en todo su esplendor, si bien algunos de los paisajes y personajes han llegado hasta nuestros días algo desgastados por el uso.

 




El pie que la soporta está formado por unas molduras cóncavas y convexas y se apoya sobre una base troncopiramidal con relieves de guirnaldas y cabezas de ángeles en los lados y monstruos alados y delfines en los ángulos. Tomando como referencia el magistral y detallado estudio de la profesora palmera Gloria Rodríguez sobre la magnífica pila bautismal, se considera que esta base se empleaba en “distintas tipologías, encontrándose tanto en pilas benditeras como en sepulcros”.

 

 

 

El remate o vástago central está coronado por la imagen de San Juan Bautista de unos 48 cms de altura sobre una peana circular de unos 46 cms de diámetro. Lleva una concha en su mano izquierda, con la que aparenta derramar el agua, mientras señala al “Agnus Dei” o Cordero de Dios, situado a sus pies.

En la piedra en la que se apoya su pie derecho figuran las iniciales “F.I.B.”. Posiblemente se trate del nombre del autor, aunque este punto aún está sin confirmar. Sus medidas principales son: 80 cms de lado y 50 cms de altura en la base; 140 cms de diámetro de la copa y 18 cms de altura del friso de relieves: 125 cms de altura total.

El único dato relacionado con esta pila se encuentra en la parroquia de San Pedro Apóstol de Breña Alta, en cuyo Libro de Visitas y Mandatos consta que, en el año 1552 se adquirió la pila de cerámica verde vidriada de procedencia sevillana que poseía El Salvador porque “ya no se necesitaba”. Esto es una prueba fehaciente de que ya había otra nueva. Sus características coinciden con las obras de los talleres genoveses de fines del siglo XV y comienzos del XVI.

En el mencionado trabajo de Gloria Rodríguez queda confirmado que no existe otra pila semejante en todo el Archipiélago Canario, pues las que se conservan son de fines del XVII ó XVIII.

 

Durante mucho tiempo, en la dependencia de la nave del Evangelio correspondiente al baptisterio, se habían recogido las valiosas piezas de plata de gran tamaño que poseía este suntuoso templo.

II- PILAS PARA EL AGUA BENDITA

Existen cuatro pilas para el agua bendita en el interior de la bella iglesia, llegadas en fechas diferentes, que se encuentran adosadas a las columnas del cuarto tramo de las naves.

Una de las pilas, la segunda de la nave del Evangelio, de 97 cms de altura y 86 cms de diámetro, tiene una inscripción a modo de dedicatoria del donante don Pedro Castellanos en dos lados del plinto de base, donde aparece el año 1739. Gracias a esta leyenda, ha sido la única que ha podido ser datada con exactitud. Es muy semejante a las siguientes, con la diferencia que sólo tiene un querubín en el frente y le faltan las estrías agallonadas en el receptáculo. Se colocó en 1740, siendo el transporte pagado por la iglesia, así como la basa de piedra y la obra para sentarla. Procedía del convento franciscano de La Piedad, fundado en Los Sauces en 1614, y se inventaría en 1851.

Las dos primeras, según se avanza desde los pies de la iglesia, son iguales, cuyas medidas son 110 cms de altura y 78 cms de diámetro. Tienen unos soportes abalaustrados con relieves adosados en la zona bulbosa que se apoya en una base cuadrangular. Las tazas son muy planas con una especie de incisiones en forma agallonada y tres angelitos en los puntos medios del borde. Aparecen inventariadas en las adiciones del Libro de Visitas e Inventario de 1719.

La segunda de la nave de la Epístola tiene por medidas 115 cms de altura y de diámetro 84 cms. Difiere de las anteriores en la forma del pie que aquí está formado “por tramos cilíndricos y bulbosos sobre una base triangular con cabezas de dragón en los ángulos”. La documentación que aún existe en el Archivo Parroquial, concretamente en el Libro I de Relaciones – Inventario de 1603-, deja clara la existencia de “una pila de agua bendita de alabastro”. Su estilo corresponde al siglo XVI, asemejándose a las obras de Benedetto da Rovezzano y a las de otros escultores que trabajaron en Florencia en la primera mitad de ese siglo. El primero “construye sus piezas superponiendo elementos diversos que no siempre conjugan rítmicamente”.


 

La investigadora y profesora Rodríguez también confirmaba que no existían más datos que corroborasen la procedencia exacta de cada una de ellas. No obstante sí afirmaba “su origen italiano en el pedestal abalaustrado y la blandura de los relieves. Son de líneas más sencillas y una decoración vegetal carnosa y con adornos de angelotes en la taza”.

 

BIBLIOGRAFÍA:

- HERNÁNDEZ PERERA, J. Esculturas genovesas en Tenerife
- POGGIO SÁNCHEZ, M. “El primer templo de La Palma”. El Día, (6 de julio de 1980).
- RODRÍGUEZ, Gloria. La Iglesia de El Salvador de Santa Cruz de La Palma.
- VENTURA, A. La scultura del cinquecento. Storia dell’Arte Italiana.


 


 

Trabajos de investigación cultural sobre La Palma ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online