- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus
 
   

San Antonio de Padua en la parroquia de S. Fco. de Asís
en Santa Cruz de La Palma

José Guillermo Rodríguez Escudero

San Antonio de Padua
San Antonio de Padua

El Licenciado don Sebastán de Fraga Gorbalán, Beneficiado de la parroquial de Puntagorda, por cláusula testamentaria, dejó todos sus bienes, con carácter vitalicio, a sus primas doña Isabel y doña Ana de Fraga Gorbalán; tras la muerte de ambas había mandado fundar una capellanía con la totalidad de sus propiedades. En su codicilo dispuso que una de las misas de la capillanía había de decirse en honor a San Antonio de Padua, en el ex Real Convento de la Inmaculada, hoy iglesia de San Francisco de Asís de esta ciudad, "en la capilla de los terceros donde he de poner un bulto de San Antonio que he mandado hacer".

El altar de San Antonio de Padua, con su derecho de asiento, sepulcro y demás que le correspondía, estaba situado inmediato al púlpito de la iglesia, donde se daba culto a la imagen del Santo. Fue Don Francisco de Guisla y Acuña, que lo hubo como mejor postor, por un precio de 100 ducados, en el remate que se hizo de los bienes de Juan de Oviedo, según consta en los autos de ejecución que pasaron ante el escribano Antonio Ximénez el 11 de junio de 1698.

A la muerte de don Francisco, sin descendencia, le correspondió a su hermana doña María Alberto Salazar de Frías, mujer de don Felipe Lazcano Gordejuela, en la partición verificada entre ésta y sus hijos, la cual, como dueña que pasó a ser de dicho altar, asiento, arrimo, sepulcro y tarima, con la obligación de su vestuario y adorno, vendió y traspasó su propiedad y el derecho de patronato al Capitán don Simón Sánchez Carta en la misma cantidad de 100 ducados de a 11 reales cada uno. (Archivo de Protocolos Notariales, Andrés de Huerta Perdomo, 1718).

La Cofradía de San Antonio de Padua fue fundada en esta Parroquia seráfica en 1672. Se ordenaba a celebrar una fiesta, "confesando y comulgando sus Cofrades el día de la función". El Sr. Obispo Bartolomé García Ximénez el 31 de mayo de aquel año aprobó sus constituciones. Continúa informando Don Juan Bautista Lorenzo Rodríguez "que en el día sólo hay un Mayordomo, que costea la fiesta y octava con limosnas".

San Antonio de Padua - Detalle
San Antonio de Padua - detalle

De finales del siglo XVI es la magnífica y enorme escultura de San Antonio de Padua. Fue Predicador y Doctor Evangélico, nacido en Lisboa en 1195 y muerto en Padua el 13 de junio de 1231. De ahí que ese día sea el elegido para celebrar su onomástica. Se llamaba Fernando, pero adquirió el de Antonio, que significa 'defensor de la verdad', en recuerdo a San Antonio Abad y una vez que ingresó en la Orden Franciscana a la edad de 27 años.

Se veneraba inicialmente, hasta la última y desafortunada reforma del templo, en una hornacina lateral del fastuoso retablo mayor, lamentablemente desaparecido.

Ahora se halla ubicado en un gran nicho de cantería excavado en la pared, a la derecha de la puerta principal del recinto sagrado, más concretamente entre ésta y el arco de la capilla de la Vera Cruz, sin más adorno que la pintura blanca y unos blandoncillos o candeleros con velas que nunca se encienden. Allí se venera también la bella talla de San Diego de Alcalá, de misma antigüedad, altura y procedencia. Lamentable aspecto actual de un templo que conoció largas épocas de suntuosidad y ornato.

A la derecha de la hornacina se encuentra una alcancía con su nombre, única en este templo asociada a un santo. La relación del seráfico Santo franciscano con el dinero es muy antigua. Tal vez se deba al hecho de que luchase enérgicamente para que los que prestaban dinero no cobraran intereses demasiado altos. También es posible que se debiese a que llegó a conseguir de los jueces que a los pobres no les echaran a la cárcel por sus deudas.

En su juventud se cuenta que fue atacado por las pasiones sensuales, pero no se dejó vencer y con la ayuda de Dios las dominó. Por ello también los jóvenes le rezan para conseguir novio o novia, a condición de que previamente se le deposite algún donativo.

Don Miguel de Araujo, Piloto de la carrera de Indias, fue un personaje de arraigadas creencias religiosas y ferviente seguidor de la Orden Franciscana, donde habían profesado dos de sus hijos.

Se hallaba vacante una sepultura, "con asiento y arrimo", al lado de la puerta principal de la iglesia del Real Monasterio de la Inmaculada Concepción. Había hecho dejación del mismo Doña Jerónima Morel, hija del escribano público de La Palma, Bartolomé Morel, y habiendo expresado el interesado su deseo de erigir un altar en honor del Santo Cristo, en la pared de aquella sepultura, la Comunidad, reunida en capítulo, le concedió data a perpetuidad para él, su mujer y sus descendientes, con derecho de patronazgo a fin de que fabricara el altar.

Así se hizo constar ante el escribano Andrés de Chávez el 26 de enero de 1638. Ese mismo año, el 3 de agosto, fundó capellanía de una misa cantada a celebrar ante el mismo altar con vísperas, diáconos, órgano, sermón y procesión alrededor del claustro y responso sobre su sepulcro el día del Santo Cristo, todos los 14 de septiembre. Esta es la historia del nicho donde se encuentra San Antonio de Padua.

Consta, por el "libro de fundo" del Ex-Real Convento Franciscano, que esta imagen, de tamaño natural, fue donada por el mercader de origen portugués don Baltasar Fernández de Ocanto; en su codicilo, otorgado en fecha 11 de marzo de 1594, fundó en "Convento Real de la Ymmaculada Concepción desta ciudad vna memoria de vna missa cantada con vísperas, sermón y prosesión, día de San Antonio de Padua, el qual traxo a su costa despaña y colocó en el altar mayor de dicho convento".

Bajo el presbiterio existieron dos bóvedas, conocidas como de San Antonio de Padua - al lado de la Epístola- y de San Diego - en el Evangelio- por estar delante de las imágenes de ambos santos, veneradas en el altar mayor; fueron enterramientos respectivos de las familias de Guisla y Castilla y Pinto.

En 1757 se mandó estofar de nuevo la escultura, en atención a hallarse muy deteriorado el dorado del hábito. Era costumbre acariciar y tocar su vestimenta por los fieles, siguiendo la tradición de que daba fortuna a quien lo hiciese.

Recordando su hagiografía, se cuenta que era necesaria la presencia de un escuadrón de hombres para protegerlo, ya que la multitud que lo esperaba fuera de los templos tras sus predicaciones, le arrancaban trozos de hábito al considerarlo ya un santo milagroso. De ahí la tradición y el acusado deterioro de sus vestiduras doradas. También se le reza un Padrenuestro para encontrar los objetos perdidos.

La magnífica azucena de plata que lleva en la mano derecha fue hecha entre 1725 y 1733, siendo mayordomo don Santiago de los Reyes Utre y Loreto. Se trata de un atributo muy común en los santos no mártires que se distinguieron en la virtud de la pureza o castidad.

Don Felipe Lazcano Gordejuela, inicialmente rechazado por la Nobleza de la isla por ser hijo natural del Caballero de la Orden de Calatrava, don Felipe Lazcano y Gordejuela, "habido en una moza libre" en 1657, llegó a ser Capitán de las Milicias y Juez Superintendente del Juzgado y Comercio de las Indias de Su Majestad. Junto con su esposa, Doña María Alberto Salazar de Frías, habían heredado el derecho de patronato del altar de San Antonio de Padua, "con el asiento de toda la peana y de una sepultura inmediata a la misma".

El Papa León XIII lo llamó "el Santo de Todo el Mundo", porque su imagen y devoción se encuentra por todas partes. En La Palma no iba a ser menos. Es raro el templo que no cuente con una talla de este venerado santo.

En el testamento de doña Francisca Vélez de Ontanilla, muerta a consecuencia de un parto en lo mejor de su juventud y, siguiendo con la costumbre de las señoras de la época de donar joyas y vestidos a las imágenes de su particular devoción, dejó a San Antonio de Padua "que se veneraba en el retablo de la capilla mayor del convento de San Francisco de Asís, una capa de griseta, y a la de otro San Antonio que estaba en el coro alto de la iglesia de las monjas claras, otra capita de lo mismo".

Según la iconografía de San Antonio de Padua, se le representa con el Niño Jesús, que sostiene aquí sobre su brazo izquierdo, debido a la gran devoción que le tenía. Se cuenta que logró contemplar en una visión cómo era Jesús de niño. Tiene una amplia tonsura monacal y se le representa joven e imberbe y con el hábito franciscano, en este caso policromado y dorado.

 

BIBLIOGRAFÍA:

- LORENZO RODRÍGUEZ, Juan Bautista: Noticias para la historia de La Palma.

- FERRANDO ROIG, Juan: Iconografía de los Santos.

- PÉREZ MORERA, Jesús, ORTEGA ABRAHAM, Luis y LOZANO VAN DE WALLE, Jorge: Magna Palmensis. Retrato de una ciudad. "Real Convento de la Inmaculada".

- PÉREZ GARCÍA, Jaime: Casas y familias de una ciudad histórica. La Calle Real de Santa Cruz de La Palma.
—: Fastos biográficos de La Palma. III.
—: Los Carmona de La Palma, artistas y artesanos.

 


 

Trabajos de investigación cultural sobre La Palma ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online