- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
  Guías culturales

LOS ÓRGANOS DE LA PALMA. UN PATRIMONIO OLVIDADO

José Guillermo Rodríguez Escudero

INTRODUCCIÓN

Según el principio en que se basen, los instrumentos de teclado pueden dividirse en dos grupos: el del órgano y el de los instrumentos cuyo sonido es el producido por cuerdas vibrantes golpeadas (clavicordio, piano) o pulsadas (clavicémbalo).
El órgano es el más antiguo de los instrumentos de teclado. La palabra órgano deriva del griego organon, que significa máquina, utensilio o instrumento. Los primeros órganos se llamaron organa hidráulica (máquinas hidráulicas) o sencillamente hydra o hydraulis. Sólo a partir del siglo IV se les dio el nombre de organum.
Indiscutiblemente, los órganos de La Palma son parte importante de un valioso legado patrimonial heredado de unas orgullosas generaciones que, inexplicablemente, yacen abandonados en los coros de nuestros preciosos templos en espera de convertirse en polvo.
Muchos alemanes e ingleses, después de la conquista de Benahoare, nos visitaron y dejaron sus valiosos instrumentos musicales. Los encontramos en San Francisco (1790), El Salvador (1823), Las Nieves (1857), San Andrés (1872), San Mauro de Puntagorda (1889), etc. Estos dos últimos han sido los que mas tardíamente se han incorporado al patrimonio de la Iglesia y que, a pesar de que ninguno ha sido restaurado, están bien conservados.

En los primeros siglos de su existencia, la Iglesia Cristiana se encontró ante el dilema de admitir o no la música durante las ceremonias religiosas. Los Padres de la Iglesia, en sus escritos, se mostraron fuertemente reacios al empleo de instrumentos musicales, considerándolos impropios para el culto. Solamente el canto era tolerado como forma de oración que elevaba el alma hacia Dios. Sin embargo, el órgano, aunque no estaba admitido por la Iglesia, gozaba de la admiración de sus representantes; el teólogo y exegeta egipcio llamado Orígenes (c. 185- 254) comparó la Iglesia con un órgano y San Gregorio Magno (540-604) lo consideró el símbolo de la Sancta Praedicatio.
En la primera mitad del siglo XIX, un organero palmero, Don Gregorio Medina Acosta construyó los órganos de San Blas de Villa de Mazo y de la Virgen de Los Remedios de Los Llanos de Aridane.

Existe una confusión generalizada en cuanto a los términos organero y organista; por el primero definimos al que fabrica y repara órganos, mientras que por organista nombramos al músico que lo toca. Como ejemplo de este último, es preciso mencionar a nuestra paisana palmera doña Inés Sánchez Bravo (Profesora Superior de Órgano). Gracias a su amable y desinteresada colaboración ha sido posible plasmar en este artículo la mayoría de las descripciones e informaciones sobre nuestros órganos.

Fue la construcción del órgano del Real Santuario de Nuestra Señora de Las Nieves, Patrona de La Palma, en 1857, un momento decisivo para la historia de la música en la Isla. Esto hizo que Don Manuel Henríquez Pestana lo tomara como modelo y llevara a cabo la ejecución de los órganos de Nuestra Señora de El Paso, San José de Breña Baja, San Pedro de Breña Alta y San Juan de Puntallana.

Carecemos de documentos que atestigüen la introducción del órgano en la Iglesia, pero puede suponerse que Giorgio da Venecia, después de haber cumplido el encargo del rey de Francia, no resistió la tentación de construir también un instrumento para el convento en el que residía. Además, es muy probable que transmitiera sus conocimientos a otros monjes. En efecto, en los siglos siguientes, los constructores de órganos fueron en su mayoría religiosos.

ORGANO DE LA ENCARNACIÓN (SANTA CRUZ DE LA PALMA)

El precioso organillo portátil (diminuto) o procesional que se custodia en la bella y antiquísima iglesia parroquial de Nuestra Señora de La Encarnación, extramuros de la capital, fue construido en 1658. Está considerado como el más valioso de sus características en el Archipiélago. Su larga restauración – se encontraba muy deteriorado- se llevó a cabo en Norden (Alemania) por el organero Bartelt Immer y en el 2007 se mostró al público en todo su esplendor en sendos conciertos. Uno de ellos lo ofreció el prestigioso organista Liuwe Tamminga el 31 de octubre de este año.
Se conservaba parte del teclado, su caja (empleada como mueble para guardar ornamentos en la sacristía), gran parte de la tubería que incluye tubos de metal y de madera.
Originalmente, el órgano portátil estaba compuesto por cortos tubos de pico, con un teclado y un pequeño fuelle que el ejecutante accionaba con la mano izquierda. Se tocaba teniéndolo sobre las rodillas o suspendido del cuello por medio de una correa. Una variedad más grande y más pesada de órgano portátil fue el positivo (del latín posare), que se colocaba en el suelo o encima de una mesa; en cuanto al realejo, era una versión del positivo con tubos de lengüeta. Estos instrumentos, que podríamos llamar de salón, se usaron hasta la aparición del clavicordio y del clavicémbalo.
Según el profesor palmero Jesús Pérez Morera , estamos ante el pequeño órgano positivo de mesa u organito de calle, que fue del monasterio de Santa Catalina de Siena, está fechado en 1620 y es el más antiguo del Archipiélago, traído presumiblemente de Sevilla por los fundadores del convento después de 1624.

ORGANO DE LAS ANGUSTIAS (LOS LLANOS DE ARIDANE)

Tras la restauración del Santuario de Las Angustias de Los Llanos de Aridane entre 1980 y 1985, se sintió también la necesidad de rescatar su órgano. Se recuperó su caja, que ha respetado el modelo original, y que ha llevado a cabo una alemana afincada en la Isla. En la sacristía de esta ermita se podía encontrar gran parte de la tubería de metal original. Fue restaurado por don Federico Acitores y el concierto inaugural corrió a cargo de la mencionada profesora Inés Bravo el 19 de julio de 1998.
Cuando se constató que el sonido del órgano no sólo sostenía o reemplazaba muy bien a las voces, sino que añadía cierta solemnidad a las ceremonias religiosas, el instrumento empezó a ser aceptado y difundido. A principios del siglo X aparecieron los tratados sobre la construcción de órganos. En los siglos siguientes la difusión de este instrumento avanzó sin interrupción hasta que el Concilio de Milán (1287) admitió oficialmente su utilización en el culto religioso.


ORGANO DE SAN FRANCISCO (SANTA CRUZ DE LA PALMA)


El Real Monasterio de La Inmaculada Concepción de Santa Cruz de La Palma fue fundado por disposición de la Reina Doña Juana en 1508. En esta histórica iglesia, hoy San Francisco de Asís, se conserva un órgano alemán de 1790 con una decoración tipo Luis XVI. Un precioso instrumento de un solo teclado (en lamentable estado y con las teclas arrancadas), sin pedalero, con cuatro registros para tiples, cuatro para los bajos. Nunca ha sido restaurado.



La última innovación introducida en la baja Edad Media fue la caja de órgano. Los instrumentos antiguos y los de la alta Edad Media no poseían una caja cerrada. En el siglo XI se cubría el órgano con una especie de funda de tela y madera para preservarlo del polvo. La caja de madera se empezó a construir en el siglo XIV con el fin de proteger los tubos. La parte delantera o fachada se abría y cerraba por medio de postigos que se decoraron con pinturas, tallas y dorados, por lo que el órgano cobró una importancia arquitectónica en el conjunto de la iglesia.

 

ORGANO DE SAN BLAS (MAZO)

El órgano de San Blas de Mazo fue construido en 1798 y adquirido tras su compra a la iglesia de El Salvador, al efectuar en este suntuoso templo capitalino unas polémicas obras de remodelación de su interior en el siglo XIX. Debido a un mal montaje en su nueva ubicación, nunca ha podido sonar. Es inconcebible.

 

ORGANO DE LOS REMEDIOS (LOS LLANOS DE ARIDANE)

El organero palmero Don Gregorio Medina Acosta, en 1811 construyó el órgano de Los Remedios de Los Llanos de Aridane. Sus tubos son de diferentes épocas, así los de la fachada no pertenecen a la época de su ejecución. Tiene cuatro registros para los tiples y otros tantos para los bajos. Tiene un solo teclado y no posee pedalero. Se puede leer en su parte posterior la inscripción: Hízose en este lugar de Los Llanos año de 1811.




La invención del pedalero suele atribuirse a un tal Bernardo “el Alemán” en 1470, sin embargo, existen pruebas de que los pedales se introdujeron en época anterior. En su desarrollo se pueden distinguir varias etapas, desde que se les añadió unos tubos (bordones) accionados por válvulas situadas a la izquierda del teclado, pasando por el acople a los bajos del teclado manual de unos pedales o teclas (separatio), hasta que en el siglo XIV apareció el pedalero independiente del teclado manual, con teclas y juegos de tubos propios.

 

ORGANO DE EL SALVADOR (SANTA CRUZ DE LA PALMA)

La Parroquia Matriz de El Salvador del Mundo en la capital palmera tiene el instrumento más completo de la isla y uno de los mejores en cuanto a su calidad, no en vano estamos ante el templo más importante de La Palma. Fue construido por dos organeros alemanes en 1823 y tiene dos teclados y pedal, obsequio de don José Gabriel Martín. Está situado sobre el fabuloso coro rococó al fondo de la nave principal.
La generación de nuestros padres añora el sonido de este fabuloso instrumento durante las “Misas de Luz” en Navidad, en Bodas, Misas solemnes, exequias, Fiestas de la Cruz, Bajadas de la Virgen, etc. Inexplicablemente dejó de oírse y muchos de sus tubos de estaño yacían hasta hace poco en el suelo. Otros han desaparecido. Triste suerte para una obra de arte y para el símbolo eclesiástico musical por antonomasia de la Isla.
Los tubos están divididos en los que son de embocadura y los de lengüeta repartidos en diversos registros. La altura del sonido depende de la longitud del tubo; la intensidad, de la amplitud de su embocadura, y el timbre, del diámetro, de la forma y del material empleado en su fabricación. Antiguamente se emplearon metales preciosos, cuero, cartón, caña de bambú y vidrio. Más tarde se utilizó el cobre y el bronce, la madera y el zinc.

ORGANO DE LAS NIEVES (SANTA CRUZ DE LA PALMA)


En el Real Santuario de la Patrona insular podemos admirar un órgano inglés de un teclado, sin pedalero, con cinco tiradores de registros en los que podemos leer: Open diapasón Bass, Open Diapasón Treble… Los tubos de la fachada son falsos (no suenan) y de madera.


En su parte posterior reza la siguiente inscripción: Se estrenó en la noche de la Natividad D Ntro Señor Jesucristo. Año 1857. Es uno de los pocos órganos que ha sido restaurado. Sin embargo, al no haber sido usado en los últimos tiempos, se ha vuelto a deteriorar.

Los solemnes y multitudinarios actos que se celebran constantemente en este recinto sagrado – el más visitado de La Palma- se verían magnificados con este instrumento.


El pedalero es una especie de teclado para los pies que ha tenido formas distintas a lo largo de su evolución.

 

 

ORGANO DE BONANZA (EL PASO)

El de Nuestra Señora de Bonanza de El Paso fue construido por el organero palmero don Manuel Henríquez Pestano, como hemos dicho, al igual que otros tres en toda la Isla. Tiene sólo un teclado y carece de pedalero. Ha sido restaurado por Acitores en 1989. Respetó el fuelle y se le añadió un motor eléctrico.
A los órganos también se les había aplicado motores de diversos tipos, como los térmicos, hidráulicos, de gas, etc.
Tiene los registros partidos:
Quincena (bajos) Quincena de tiples
Flautado Octava
Bordón (bajos) Bordón (tiples)
El aire de los fuelles es recibido por la parte del órgano denominada secreto, y es donde se insertan los tubos. Está conectada con los teclados por medio de distintos mecanismos.

ORGANO DE SAN JOSÉ (BREÑA BAJA)

La antigua iglesia del Patriarca San José de Breña Baja aún sigue siendo restaurada, por lo que su órgano ha sido trasladado provisionalmente al otro templo modernista de la misma advocación. Como el mencionado anteriormente, tomó como ejemplo al de Las Nieves en la segunda mitad del XIX. También son falsos sus tubos de madera de la fachada. Sólo posee un teclado pero no pedalero. Así mismo sus registros son partidos para tiples y bajos. En una placa que se encuentra en la parte delantera aparece el nombre de su autor, el lugar y la fecha: por Manuel Henríquez Pestana. Santa Cruz de La Palma, 1865.
Un órgano puede tener de uno a seis teclados, dispuestos de abajo hacia arriba en este orden: positivo, gran órgano, brustwerk (recitativo), oberwerk y eco.

ORGANO DE SAN PEDRO (BREÑA ALTA)

En torno a 1870, este mismo maestro palmero construyó el penúltimo de sus órganos. Se trata el de San Pedro Apóstol de Breña Alta. Comparte características con el resto de los órganos salidos de sus manos. Su estado de conservación es lamentable, a pesar de que la tubería “milagrosamente” se mantiene en pie. En su interior puede apreciarse: el fuelle, los tiradores de registros y la mecánica.

Los fuelles eran llamados por el prestigioso organista Juan Sebastián Bach (1685-1750) “los pulmones del órgano”. Inicialmente eran unos simples fuelles de forja. Más tarde se modificaron para evitar su rápido desgaste y se construyeron enteramente de madera; los pliegues eran también unas tablillas de madera muy delgadas unidas mediante bisagras.




En el siglo XIX se inventó un gran fuelle múltiple con un depósito de aire que aseguraba una presión constante. Se movían a mano –con la ayuda de varios artefactos para ahorrar esfuerzo y personal- hasta el siglo pasado, en que se aplicaron, como dijimos, motores de diversos tipos.

 

ORGANO DE SAN JUAN BAUTISTA (PUNTALLANA)

En la fabulosa iglesia de San Juan Bautista del término municipal de Puntallana se guarda el último de los órganos construidos por el maestro Henríquez, y como los mencionados de las parroquias de El Paso y de las dos Breñas… todos de a cuatro y media octava bastante elogiados por los inteligentes . Es uno de los templos más singulares de La Palma, declarado por el Gobierno de Canarias “Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento” (Boletín Oficial de Canarias, nº 103, 22-VIII-1994).
Sin duda, este maestro organero heredó las habilidades de su progenitor don Rafael Henríquez, el cual adquirió fama en la Isla por los instrumentos musicales y artilugios mecánicos que fabricaba.

ORGANO DE SAN ANDRÉS (SAN ANDRÉS Y SAUCES)



El del antiguo templo de San Andrés (del municipio norteño de San Andrés y Sauces) está datado en 1872 y tampoco ha sido restaurado. Es de registros partidos (típicos de los órganos españoles), cuatro de mano derecha y otras tantas de mano izquierda. Tiene la fuellería en el techo del órgano.






ORGANO DE SAN MAURO (PUNTAGORDA)

El instrumento de San Mauro -o San Amaro- de Puntagorda era custodiado en este antiguo templo hasta que los feligreses, temiendo el desplome del templo debido a su estado de ruina, lo trasladaron a la nueva iglesia. Es francés de 1889 y, pese a su antigüedad y a que no ha sido restaurado, se conserva bastante bien. En su parte trasera hay una inscripción que reza: Se inauguró el 7 de julio 1889. Sus registros son los típicos románticos:
vox humana 8’
vox celeste 8´
plein feu

 







 

 

 

 

 

 

Trabajos de investigación cultural sobre La Palma ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online