- El rincón del poeta
- Relatos breves
- Libros digitales
- Trabajos de investigación
 
 
Cultura en general (museos, exposiciones, patrimonio, etc...)
Enseñanza de español y didáctica de otras lenguas
Cooperación, igualdad, dependencia, desarrollo, etc.
Publicaciones e información sobre el mundo del libro.
 
 
Publicar en Liceus

  Guías culturales

LA ESQUIZOFRENIA

Jorge Moreno
kokemen@hotmail.com

PERCEPCIONES, IMPRESIONES E IDEAS

Es pues la palabra energía o fuerza a falta de mejor nombre, unas palabras inseparables de esta enfermedad; la esquizofrenia. Tampoco quiero que se separe la fuerza de la vivacidad pues estos también se relacionan con la enfermedad. Parece que he empezado este artículo con una borrachera de positivismo, pero hay que intentar tener sentido común. La esquizofrenia es una enfermedad grave, con una clase de síntomas que les hace sentir vergüenza hacia ellos mismos y ante los demás, esto en cuanto a lo social. Y también puede producir confusión.

Volviendo nuevamente a la palabra fuerza o energía, decir que un cuadro psicótico o brote psicótico, es también una alteración sistemática de esta supuesta fuerza o energía y también un desequilibrio de del espacio vital del enfermo.

La pregunta que yo ahora me hago es---¿Padecer todas estas experiencias tan peculiares, sirve de algo? Lo importante no es preguntarse el por que, ya que no lo hay. Actualmente se sabe que la enfermedad puede tener un origen genético, pero esto, que sea genética, no nos ayuda en nada. Hay que buscar el para que. Aquí en estos primeros razonamientos, dejo el sentido común que siempre hay que poner a esta enfermedad. A continuación entraremos en otra clase de razonamientos.

Ya un gran sabio dijo un buen día que en democracia habrían dos lacras, por una parte los accidentes de tráfico y por otra las enfermedades mentales. En las democracias modernas, como la nuestra, el término poder se transforma y pasa de una manera muy peculiar al individuo vulgar o normal, esto es, al pueblo.

En esta enfermedad hay dos caminos, uno es el de la responsabilidad, esto es, canalizar todos los síntomas, sin olvidar la legítima ayuda de: psiquiatras, psicólogos y psicopedagogos. El otro camino es de la irresponsabilidad. Con un buen equipo de profesionales se pueden canalizar todos los síntomas, hasta recuperar la normalidad absoluta.

Vivimos en un mundo lleno de mitos, y la locura siempre se ha juzgado de una manera negativa cuando no es así. Si utilizáramos nuevamente el sentido común, por ejemplo, reconozco y afirmo rotundamente que en el caso de una enfermedad mental, las ideas pueden volverse tan vivaces como para convertirse en indistinguibles de las impresiones. Esto es, el la persona con enfermedad mental, no alucina, no cae en la trampa que caen muchas personas normales, esto es, no cree en los cuentos de hadas.

Y ya para terminar este ensayo, que no me cabe la menor duda, de que un una psicosis esquizofrénica, es una alteración muy grave de toda la fuerza del enfermo, también como he dicho antes, se altera mucho es espacio vital, y entiendo también por fuerza la palabra poder. Es como cuando se desborda un río por inundaciones. La rehabilitación total del paciente ocurre cuando este es capaz de tomar cualquier tipo de decisión, siempre y cuando no le perjudique, otro momento en el cual se le puede dar al paciente que está rehabilitado es, cuando controla su energía o fuerza y la emplea para fines sociales y útiles.

 

Volver a Publicar en Liceus ...



        
Universidad de Alcalá Confía learning confianza online