- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
   

El Tabernáculo de El Salvador en Santa Cruz de La Palma

José Guillermo Rodríguez Escudero

 

Tabernáculo de El Salvador
Tabernáculo de El Salvador

El Neoclasicismo irrumpió con fuerza en La Palma a principios del siglo XIX, sobre todo gracias a dos de sus más importantes impulsores, Don Manuel Díaz, Párroco propio de El Salvador y su colaborador, sacerdote y arquitecto, Don Joaquín Martín de Justa, ambos políticamente liberales y antiabsolutistas.

La obra de mayor relevancia del Neoclasicismo en La Palma fue la reforma del interior de la Parroquia Matriz de El Salvador del Mundo, tanto por su mérito artístico como por su repercusión en el resto de templos insulares. Se inició por las capillas laterales de las naves en 1813 y se continuó hasta alcanzar el retablo mayor en 1891.

A Don Manuel Díaz se deben todas las pinturas de jaspes y cortinajes y la ingeniosa y teatral maquinaria que acciona el expositor del tabernáculo del altar mayor, que descubre la custodia, en la mejor tradición de la escenografía barroca y calderoniana.

En el solemne instante en que aparece la custodia por medio de un mecanismo invisible, "se eleva la cúpula de la que penden las cortinas del tabernáculo, al mismo tiempo que éstas quedan divididas en dos y saliendo por entre las columnas son recogidas hacia los lados por dos pequeños ángeles que las suspenden en forma de pabellón…" [1] . Debajo de este pabellón, aparece un haz de espigas doradas que sostiene un orbe coronado por varios racimos de uvas también doradas. Ambos se abren de par en par en dos mitades y es ahí donde aparece la custodia "que resplandece bajo el hermoso pabellón del tabernáculo" [2].

El maravilloso retablo mayor, "famoso en todo el archipiélago" [3], según el Obispo García Ximénez, fue desarmado poco antes de 1840, montándose otro retablo neoclásico, que es el que podemos observar actualmente. Así, el aspecto interior de la iglesia mayor de La Palma con anterioridad a esta discutida y tan polémica reforma neoclásica, era muy diferente a la actual. Estaba decorado profusamente con retablos barrocos de madera sobredorada y pinturas flamencas, colgaduras de seda, lámparas de plata, un impresionante catálogo de imaginería religiosa (más de un centenar de piezas), y así un largo etcétera. Todo ello posteriormente dispersado en las ermitas y conventos de la ciudad y en parroquias del campo e incluso casas particulares.

La Transfiguración
La Transfiguración

Se contó con el apoyo económico del rico comerciante Cristóbal Pérez Volcán, natural de la capital palmera y vecino de La Habana. No se escatimó en gastos y tampoco se dudó en acudir a los artistas más prestigiosos de su tiempo, como por ejemplo Antonio María de Esquivel, pintor de cámara de la Reina Isabel II y también el imaginero orotavense Fernando Estévez del Sacramento, la gran figura de la plástica canaria del siglo XIX. El primero pintó el magnífico cuadro de La Transfiguración (finalizado en 1837) que fue colocado en 1840 en el centro del altar mayor sobre el tabernáculo que nos ocupa. La propia soberana alabó el lienzo y quiso después que fuera el propio pintor que "retrate a la reinita y a ella" [4].

Se conservan unas citas y unas cartas donde se dan a conocer algunos datos sobre la construcción de este retablo mayor y el tabernáculo, cuyo diseño fue hecho en Madrid por un arquitecto académico "de la mejor nota" [5], y examinado por el Maestro Mayor de la capital de España. Fue una obra muy meditada ya desde 1818. Así, Don Felipe Benicio Rodríguez, mayordomo de fábrica parroquial, hizo "donación del alcance de sus cuentas a favor de la obra del tabernáculo nuevo que está proyectado desde los principios…". [6]

Es una obra en la que no se sabe realmente qué es lo que admirar más, "si el hábil mecanismo que tan bello efecto produce o la riqueza de imaginación con que se ha verificado aquel conjunto armonioso de los inmóviles rasgos de la arquitectura con el área y caprichosa forma de la movible tienda de tela". [7]

Con el regreso del Cura Díaz a La Palma en octubre de 1835, tras su destierro en Tenerife por un proceso de infidencia iniciado contra él tras la caída del Trienio Liberal, se reiniciaron las obras del tabernáculo y del altar mayor. Pero, en 1838, a punto de concluirse los trabajos de pintura y dorado de las maderas, la Secretaría Episcopal de Tenerife abrió un expediente a los dos párrocos, por no haber informado previamente al Obispo de la Diócesis, Don Luis Folgueras Sión, sobre el diseño del tabernáculo y no haber contado con su aprobación. Las obras nuevamente se paralizaron y se ordenó el envío del cuadro de Esquivel y del tabernáculo a La Laguna para ser examinados. No fueron devueltos hasta 1839.

Tabernáculo de El Salvador
Tabernáculo de El Salvador

Los bellos y grandes ángeles blancos turiferarios que se encuentran arrodillados hacia el tabernáculo, custodiándolo, portan sendos incensarios de plata y navetas sobre nubes de gloria. El propio sagrario es dorado en el que sobresale el relieve de una de las más célebres alegorías eucarísticas: el pelícano alimentando a sus crías. Sobre éste se alza un cordero dorado rodeado de rayos de sol y, a ambos lados del mismo, dos velas que se encienden, anunciando la inminente aparición de la custodia con el Santísimo. Forman el cuerpo del tabernáculo ocho columnas jónicas que soportan la semicúpula en forma de "M" que, elegantemente, cubren el hermoso, original y admirado expositor.

En definitiva, estamos ante una ingeniosa y bella obra de arte, que generó polémica en su tiempo y que no es conocida por gran parte del público, siendo en cierta medida todo un símbolo de una nueva etapa histórica repleta de cambios para nuestra ciudad y, por ende, para nuestra orgullosa Isla.

 

 

NOTAS:

1 RODRÍGUEZ LÓPEZ, Antonio: Apuntes biográficos de don Manuel Díaz. Santa Cruz de la Palma, 1868.

2 Ibídem.

3 RODRÍGUEZ, Gloria. La Iglesia de El Salvador de Santa Cruz de La Palma, Madrid, 1985

4 Ibídem.

5 Arte en Canarias [siglos XV-XIX]. Una mirada retrospectiva, Gobierno de Canarias, 2001

6 RODRÍGUEZ, Gloria: op. cit.

7 RODRÍGUEZ LÓPEZ, Antonio: op. cit.

 

 

 


 

Trabajos de investigación cultural sobre La Palma ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online